Ecoaula

La C.Madrid pide al Gobierno central que retire la Ley del Sistema Universitario por "favorecer la ideologización"

  • Critica que se dé peso a la memoria democrática para "aleccionar a los estudiantes en los mantras del actual Gobierno"
Madrid

La Comunidad de Madrid ha pedido al Gobierno de España la retirada del proyecto de la Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU) por favorecer, entre otros aspectos, la "ideologización de los campus".

Así lo ha afirmado el consejero de Educación, Universidades y Ciencia y portavoz del Gobierno regional, Enrique Ossorio, durante su intervención en la Conferencia General de Política Universitaria, que se ha celebrado este jueves de manera telemática y en la que han participado representantes del ministerio del ramo y de las comunidades autónomas.

Ossorio ha subrayado que la actual redacción de la LOSU está encaminada a una "muy negativa ideologización de los campus", ya que se otorga gran peso "a la anticuada memoria democrática".

Además, ha apuntado que se excede "en la perspectiva de género para quebrar los principios constitucionales de igualdad, mérito y capacidad en el acceso al servicio público" y, todo ello, para "aleccionar a los estudiantes en los mantras del actual Gobierno central".

El consejero madrileño ha mostrado su preocupación ya que asegura que la LOSU "no contribuye a la excelencia, buena gobernanza y la transparencia del sistema universitario", sino que es un proyecto que "pretende dar continuidad en el ámbito universitario a la rebaja de la calidad educativa que propone la Ley Celaá para los estudios de Primaria, ESO y Bachillerato".

"Reniega de la memoria y el esfuerzo y apuesta por acceder a los conocimientos mediste su búsqueda en internet", ha destacado.

Entre otros aspectos, Ossorio ha criticado la supresión de la condición de ser catedrático para poder optar al cargo de rector, puesto que esta "va directamente ligada a la excelencia, prestigio y el mérito", o la desaparición en la Ley Orgánica de la mención de la expedición de títulos por el Rey.

Papel de los estudiantes en toma de decisiones

Igualmente, ha calificado como un "retroceso" que se dé a los estudiantes un papel determinante en la toma de decisiones, al concedérseles un peso "de al menos el 25% en las Juntas de Facultades y en los consejos de departamento".

"Los estudiantes han de tener su voz, su presencia y su participación, pero no pueden ser decisivos en cuestiones de investigación, transferencia de conocimiento y aspectos de gestión y gobernanza de la universidad para las que carecen de preparación", ha aseverado.

El consejero regional también se ha referido a las modificaciones de la gobernanza de las universidades previstas en la LOSU, de las que ha expresado que pretenden "primar a determinados colectivos para que tomen las universidades y devaluar el mérito y el esfuerzo".

Por otro lado, considera "positivo" que el mandato del rector se extienda a seis años, pero sin que pueda optar a la reelección, y que se pueda nombrar a una persona de fuera de la universidad como director de la Escuela de Doctorado.

Diálogo y la colaboración

Asimismo, Ossorio ha mostrado su "total disposición" al diálogo y a la colaboración, aunque ha resaltado sus dudas ya que a la vez que se convoca para dialogar sobre la LOSU en esta Conferencia Sectorial, "se esté cambiando de facto nuestro sistema universitario con otras normas y decretos que se han venido desplegando en paralelo".

"El ministerio pregunta a las comunidades autónomas qué universidad queremos, mientras se pone en marcha la universidad que quiere el Gobierno", ha criticado.

Por último, Ossorio ha destacado que el Gobierno de la Comunidad de Madrid va a seguir avanzando "en favor de todo aquello que dé un nuevo impulso a nuestras universidades como espacio de igualdad, de libertad, de calidad docente e investigadora y de excelencia".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.