Ecoaula

El PDeCAT cree que el Supremo ha evidenciado que la inmersión lingüística no está blindada y propone un cambio legal

  • La Generalitat ha reconocido que sólo tiene "el compromiso" de la ministra Pilar Alegría
Madrid

El PDeCAT considera que la decisión del Supremo avalando la sentencia que obliga a la Generalitat a impartir el 25% de las horas en castellano demuestra a su juicio que la inmersión lingüística no está "blindada" y que esta al albur de la voluntad política del Gobierno de turno, por lo que propondrá en el Congreso una ley que impida cambios desde la legislación estatal.

Así lo han defendido este miércoles los diputados del PdeCAT Ferran Bel y Sergi Miquel, quienes consideran que la última modificación introducida en la 'ley Celaá' no resolvió el problema porque deja todo a expensas de la última palabra del gobierno de turno.

De hecho, ha señalado que, con esta sentencia, la Generalitat ha reconocido que sólo tiene "el compromiso" de la ministra Pilar Alegría de no exigir la aplicación del 25%. "Agradecemos el compromiso de la ministra, pero eso no es lo que queríamos --ha comentado Sergi Miquel, portavoz de Educación--. Hay que blindar por ley la inmersión lingüística".

Para el partido surgido de la antigua Convergència, la inmersión lingüística es un "modelo de éxito" que ha funcionado durante décadas y que garantiza que el conocimiento de la lengua castellana no corre peligro.

A su juicio, mientras no se cambie la ley estatal, ese modelo está en peligro y no hace falta ni siquiera un 155 en materia educativa, como ha sugerido Pablo Casado, sino que bastaría con que el Gobierno exigiese desde Madrid la aplicación de las sentencias.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.