Ecoaula

El liderazgo empresarial y la revolución tecnológica

  • Las nuevas herramientas tecnológicas generarán nuevos negocios y transformarán los existentes
Foto: Pexels

Si la digitalización era un horizonte que nos esperaba en un futuro cercano, la crisis de la COVID-19 ha acelerado el proceso unos 5 años. El World Economic Forum señala en su informe sobre el futuro del empleo, publicado el pasado mes de octubre, que las empresas han incrementado un 93% el uso de herramientas digitales en el último año. Este aumento transforma a la industria, así como la forma en que debe ser ejercido el liderazgo.

El informe Impacto del COVID-19 en las capacidades de los directivos y las estrategias de digitalización, elaborado por ESADE Business School y la consultora RocaSalvatella, especializada en transformación digital, apunta que la medida más extendida por las empresas ante este nuevo reto ha sido el teletrabajo, impulsado por un 86% de las compañías. Le sigue la modificación en la forma de relacionarse con el cliente, donde un 48% ha modificado sus procesos ante la imposibilidad de relacionarse cara a cara.

Otro de los cambios más notables se observa en la forma de consumo. Un 65% de los empresarios percibe que los hábitos de sus usuarios han cambiado, priorizando cada vez más la tienda online en detrimento de la física. Esto permite a las organizaciones expandir sus negocios más allá de sus fronteras y ofrecer sus productos en otros mercados internacionales. Pero también requiere una forma de pensar distinta.

Las empresas deben ahondar en sus planes de transformación digital. Según el informe, las empresas consideran que su adaptación al ecosistema digital ha sido positiva. Continuar por esta senda abierta por la pandemia es lo correcto, y aquí la formación tiene mucho que aportar.

La digitalización traerá nuevas oportunidades. También nuevas exigencias para los directivos y responsables de las organizaciones. El director ejecutivo de programas de Esade Executive Education Andrés Raya, sostiene que la digitalización de la economía precisa de un cambio en el liderazgo de las empresas: "Ya no solo competimos con 'players' de nuestro entorno, también lo hacemos con aquellos situados a miles de kilómetros de distancia. El mercado es global, la competencia es más fuerte, el entorno es muy inestable y esto obliga a los líderes empresariales a fomentar la innovación en el seno de sus organizaciones y a desarrollar nuevas habilidades y competencias".

En este sentido, el docente señala que el liderazgo ejecutivo debe ser más flexible, creativo y estar capacitado para idear nuevas soluciones con las que minimizar la incertidumbre de la organización. Por su parte, Jaime Castelló, director del Executive Master en Marketing y Ventas de Esade en Madrid, señala que "para salir de esta crisis y afrontar el futuro, se necesita un liderazgo valiente y con visión a largo plazo, que sea capaz de impregnar esa necesidad transformadora a toda la empresa".

Las nuevas herramientas tecnológicas generarán nuevos negocios y transformarán los existentes. También terminará con algunos, los más analógicos y los que no se adapten a la nueva realidad. Por ello, la capacidad analítica y la visión estratégica serán clave para la gestión de problemas. Los líderes del mundo pos-COVID-19 serán flexibles, creativos y, lo que es más importante, digitales.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin