Ecoaula

Más de 10 millones de estudiantes chinos se enfrentan desde hoy al Gaokao

  • Está considerada como la prueba de acceso a la universidad más dura del mundo
Universidad Tshinghua (Pekín)
Madrid

Tras un mes de retraso, hoy comenzó en China la conocida como la prueba de acceso a la universidad más difícil del mundo, el Gaokao. El examen ha tenido lugar en un ambiente protagonizado por unas medidas excepcionales de prevención contra el coronavirus. Un total de 10,7 millones de estudiantes chinos, 400.000 más que el año anterior, se enfrentan desde hoy hasta el viernes a estas pruebas.

Para mantener la máxima seguridad posible, los estudiantes de regiones clasificadas con riesgo de moderado a alto tendrán que usar mascarillas antes de entrar al aula donde se examinan, mientras que los profesores que supervisan las pruebas deberán llevarlas en todo momento. El rebrote que alarmó a la ciudad de Pekín el mes pasado ha obligado a llevar a cabo una reestructuración y se examinarán casi 50.000 estudiantes en 132 institutos repartidos a lo largo de la ciudad.

Prevención ante el virus

La epidemia obligó a interrumpir las clases tras las vacaciones del Año Nuevo Lunar, entre febrero y finales de abril, dejando sin la asistencia presencial a los centros educativos de millones de alumnos. Los estudiantes tuvieron que preparar estas pruebas la mayor parte del tiempo en sus casas duplicándose la dificultad que ya tienen. En las dos semanas previas antes de la celebración del Gaokao, los adolescentes tuvieron que informar de su temperatura para acreditar que no tenían fiebre y los profesores y el personal de los institutos se sometieron a la prueba del ácido nucleico.

Antes de acceder a las aulas, cuyo número se ha incrementado para que todos los alumnos pudieran guardar la distancia de seguridad entre las mesas, los estudiantes tuvieron que pasar por controles de temperatura y han tenido a su disposición geles y mascarillas para garantizar su seguridad.

Siete años de prisión por copiar

Según fuentes de la prensa local, se han tomado medidas adicionales para evitar que se copie en el examen. De hecho, si un alumno copia está incluido en el Código Penal de China y puede ir a la cárcel. Puede ser frecuente la existencia de mafias que intenten vender artefactos a los estudiantes para que hagan trampas, como prendas de ropa con micrófonos incorporados. Alguna de las medidas que se han tomado para evitar el plagio son incluir cámaras de vigilancia, sistemas de posicionamiento global y drones.

Un examen que te cambia la vida

La particularidad del Gaokao es que no es solo uno de los exámenes más importantes que van a realizar los estudiantes chinos, sino que es una manera de ascender en la escala social si sacas buena nota. Los adolescentes se preparan durante años para la celebración de la prueba y estudian de media cerca de 12 horas al día.

No obstante, teniendo en cuenta el número de candidatos y la cantidad de plazas ofrecidas, aproximadamente tres de cada cinco alumnos no obtendrán la nota suficiente para cursar educación superior y solo 1 de cada 20 accederá a las universidades punteras del país. Los dos centros más prestigiosos, la Universidad de Pekín y la Universidad Tshinghua solo admiten a los 3.000 mejores candidatos, es decir, las posibilidades de lograrlo son del 0,03%.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin