Ecoaula

¿Qué idiomas hablas en casa con tus hijos?

  • La educación bilingüe puede aportar grandes beneficios a los niños
Madrid

La globalización ha provocado que el conocimiento de otras lenguas, además de la propia, se convierta en una competencia imprescindible. Que nuestros hijos logren ser bilingües y con una mentalidad internacional, es uno de los objetivos más importantes para los padres de hoy en día. Por ello, son muchos los que apuestan por hablar a sus hijos en inglés, francés o alemán desde casi su primer día de vida. Sin embargo, algunos padres dudan sobre si el hecho de no ser nativos en ese segundo idioma puede suponer un problema para el aprendizaje de los pequeños.

Una de las mejores formas de lograr el bilingüismo, además de la influencia de los padres, es apostar por un colegio bilingüe desde que los niños son pequeños. La mayoría de los colegios, cuyo programa académico incluye la mitad en español y la otra en inglés, son considerados bilingües, pero ¿significa eso que nuestros hijos lograrán hablar dos idiomas a un nivel bilingüe, es decir, las dos lenguas con igual perfección? Por lo general no suele ser así.

En muchos colegios bilingües, el porcentaje de horas lectivas impartidas en inglés es igual o inferior a las horas impartidas en castellano. La mayoría de estos centros suelen impartir cinco horas semanales de inglés como lengua extranjera. Por esta razón, son los colegios con un proyecto lingüístico bilingüe con el 80% de las horas lectivas en inglés, y que utilizan esta lengua para la enseñanza de otras materias, los que destacan alcanzar mayores niveles de bilingüismo entre sus estudiantes.

"Apostar por una educación internacional en la que más del 80% de las clases se imparta en inglés es esencial para lograr un bilingüismo real. Por ejemplo, para una familia española que vive en España, la influencia del español sobre el niño será siempre más fuerte que la del segundo idioma y es por ello que, para lograr equilibrar el dominio de ambos idiomas, se debe hacer más hincapié en la educación en inglés en este caso. En este sentido, el método Brains promueve una total inmersión en la lengua inglesa no solo en las aulas, sino que también promovemos intercambios y viajes académicos al extranjero, aportando experiencias únicas a los alumnos", explica Candy Hernández Albarrán, psicóloga especializada en educación bilingüe del departamento de orientación psicopedagógica del grupo Brains International Schools.

5 consejos para hablar con tus hijos en un segundo idioma en casa

- Cuanto antes mejor: Muchos estudios afirman que el período más intenso en la adquisición de las habilidades del habla y el lenguaje se sitúa durante los primeros tres años de vida, y que la adquisición del lenguaje se produce por imitación; los niños al hablar imitan lo que oyen. En este proceso, los pequeños imitan sonidos, enunciados y el vocabulario que utilizan sus padres. Por esta razón, durante esos primeros años los estímulos lingüísticos proporcionados por los padres serán clave para que se realice una correcta asimilación del lenguaje. Aunque el bebé todavía no hable resulta fundamental actuar como un narrador, contándole todo lo que pasa a su alrededor, qué es cada cosa, quién es quién, etc.

- Utiliza con ellos tu lengua materna: Utiliza con tus hijos la lengua con la que seas totalmente competente. Somos modelos para nuestros hijos, por ello, es importante que podamos expresarnos con total claridad en la lengua que utilicemos con ellos y que dispongamos de todos los recursos para poder favorecer una comunicación completa y adecuada.

- No los fuerces: Al igual que cada niño comienza a andar cuando se siente seguro, a la hora de comenzar a hablar ocurre de la misma forma. Durante los primeros meses, los niños pasan por una etapa prelingüística en la que están asimilando todos los estímulos lingüísticos que reciben, por lo que comenzarán a hablar e imitar esos estímulos cuando se sientan preparados. En este sentido, cada niño tendrá sus tiempos y no por empezar a hablar más tarde lo hará peor. Cuando nuestros hijos aprenden más de una lengua al mismo tiempo, es normal que el proceso sea más lento.

- No pasa nada si mezclan los idiomas: Los niños bilingües tienden a mezclar los idiomas ya que todavía no cuentan con un amplio vocabulario en ninguna de las dos lenguas. Harán uso de palabras de ambos idiomas para poder comunicarse y expresar sus sentimientos. Por esta razón, resulta clave que cada persona les hable siempre en un mismo idioma para no confundirles y que ellos tengan identificado con qué persona hablar qué idioma.

- Ayúdate de la tecnología: Hoy en día contamos con infinidad de aplicaciones y herramientas como tablets, smartphones o la televisión, que utilizadas de forma adecuada pueden ser grandes aliadas; planifica qué actividades harán en cada idioma y mantén siempre esa organización.

- Motívales: Promueve que la adquisición de una segunda lengua sea de forma natural. Por esta razón hacer del aprendizaje algo divertido será fundamental ya que, si los niños se divierten, su motivación para aprender será mucho mayor. Está demostrado que las canciones son una excelente forma de combinar motivación y aprendizaje, y que ayudan a desarrollar el lenguaje y la atención de los más pequeños.

¿Por qué apostar por una educación bilingüe?

Fuera del ambiente familiar, los pequeños obtienen estímulos del centro de educación infantil al que acuden, por lo que la elección de éste será también un factor importante para comenzar una educación bilingüe desde la edad temprana. En los últimos años se ha implantado la educación bilingüe o multilingüe en muchos centros educativos del territorio nacional, de tal manera que el inglés, el francés o incluso el alemán han pasado a formar parte de la vida escolar de los más pequeños.

Por supuesto, para muchos padres el objetivo principal de la educación bilingüe será lograr que sus hijos adquieran un dominio del segundo idioma a un nivel bilingüe, lo que supondrá una gran ventaja para el niño de cara a su futuro laboral. Además, la correcta adquisición de un segundo idioma, facilita el aprendizaje y asimilación de otros nuevos idiomas.

Sin embargo, los beneficios de esta modalidad educativa van más allá. Numerosas investigaciones demuestran que los niños bilingües obtienen mejores resultados en ciertas tareas de tipo cognitivo, frente al rendimiento que obtienen los niños monolingües. En este sentido, la educación bilingüe puede aportar grandes beneficios a los niños, no solo a nivel educativo, sino también en su desarrollo intelectual y emocional.

"Aprender dos idiomas desde pequeños crea mayor flexibilidad cognitiva. Es decir, desarrolla la capacidad de aprender más rápido, resolver problemas y planificar mejor. Además, favorece entender y aportar otros puntos de vista, así como saber desenvolvernos en contextos multiculturales, tan presentes hoy en día en los entornos laborales", concluye Candy Hernández Albarrán.

Programa de Educación Infantil de Brains International Schools

Los colegios Brains llevan 40 años siendo referente en Educación Infantil gracias a su proyecto educativo 100% en inglés, impartido por profesores nativos y bilingües. Además, los colegios cuentan con las mejores instalaciones para propiciar el entorno ideal para el desarrollo correcto de sus alumnos más pequeños. El objetivo en esta etapa es que los alumnos se sientan queridos, seguros, que sientan el colegio como su segunda casa para que acudir al centro sea algo positivo y agradable, asentando así las bases para generar en el futuro hábitos de estudio sanos y efectivos.

Los alumnos de los centros Brains adquieren una formación académica que cuida los aspectos emocionales y relacionales, tan necesarios en su educación, a través de una personalización del aprendizaje, programas de estimulación sensorial y un periodo de adaptación individualizada para cada niño, que favorece una suave y tranquila transición de casa al colegio.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.