Ecoaula

La AECID formará a fuerzas de seguridad y altos cargos de países en conflicto para proteger las escuelas

  • La formación está específicamente diseñada para Fuerzas Armadas y representantes de ministerios de Educación
Madrid

Más de 70 miembros de las fuerzas de seguridad y responsables de educación de 20 países participarán a partir de este miércoles en el seminario internacional organizado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) con vistas a fomentar la protección de la educación en países en conflicto.

El encuentro, que también organiza la Coalición Mundial para la Protección de la Educación contra los Ataques (GCPEA), obedece al compromiso del Gobierno expresado durante la celebración en mayo de 2019 en Palma de la III Conferencia Internacional sobre Escuelas Seguras, según ha explicado AECID en un comunicado.

En la preparación del seminario han colaborado también el Ministerio de Defensa y el Ministerio de Educación, así como diversas organizaciones internacionales, y está prevista la presencia de representantes de Argentina y Noruega, los países que promovieron inicialmente la Declaración de Escuelas Seguras. Desde su publicación, en mayo de 2015, 106 países, entre ellos España, han respaldado la Declaración.

Por lo que se refiere a los asistentes al programa de formación, habrá representantes de Afganistán, Burkina Faso, Camerún, El Salvador, Guatemala, Honduras, Irak, Malí, Marruecos, Níger, Nigeria, Palestina, Líbano, República Centroafricana, República Democrática del Congo, Somalia, Ucrania, Vietnam y Yemen.

Según explica AECID, la formación está específicamente diseñada para Fuerzas Armadas y representantes de ministerios de Educación, aunque también podrían participar, si así lo deciden los países, responsables de sus Ministerios de Igualdad de género, o equivalentes, así como de Exteriores.

El seminario, que se prolongará hasta el 17 de marzo y está estructurado en cuatro módulos, está orientado a "encontrar soluciones operativas que puedan mejorar la protección de la educación en situaciones de conflicto armado, ofreciendo un espacio de trabajo para el debate y la reflexión conjunta", según AECID.

Compartir experiencias y buscar vías de cooperación

Con un enfoque eminentemente práctico, los participantes compartirán experiencias y buenas prácticas en materia de protección de la educación, así como desafíos reales a la hora de implementar los compromisos asumidos en la Declaración, identificando las oportunidades que existen de cooperar en este camino.

Además, se pondrá el foco, en especial, en el impacto diferenciado que los ataques contra la educación tienen para las mujeres y las niñas, así como en el seguimiento y la rendición de cuentas.

Según GCPEA, entre 2015 y 2019 se produjeron más de 11.000 ataques distintos contra instalaciones educativas, estudiantes y educadores. En ese mismo plazo, las fuerzas armadas y los grupos paramilitares utilizaron escuelas y universidades para fines militares, como bases, cuarteles, puestos de tiro, armerías y centros de detención en 34 países.

Además, las estudiantes y maestras fueron blanco directo de ataques debido a su sexo, incluso mediante bombardeos de escuelas de niñas, secuestros, violaciones y acoso, en al menos 21 países, en el mismo período.

La Declaración de Escuelas Seguras es un compromiso político intergubernamental para proteger la educación durante los conflictos armados e incluye el compromiso de utilizar las Directrices para la Protección de Escuelas y Universidades contra el Uso Militar durante los Conflictos Armados e incorporarlas a la política nacional y los marcos operativos en la medida de lo posible y apropiado.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.