Ecoaula

Conchi Fernández: "El docente competente digitalmente debe desarrollar habilidades graduales y guiar al alumnado en este entorno"

  • La competencia digital es fundamental en todos los agentes educativos
Madrid

El próximo 13 de marzo, a las 10 horas, la comunidad educativa se reúne en torno al encuentro online ¡Grandes Profes! 2021. Se trata de una cita de referencia que organizan Fundación ATRESMEDIA y Santillana, con la colaboración de la Universidad Internacional de Valencia. Conchi Fernández, experta en Competencia Digital y Asesora de Formación del Profesorado en Galicia participará en el segundo diálogo del evento.

¿Qué ha significado la llegada de la pandemia para el mundo digital?

Para algunos docentes(entre los que me encuentro) el mundo digital convivía con el mundo físico antes de la pandemia, ya que realizábamos parte de nuestras actividades dentro de clase como en un entorno virtual complementario que teníamos abierto en Moodle. Cuando se inicia esta etapa tuvimos que hacer un trasvase al entorno virtual de la noche a la mañana, los docentes que ya teníamos habilidades digitales no experimentamos grandes complicaciones y pudimos estar cerca de nuestro alumnado atendiendo sus necesidades casi con normalidad. Las comunicaciones se mantuvieron activas, se reforzó el contacto con las familias que era imprescindible y el aprendizaje progresó fomentando la autonomía y la flexibilidad de los contenidos y de las evaluaciones que se adaptaron a la problemática de cada alumno/a.

¿En qué consiste exactamente la Competencia Digital?

La competencia digital se extiende por 5 grandes áreas: La creación de contenidos, la comunicación y la colaboración digital, la alfabetización informacional, la seguridad y la resolución de problemas. Cada área presenta una serie de descriptores y niveles de consecución de dominio por los que debemos ir transitando. El docente competente digitalmente debe desarrollar habilidades en todas ellas, estas habilidades son graduales y permiten guiar al alumnado en su camino por los entornos digitales.

¿Qué papel tiene hoy en día el aprendizaje de esta competencia en las aulas?

Hoy en día se ha visto que es una competencia muy importante, en todos los agentes educativos, no sólo del alumnado y del profesorado sino también en las familias, ya que vivimos en un entorno educativo cambiante. Hoy podemos estar al lado de nuestro alumnado, en las aulas, pero a lo mejor mañana pasamos a una nueva etapa de confinamiento por un positivo en nuestro entorno más próximo o porque desgraciadamente se ha contagiado algún miembro de la comunidad educativa, por ello debemos estar sumamente preparados para poder seguir trabajando ante cualquier circunstancia.

¿Cree que los docentes tienen una buena formación en la Competencia Digital?

En general creo que si, por ejemplo en Galicia se ha desarrollado un gran apoyo institucional para conseguir que los docentes puedan encarar nuevos retos educativos digitales donde el uso de plataformas y herramientas digitales no sea un problema para ellos. Desarrollar unas buenas prácticas de aula que sirvan de ejemplo y de estímulo a nuestro alumnado es fundamental.

De todas maneras, la formación en CD no cesa por el carácter cambiante y transformador de la tecnología, en el mundo digital la evolución de los materiales, del software, del hardware y de los dispositivos no permite dormirse en los laureles y pensar que ya hemos llegado a un conocimiento "top" porque mañana puedes encontrar nuevos retos digitales a la vuelta de la esquina y debes ser capaz de superarlos con éxito.

¿Cuáles son las claves para formar de manera adecuada a los estudiantes en esta competencia en un mundo tan digitalizado como el actual?

Como ya he comentado antes es interesante el desarrollo de buenas prácticas que guíen y acompañen al alumnado, nosotros debemos ser el espejo donde ellos/as se miren, el reflejo que les devuelva ese espejo debe ser acorde con los tiempos y las épocas tecnológicas.

En el tema de la seguridad debemos estar siempre bien atentos por los peligros que los atenazan derivados del mal uso de los dispositivos y la despreocupación cuando a veces comparten sus datos de manera inconsciente. Aprender a protegerse, a seguir la n-etiqueta (el protocolo en entornos virtuales) sienta las bases de una cultura digital saludable y segura.

Desde su punto de vista, ¿cómo se desarrolló el cambio de la docencia presencial a la online con el confinamiento?

Las primeras etapas fueron un poco caóticas porque no sabíamos muy bien a que nos estábamos enfrentando y porque en el fondo queríamos pensar que sería una situación transitoria. Al seguir evolucionando introduje en mis aulas tutorías semanales on line para no perder el contacto con el alumnado y tener feedback de la situación y elaboré un sistema de retos relacionados con el COVID para que exploraran la información, conocieran los nuevos riesgos y trabajaran de forma transversal, de tal forma que repasaban contenidos de otros mese seguían avanzando. En esta etapa la autoevaluación, la colaboración en red y el empleo de herramientas digitales diversas destacaba cada día.

¿Considera que la docencia online ha llegado para quedarse de una forma definitiva?

La docencia on line ya existía y estaba bien desarrollada, sobre todo en otros contextos como la enseñanza de adultos. En el plano de los menores sí que ha interrumpido con fuerza y muchos centros educativos han experimentado una transformación digital que en la anterior etapa no estaba planeado, esto es muy positivo porque la evolución en algunos casos ha sido espectacular y cuando ya conoces y dominas el mundo digital ya no hay vuelta atrás y las acciones analógicas quedan descartadas siendo sustituidas por las digitales.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de la educación online respecto a la presencial?

Entre las ventajas yo destacaría en primer lugar la apertura de las aulas a mundos desconocidos o poco accesibles en entornos físicos, recordemos los paseos virtuales por museos cerrados o territorios lejanos. Otro aspecto importante es el avance en la colaboración virtual, poder trabajar al mismo tiempo varias personas sobre varios contenidos digitales, ya no importa donde estés ya que puedes establecer grupos de trabajo usando las videoconferencias e interaccionar con todos ellos gracias a la tecnología. Y en un tercer punto destacaría la capacidad de inclusión que tiene esta modalidad educativa ya que las brechas que hemos observado son sociales no tecnológicas.

La desventaja es quizás la pérdida de contacto físico pero que se puede paliar fácilmente con un buen sistema de comunicación tanto asíncrono (en varios tiempos) como síncrono (al mismo tiempo) y con una buena dinamización del entorno on line.

Otra desventaja a destacar es que es necesario medir los tiempos que dedicamos al mundo digital para no desequilibrar la balanza y perder el contacto humano.

¿Qué ideas principales quiere aportar el próximo 13 de marzo durante su intervención?

Ese día espero mostrar la importancia de la competencia digital, la necesidad de una buena formación del docente, tanto inicial como continuada así como la idea de que somos los faros que guían el aprendizaje de nuestro alumnado, ellos y ellas son lo más importante de nuestra profesión, ese faro renueva su luz, actualiza su sistema, se reforma su estructura, evoluciona hacia nuevos estadíos pero nunca se apaga.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin