Ecoaula

Los profesores no vacunados y que no se sometan a pruebas de COVID-19 no podrán trabajar a partir de octubre

  • Las autoridades de Israel están adoptando medidas para aumentar la tasa de vacunación
Madrid

El Gobierno de Israel ha anunciado este jueves que a partir del 3 de octubre los profesores que no estén vacunados y que no se sometan a pruebas diagnósticas de COVID-19, y por tanto un cuenten con el pase sanitario, no podrán dar clase y no percibirán su salario.

El pase sanitario está disponible para aquellos que se han vacunado o que se han sometido a un test de coronavirus con resultado negativo. Los profesores que no cuenten con este pase no podrán impartir tampoco clases 'online', ha indicado el Ministerio de Educación israelí.

Las autoridades de Israel están adoptando medidas para aumentar la tasa de vacunación que parece estancada y tratar de que los escépticos se inoculen, en medio de un repunte de los contagios.

El ministro de Salud, Nachman Ash, ha lamentado que las personas que no están vacunadas suponen una fuente de presión para el sistema sanitario del país, recoge 'The Jerusalem Post'. En este sentido, Ash ha achacado la escasez de ventiladores que ha estado atravesando el país a la "falta de personal médico".

El responsable de la cartera de Salud ha alertado de que por el momento están pudiendo atender a todos los enfermos, pero "si las cifras (de contagios) aumentan", se verán obligados a "tomar decisiones difíciles".

En las últimas 24 horas las autoridades sanitarias del país han notificado 5.921 casos, mientras que casi un 60 por ciento de la población ha recibido hasta el momento dos inyecciones de la vacuna. En este contexto de repunte de los casos, desde la Administración han pedido a los ciudadanos limitar las reuniones públicas, mientras que no descartan aplicar más restricciones.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.