Ecoaula

Matemáticas, consciencia y emociones

  • La ansiedad ante las matemáticas es un tema bien extendido y estudiado desde hace años por investigadores de todo el mundo
Madrid

A raíz de las declaraciones de la vicesecretaria de Política Social del Partido Popular sobre la "barbaridad" de hacer matemáticas socioemocionales y de todos los artículos que han suscitado en los últimos meses, me he sentido llamada a hacer un análisis de esta situación desde una perspectiva más general porque pienso que hay puntos que se nos están escapando a todos.

¿Son las matemáticas complicadas, aburridas, difíciles, extrañas, inútiles? ¿O bien son divertidas, entretenidas, amenas, bonitas, útiles? ¿Y si no fueran nada de eso?

Las matemáticas son matemáticas. Y perdemos el punto de vista que el adjetivo que lo acompaña lo ponemos nosotros según nuestras experiencias y vivencias. Por lo tanto, cada uno las verá de una manera diferente.

Además, para empezar, ¿qué son? ¿Seguro que hablamos de lo mismo cuando hablamos de matemáticas?

Porque si nos centramos en los currículums tradicionales, los contenidos están enfocados a acabar teniendo herramientas para optimizar funciones y hacer entender estudios estadísticos. Esto ha provocado que, salvo los que nos decidimos por cursar estudios en matemáticas, los demás se pierdan una parte bien grande de esta disciplina que podría fácilmente formar parte del currículum de primaria y secundaria y tener componentes más lúdicos de manera más directa. Y hablo de la matemática aplicada, los grafos, los fractales, de la topología, del origami ... ¿Alguien tiene en mente alguna imagen de un fractal? ¿Encontráis belleza? ¡Pues también son matemáticas!

Por tanto, lo que falta en un primer punto es la conciencia social global de lo que son las matemáticas y los matemáticos. ¿Sabéis que hace un matemático en la carrera?

Las películas, anuncios, etc. tampoco nos ayudan con la imagen que dan: niños aburridos haciendo deberes o quejándose de su dificultad…, o representarlas como unas matemáticas sólo accesibles para genios ...

El segundo punto muy importante también es la propia relación de los maestros o profesores de matemáticas con las matemáticas, la conciencia de uno mismo. Estamos influyendo en nuestro día a día con nuestras creencias y preferencias en la visión que tienen los estudiantes de las matemáticas. Y hablo de todos los niveles educativos. Debemos ser conscientes de cómo acompañamos a los estudiantes tanto en el estilo y herramientas didácticas que preferimos como en los contenidos que seleccionamos. Porque sin querer estamos sesgando la información, y esto tiene un impacto. También debemos tomar conciencia de nuestras emociones. Yo misma me sentía más a gusto con algunos temas que con otros y con el tiempo he ido descubriendo que el hecho de tomar conciencia me ha ayudado a modificarlo. En definitiva, un profesor tiene el poder de cambiar una vida sea cual sea la disciplina que imparte.

Otro aspecto que va ligado con la conciencia social global y que posiblemente sea consecuencia de esto es la conciencia de los padres sobre su propia relación con las matemáticas. Sin querer pueden estar influyendo a sus hijos. Basta que estén alerta y observen qué tipo de influencia están ejerciendo.

En cuanto al tema de las emociones que despiertan las matemáticas es un tema de importante relevancia. Alguien que niegue que existe un problema puede que no haya vivido ningún caso de cerca, pero lo cierto es que la ansiedad ante las matemáticas es un tema bien extendido y estudiado desde hace años por investigadores de todo el mundo. Yo misma trabajé con más de un centenar de casos de estudiantes para ayudarles a confiar en sus posibilidades y transformar sus creencias limitadoras. Pequeños o grandes bloqueos emocionales pueden trabar un aprendizaje fluido, y ya se pueden añadir más horas de estudio, que el problema no se solucionará sin un apoyo emocional. Una vez deshecha la creencia de que no pueden hacer bien las matemáticas, todo empieza a cambiar y llegan las satisfacciones.

Las emociones se deben tener en cuenta en todas las materias, y, en el caso de las matemáticas, si aumentáramos nuestro nivel de conciencia y entre todos nos abriéramos a ver todas sus partes, veríamos la maravilla que entre todos hemos creado y las diferentes vías de acceso. Con esto no digo que tenga que bajar el nivel ni hacerlas más sencillas. Sigo pensando que no nos podemos olvidar de la parte formal de las matemáticas, la precisión, rigor y meticulosidad que exigen. Se debe regir todo ello por un equilibrio entre contenidos, competencias y la escucha activa del estudiante y de sus necesidades.

A nivel práctico, en el aula, un enfoque clave que abordamos en nuestra escuela es ofrecer recursos de todo tipo a nuestros estudiantes para que puedan acercarse a las matemáticas de maneras diferentes, según el sentido con los que ellos se comuniquen más a gusto. Para ello utilizamos el origami, desde los 3 años hasta el final de su escolaridad, y hacemos intervenir el tacto y la creatividad en el aula de matemáticas. Esta herramienta ha demostrado ser muy eficaz y ha permitido que estudiantes inseguros y acomplejados por sus aparentes dificultades en matemáticas mostraran grandes cualidades A la hora de visualizar los movimientos y las figuras, plegar preciso, memorizar algoritmos, ... y ganaran confianza. De rebote, la incorporación del origami tiene beneficios sobre el pensamiento computacional, tan importante en la era que vivimos y desemboca con el uso de la inteligencia artificial en nuestro centro en los últimos cursos de la ESO.

Elaborado por Eulàlia Tramuns i Figueras-Dra. en Matemáticas-Responsable de Matemáticas de L'escola l'Horitzó

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin