Ecoaula

Los Estados miembros de la UpM aprueban un proyecto de ámbito regional para facilitar a las poblaciones desplazadas un rápido acceso a la Educación Superior

  • La iniciativa ofrece una solución regional de emergencia para poner en marcha un innovador Mecanismo de Respuesta Rápida (MRM) para la Educación Superior en la región euromediterránea
Madrid

En el día de hoy, los Estados miembros de la Unión por el Mediterráneo (UpM) han aprobado una nueva iniciativa regional para apoyar el acceso a la Educación Superior de las poblaciones refugiadas y desplazadas. La iniciativa se ha abordado en una reunión a nivel de altos funcionarios de los Ministerios de Asuntos Exteriores de los países miembros. En el encuentro se ha debatido también sobre los preparativos del 6º Foro Regional de la UpM y sobre la primera edición del Día del Mediterráneo, que se celebrará el próximo 28 de noviembre de 2021. Este día fue declarado por unanimidad de los 42 Estados miembros de la UpM en noviembre de 2020.

En todo el mundo, sólo el 1% de los refugiados en edad de hacerlo tiene acceso a la Educación Superior. Para hacer frente a este problema, y contribuir al objetivo de ACNUR de aumentar al 15% el número de estudiantes refugiados para 2030, la Plataforma Global para la Educación Superior ha recibido el respaldo de los 42 Estados miembros de la UpM a su proyecto "Implementación de un Mecanismo de Respuesta Rápida (MRR) para la Educación Superior en situaciones de emergencia en la región euromediterránea".

"No se puede subestimar a las universidades y los centros de investigación como poderosos motores de crecimiento. Actúan como centros neurálgicos y viveros de formas de innovación audaces, brillantes y disruptivas de las que se nutre nuestra sociedad. Debemos tratar de explotar este recurso natural al máximo, permitiendo a nuestros jóvenes perseguir sus ambiciones en la educación superior y más allá", dijo el Secretario General de la UpM, Nasser Kamel.

Mecanismo de Respuesta Rápida para la Educación Superior en situaciones de emergencia en la región euromediterránea

En respuesta a la emergencia mundial creada por la pandemia de la COVID-19, esta iniciativa ayuda a la población refugiada y desplazada a acceder a las instituciones de enseñanza superior, aprovechando su capacidad para recibir estudiantes extranjeros. El proyecto, con una duración de 36 meses, tiene como objetivo desplegar un programa de becas de emergencia de dos años para 300 beneficiarios, y se implementará en 10 países (Egipto, Francia, Italia, Jordania, Líbano, Marruecos, Polonia, Portugal, España y Turquía), involucrando principalmente a refugiados sirios, pero no exclusivamente.

El proyecto ofrece apoyo no académico, en forma de patrocinio, formación en habilidades relacionales y desarrollo de carrera. Igualmente busca establecer un mecanismo plenamente operativo, por el que la comunidad internacional pueda responder con la máxima agilidad a las necesidades en términos de educación superior en tiempos de crisis. El programa de becas prestará atención al empoderamiento de mujeres jóvenes, y a los estudios que correspondan a las necesidades de la nueva era digital.

"Para los hombres y las mujeres jóvenes de los países sacudidos por la guerra, la oportunidad de estudiar les da esperanza en el futuro, y para sus familias y comunidades en sus naciones de origen, es como un rayo de luz en la oscuridad. La Educación Superior en situaciones de emergencia suele dejarse de lado. Y sin embargo es fundamental para los jóvenes de 18 a 28 años. Les da protección, contribuye a la confianza en sí mismos y contribuye a la recuperación. Hacer más, mejor y más rápido no es una opción, sino una obligación con la que todos salen ganando: la humanidad, la sociedad, y la comunidad académica", dijo Helena Barroco, coordinadora del proyecto.

Rasha, actualmente beneficiaria del programa, añadió: "La beca me salvó la vida, físicamente y emocionalmente, y me dio la oportunidad de vivir, estudiar y triunfar en Portugal. Ha cambiado mi vida de manera muy significativa. Me ha devuelto la esperanza, y me ha ayudado a romper todas las barreras sociales a mi alrededor y a sentirme orgullosa como mujer por primera vez en mi vida. Me dio coraje para expresar mis sentimientos y ser yo misma, y sobre todo, me ha permitido atreverme a soñar".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin