Ecoaula

Estudiantes se movilizan este viernes contra la suspensión de las clases presenciales en la Universidad de Granada

  • Los organizadores van a leer un manifiesto y atender a los medios sobre esta movilización
Madrid

La Delegación General de Estudiantes de la Universidad de Granada (UGR) y las organizaciones Frente de Estudiantes y Estudiantes en Movimiento han convocado una movilización este viernes en contra de la suspensión por diez días de las clases teóricas presenciales en la institución académica, acordada este pasado martes por la Junta.

Según han informado fuentes de la Delegación de Estudiantes de la UGR a Europa Press, la movilización está convocada como concentración a las 12,00 horas a las puertas de la sede de la Junta en Granada, en la céntrica Gran Vía de Colón, desde donde, dependiendo de la afluencia de participantes y en cumplimiento de las medidas de seguridad de distancia social contra el coronavirus, se desplazarían hasta la plaza Isabel la Católica, al final de esta avenida.

Por su parte, la Subdelegación del Gobierno en Granada ha informado a Europa Press que, tras la entrada en su registro este pasado miércoles de esta convocatoria por vía de urgencia, se ha dado por comunicada con las medidas de seguridad pertinentes, tras contactos con los convocantes, y tras recabar informes en la Delegación de Salud y Familias o la Policía Local.

Los organizadores van a leer un manifiesto y atender a los medios sobre esta movilización a las 11,00 horas a las puertas del Hospital Real, donde está la sede del Rectorado de la UGR.

Las organizaciones estudiantiles señalaron este pasado miércoles en una nota de prensa que "la comunidad universitaria fue conocedora, a través de los medios de comunicación, de la suspensión de las clases presenciales en la UGR" y que, "en ningún momento, se llegó a contactar" con personal de investigación y administración o con el estudiantado "ni para la toma de decisiones ni para informar de esta nueva medida".

Criticaron que "no se ha aprobado ninguna restricción para con los establecimientos de ocio y restauración, donde, en muchas ocasiones, no se cumplen las medidas sanitarias apropiadas".

Los representantes de los estudiantes de la UGR remarcaron que "mediante esta decisión se hacen evidentes las prioridades del Gobierno autonómico" y del Ayuntamiento, que, según han añadido, "priorizan el beneficio económico a la calidad educativa en la Universidad".

Más de la mitad de los estudiantes de la UGR son de fuera de la provincia. Éstos, junto a muchos otros de la provincia de Granada que también alquilan pisos en la capital, se han visto obligados a hacer contratos con una duración de diez meses "bajo las medidas ambiguas que había establecido la Universidad en caso de que se cortasen las clases presenciales". Ahora los estudiantes denuncian que van a seguir "teniendo que pagar unos alquileres que no van a utilizar".

La Junta de Andalucía publicó este pasado miércoles a última hora un boletín oficial (BOJA) extraordinario con la orden de 14 de octubre de 2020 por la que se adoptan medidas "específicas, temporales y excepcionales", por razón de salud pública, para la contención de la pandemia de covid-19 en los centros docentes universitarios y en los colegios mayores y residencias universitarias de la localidad de Granada.

Las medidas específicas son "preventivas, temporales y de carácter excepcional" y serán de aplicación durante un periodo de diez días naturales, contados desde el día siguiente a la publicación de la orden, es decir, desde las 8,00 horas del jueves 15 de octubre al sábado 24 de octubre, ambos inclusive.

Dichas medidas se concretan en la suspensión de la impartición de clases presenciales en los títulos de Grado, Máster Universitario, Títulos Propios y Formación Permanente, que serán sustituidas, en su caso, por clases 'online' en el horario establecido.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.