Ecoaula

Barcelona Digital Talent otorgará por segundo año más de 700 becas para impulsar la formación digital

  • La iniciativa pretende seguir dando apoyo a los profesionales y promover la formación en competencias digitales
  • Las becas están valoradas en 1.415.679 € y se atribuyen a 67 cursos de 16 centros formativos diferentes. Además, se adjudicarán 1.044 plazas en centros públicos o programas con enfoque social
Madrid

Hoy se lanza una campaña para otorgar 766 becas de acceso a cursos de formación digital. La iniciativa ha sido llevada a cabo por Barcelona Digital Talent, una alianza público-privada impulsada por Mobile World Capital Barcelona, el Cercle Tecnològic de Catalunya, Barcelona Tech City, 22@Network, Foment del Treball Nacional, Barcelona Global, Ayuntamiento de Barcelona y Generalitat de Catalunya, y que tiene por objetivo convertir a Barcelona en la capital del talento digital.

Este proyecto está valorado en 1.415.679 euros, lo que no sólo contempla las 766 becas de centros privados sino también las 1.044 plazas que se adjudicarán en centros públicos. De las becas para centros privados, 133 contarán con un descuento del 50%; 55 con un 35-40%; 85 con un 25-30%; y 493 con un 20%. En esta iniciativa participan 16 centros formativos privados, entre los que destacan Nuclio, Ironhack o UPC School. Estas becas se atribuyen a 67 programas becados, que en su mayoría son intensivos y cuentan con suficiente empleabilidad para acceder al mercado en áreas de conocimiento digital como web development, big data, UX/UI, marketing digital, ciberseguridad o digital business, entre otros.

Se trata de la segunda edición de una campaña con la que Barcelona Digital Talent pretende seguir dando apoyo a los profesionales para que se reciclen a través de competencias teóricas y prácticas hacia un sector donde no hay paro, los sueldos son más competitivos y las perspectivas profesionales son más estables.

Según datos del último informe Digital Talent Overview 2020, el sector digital sigue contando con las profesiones más demandadas por las empresas, a pesar de la situación de crisis. La brecha de talento, sin embargo, se hace más grande. En los últimos dos años, la demanda de talento digital en Barcelona ha aumentado un 80% mientras que la oferta de profesionales digitales solo ha crecido un 23%. Estos datos evidencian la necesidad de formar a los profesionales para poder cubrir los altos niveles de demanda.

Interés por la formación

Barcelona Digital Talent quiere conseguir en esta edición dos grandes hitos. El primero, rebajar las barreras de entrada a la formación tecnológica, con unas becas más completas que permitan acceder a cursos cualificados con un coste asumible por un mayor número de estudiantes. En segundo lugar, reforzar las propuestas formativas de calidad, orientadas a la formación práctica y a las necesidades del mercado, con el objetivo final de potenciar la empleabilidad del alumnado. Para Jordi Arrufí, director de talento digital en Mobile World Capital Barcelona, "es necesario democratizar el acceso a la formación en competencias digitales para garantizar nuevas oportunidades a los profesionales. Pero, además, Arrufí concluye: "la competitividad de nuestra economía pasa por la reducción de la brecha de talento digital y hoy en día todavía tenemos mucho camino por recorrer".

Con el objetivo de seguir la evolución de los alumnos becados, desde Barcelona Digital Talent se realiza un seguimiento de la trayectoria profesional posterior a la finalización del curso. En esta línea, por ejemplo, hay que destacar la evolución de tres casos de éxito que hoy representan el potencial del reskilling plenamente. El reskilling es el anglicismo que se refiere a la adquisición de nuevas competencias para pasar de una profesión a otra, en este caso, con una mayor vinculación con el mundo digital.

El primer caso es el de Marta Camacho que, tras siete años dedicándose al turismo, decidió dar un giro a su carrera y adentrarse en el mundo de la programación: "Fue entonces cuando encontré un bootcamp que, en poco tiempo me dio conocimientos de base. Aunque las primeras semanas fueron duras porque era un sector nuevo para mí, acabé teniendo más nociones de las que pensaba y con una base para empezar a desarrollar por mi cuenta las habilidades que quisiera focalizar". En cuanto a la búsqueda de empleo "tras unos meses buscando, conseguí un puesto de trabajo como frontend developer en una startup del sector financiero", añade Marta.

El segundo ejemplo es el de Marc Sadurní que se planteó un cambio de aires tras años dedicándose al sector de la nutrición: "Decidí apostarlo todo a la programación. Entré en el bootcamp sin ningún conocimiento previo en programación. Fueron once semanas muy intensas y, tras su finalización, me ofrecieron una oportunidad laboral en una empresa del sector tecnológico. Actualmente trabajo como Front End en Tekman Education, donde damos respuesta a necesidades específicas a los docentes y alumnos". Marc no se arrepiente en absoluto de su cambio de rumbo: "Es una de las mejores decisiones que he tomado, he ganado muchísima calidad de vida, tanto en horarios, como en sueldo, y responsabilidades, entre otros. Se lo recomendaría a cualquiera que no esté cómodo con su trabajo actual".

Por último, Constanza Simioni, una chica ítalo-argentina instalada en Barcelona desde hace cuatro años, licenciada en ciencias de comunicación y especializada en diseño y comunicación, y ahora diseñadora UX/UI. "Comencé el máster porque la pandemia me hizo darme cuenta de que necesitaba abrir mis horizontes profesionales hacia el ámbito digital. Creo que el 2020 nos demostró que debíamos adaptarnos a los nuevos parámetros de consumo y a un mercado profesional cada vez más competitivo", afirma Simioni

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin