Ecoaula

Estudiantes monitorizados, así se impedirá que copien en un examen online

  • Esta herramienta forma parte de la plataforma EducaMadrid
Madrid

La llegada de la tercera ola, más peligrosa que cualquier otra, hizo que las universidades se planteasen si los exámenes online eran una buena opción. El plagio o la suplantación de identidad son dos de los problemas que tenían los profesores a la hora de plantear una prueba en estas condiciones. No obstante, la experiencia de las clases telemáticas ha sido enriquecedora para muchos profesores y alumnos que han descubierto otra forma de aprender, además de descubrir nuevas ventajas como una mayor flexibilidad horaria.

La rapidez en la adaptación de las clases virtuales al comienzo de la pandemia provocó que ciertos puntos relevantes como los de la evaluación se quedaran sin cubrir. Es decir, la falta de herramientas para controlar a los estudiantes hizo que los más irresponsables se aprovechasen de la situación para cometer fraude. Casi un año después del confinamiento y, a pesar de que el modelo híbrido está funcionando en la mayoría de las universidades y centros de educación, la Comunidad de Madrid ha decidido poner fin a las prácticas fraudulentas en las evaluaciones online y ha lanzado una plataforma pionera, que permite monitorizar a los alumnos durante las pruebas.

Esta herramienta forma parte de la plataforma EducaMadrid y la podrán utilizar los docentes cada vez que realicen un examen online. Para ello estos solo tendrán que configurar la prueba, el sistema proporcionará un código que deberán introducir los alumnos para entrar y hacer el examen. Lo novedoso es que lleva incorporado un sistema de monitorización que detecta cualquier movimiento irregular, como por ejemplo, si el alumno escribe muy rápido o muy lento. También lleva consigo una cámara que se puede activar.

Para la puesta en marcha de esta novedad se ha utilizado la Inteligencia Artificial, tan de moda hoy en día. Así, el alumno estará controlado en todo momento dependiendo de si mueve mucho o poco el ratón, cuántas teclas ha tocado, etc. De esta forma, ya no será una excusa dudar de la fiabilidad que tienen las pruebas online y no será necesario obligar a los estudiantes a que realicen este tipo de exámenes presenciales.

La Conserjería de Educación ya ha realizado la fase piloto para comprobar que la herramienta funciona y ya se ha empezado con la formación a los docentes a esta plataforma, que supuso una inversión de 824.736 euros concretamente.

Evitar estas situaciones

Se quiere evitar que los alumnos copien a toda costa. Exactamente lo que pasó hace unas semanas en un examen telemático de la Universidad de Sevilla. La Facultad de Psicología investiga este supuesto fraude cometido por numerosos alumnos del primer curso de este grado que usaron una herramienta virtual en la que incluyeron las respuestas de los exámenes.

Los estudiantes crearon una cuenta de Google drive para compartir las respuestas del examen de evaluación de Fundamentos Metodológicos de Psicología. Sin embargo, fue un chivatazo el que dio la voz de alarma e hizo que los docentes revisaran las notas y dejasen en blanco aquellos exámenes de alumnos que creen que han copiado. De momento, han solicitado a la compañía de Google España que recabe las direcciones de todos los usuarios de dicha cuenta para pedir responsabilidades a los jóvenes.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.