Ecoaula

Alegría prevé que los decretos de Enseñanzas Mínimas estén listos "en los primeros meses" del próximo curso

  • La ministra subraya que la reforma educativa en España debe perseguir la "excelencia" y la "equidad"
Pilar Alegría, ministra de Educación y FP

La ministra de Educación y Formación Profesional, Pilar Alegría, prevé que los reales decretos de Enseñanzas Mínimas de las distintas etapas educativas, que modernizarán el currículo académico, "vean la luz en los primeros meses" del próximo curso.

Así lo ha avanzado este jueves Alegría durante su intervención, por videoconferencia, en la inauguración del curso 'Respuestas para el futuro de la Educación' que se celebra en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, dentro de su Semana de la Educación.

La nueva ministra ha señalado que dichos decretos, cuyos primeros borradores ya ha compartido el Ministerio con las comunidades autónomas, tienen como objetivo modernizar el currículo educativo que "conecte" a los alumnos con el "mundo en el que viven y les preparen para los retos que han de afrontar".

El objetivo es diseñar un currículo "más inclusivo, más flexible", que responda a las necesidades "de todo" el alumnado, permitiéndole desarrollar al máximo su talento y capacidades; que facilite la aplicación de metodologías innovadoras, y sirva para reducir el absentismo, el fracaso y el abandono escolar temprano.

En su intervención, la ministra ha defendido la necesidad de modernizar el sistema educativo para contribuir, con ello, a la recuperación del país, y ve una "oportunidad" el poder contar para ello con los fondos europeos.

"Estamos obligados a acometer una reforma educativa que respondaadecuadamente a lo que la sociedad y los tiempos nos demandan", hadestacado Alegría, para quien resulta "primordial" asegurar una educación de calidad para todas las personas a lo largo de su vida, "sin exclusiones de ningún tipo y sin dejar a nadie atrás".

La ministra ha incidido en que el modelo de enseñanza basado en la acumulación de datos "no se adecua al nuevo paradigma productivo", por lo que, según ha subrayado, resulta necesario incorporar "nuevas formas de aprender" que "den sentido a lo aprendido".

También la titular de Educación ha insistido en otras líneas de la reforma educativa, como son la preparación del profesorado, la digitalización de las aulas y la potenciación de la Formación Profesional a través de la ley que se prevé aprobar.

El nacimiento de una nueva FP

Respecto a esta última línea, Alegría ha opinado que se está asistiendo al nacimiento de una "nueva FP, de vanguardia y competitiva".

La ministra ha resaltado que "cada vez son más los alumnos que se decantan" por esta modalidad como primera opción --según ha dicho se ha producido un 20% de incremento de la demanda desde el curso 2017-2018-- si bien ha reconocido que aún se está lejos de los que tienen otros países europeos del entorno.

La ministra ha señalado que en la segunda mitad de la nueva década gran parte de los puestos de trabajo estarán dedicados a las personas con un nivel intermedio de titulación profesional, por lo que, según ha dicho, resulta prioritario "un salto de calidad" hacia un sistema de FP "accesible, sencillo y flexible en todo momento", que esté "conectado" con la realidad empresarial más cercana y contemplar las necesidades del territorio.

Alegría ha indicado que uno de los objetivos de la reforma educativa es lograr un sistema en el que los alumnos estén "más motivados para aprender" y que posibilite que "al menos un 90%" de los estudiantes obtengan títulos de educación postobligatoria y profesional.

Excelencia y equidad

Según ha dicho, el objetivo de la reforma educativa del Gobierno de España consiste en alcanzar no solo "la excelencia", sino también la "equidad", "neutralizando toda barrera económica y social" para que las circunstancias de origen y de territorio "no sean determinantes en las oportunidades y la trayectoria de cada estudiante".

Y es que, según ha dicho, los datos indican que el 63 por ciento de los estudiantes procedentes de las familias más acomodadas logra un título universitario frente a solo un 26% de aquellos procedentes de las clases más humildes.

También ha puesto en relación el fracaso y el abandono escolar con el origen social del alumnado, siendo mucho mayor entre los alumnos de un origen social más modesto. "El abandono escolar es un problema de desigualdad de oportunidades", ha afirmado.

Para ello, según ha dicho, se precisa "atenuar" las desigualdades sociales y territoriales y un problema como el de la pobreza infantil".

Aunque la ministra ha reconocido que esta reforma de la educación en España presenta grandes retos y desafíos, ha confiado en las posibilidades que tiene España de conseguirlo, algo para lo que, según ha dicho, será "imprescindible" realizar un "ejercicio permanente e incansable" de diálogo y pacto entre el Gobierno de España con los integrantes de la comunidad educativa, con todas las fuerzas parlamentarias y con las comunidades autónomas, y en definitiva con toda la sociedad, para conseguir "algo duradero y verdaderamente de calado".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin