Ecoaula

Arte, ingeniería o telemedicina: la educación en línea amplía sus horizontes

  • Los laboratorios a distancia y la realidad virtual abren nuevas posibilidades para estudiar en línea
Barcelona

La crisis sanitaria causada por la COVID-19, que ha impedido asistir a clase a 1.600 millones de niños en todo el mundo, ha obligado a muchos países a habilitar sistemas de educación a distancia de emergencia. Según datos del Banco Mundial, el punto de partida no era el ideal, puesto que solo el 20% de países del mundo disponía de recursos digitales de aprendizaje en algunas escuelas y solo el 10 % tenía sistemas suficientemente robustos para garantizar que una parte del contenido de la educación estaba disponible fuera de la escuela.

Sin embargo, este uso globalmente minoritario de la educación a distancia en primaria y secundaria antes de la pandemia contrasta con el crecimiento que ha experimentado en los últimos años el aprendizaje en línea (e-learning) en la educación superior. El incremento del número de estudiantes que lo eligen en todo el mundo va acompañado de avances tecnológicos y metodológicos que dan lugar a una educación más personalizada y autónoma.

Este perfeccionamiento de la formación a distancia ha hecho que las universidades en línea puedan ofrecer titulaciones que amplían el horizonte tradicional de los grados y los másteres que se podían cursar en esta modalidad años atrás.

Un ejemplo de ello es el grado de Artes de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), que permite estudiar a distancia una versión más amplia de los estudios clásicos de bellas artes, con la colaboración del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. «A menudo nos preguntan si es un grado de artes digitales. No lo es. Abarca todo lo que conlleva la práctica artística contemporánea, y evidentemente incluye el arte digital, pero también la escultura, la performance, el dibujo, etc.», explica Quelic Berga, profesor del grado, en este vídeo.

Otra duda frecuente es si es posible aprender a esculpir o pintar desde una pantalla. Y lo es: «Los estudiantes que quieran experimentar con materiales tienen acceso a un laboratorio de materialidad, en el que encontrarán tutoriales y también el apoyo y el seguimiento de un experto», afirma Marta Gracia Valladares, profesora colaboradora de los Estudios de Artes y Humanidades de la UOC.

Cursar una ingeniería sin pisar un laboratorio físico

La búsqueda de soluciones innovadoras para que los estudiantes puedan experimentar con elementos físicos también es imprescindible en los estudios de ingeniería en línea. «Es una necesidad muy evidente en la ingeniería de telecomunicaciones», explica Daniel Riera, director de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC. La universidad imparte estudios de este ámbito desde 2005, y en la actualidad se puede cursar el grado de Ingeniería de Tecnologías y Servicios de Telecomunicación, que capacita para ejercer una profesión regulada por ley. «Esto implica que hay una regulación muy detallada de las competencias que deben adquirir nuestros estudiantes, que son las mismas que si se estudia presencialmente».

Para adquirirlas, hay que hacer prácticas experimentales, y estos estudios han diseñado tres modalidades de laboratorio, tal como explica Daniel Riera: «Por un lado, si se ha de desarrollar un software o practicar la administración de sistemas, lo podemos hacer en laboratorios virtuales. La segunda modalidad son los laboratorios en casa: los utilizamos, entre otras funciones, para enseñar a los estudiantes a montar circuitos, para lo cual les enviamos a su domicilio un pequeño kit diseñado por el propio profesorado, que integra muchos dispositivos —como un generador de ondas y un osciloscopio— para que puedan experimentar con él. Por último, cuando tienen que aprender a utilizar dispositivos de gran tamaño y elevado coste económico, habilitamos un laboratorio remoto, es decir, el estudiante se conecta desde casa a un ordenador que transmite sus órdenes a la máquina correspondiente, situada en la sede de la UOC. Así, el estudiante visualiza el panel de control de la máquina en su pantalla y acciona con el ratón los comandos que correspondan, que se ejecutan en la máquina mientras el estudiante lo observa en directo mediante una cámara web. Es un sistema con el que también se podría aprender, por ejemplo, robótica a distancia», afirma Riera.

Realidad virtual: realizar una inmersión en experimentos y espacios

En los últimos años, la reducción del tamaño de los chips y de los sensores electrónicos y la internet de alta velocidad han facilitado la educación a distancia de la ingeniería. Pero el futuro de estos estudios pasa por la realidad virtual, según Riera: «Con la realidad virtual, no solo podremos reproducir el entorno de prácticas para el estudiante, sino que podremos conseguir una experiencia mucho más inmersiva, hacer que el estudiante se sienta dentro del experimento».

Es un escenario futurista que la UOC ya ha empezado a llevar a la práctica en el posgrado de Diseño de Espacios Inteligentes, que imparte junto con Elisava, y en el que los estudiantes ya disponen de un casco de realidad virtual para poder experimentar, sentir y vivir los espacios a distancia. «Las tecnologías inmersivas ya están suficientemente maduras para poder organizar la docencia a distancia, centrada en el usuario, como si fuera presencial», señala uno de los dos directores académicos del máster, Pierre Bourdin, profesor de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC.

Otra tecnología que abre nuevas puertas a la educación a distancia es la realidad aumentada, y en este sentido la UOC ha iniciado una experiencia piloto en la asignatura Fotografía digital del grado de Multimedia.

Médicos que se forman en línea y el boom de la medicina a distancia

Incluso en los estudios vinculados a las ciencias de la salud, la educación en línea se está implantando en bastantes ámbitos. En la UOC se imparten, por ejemplo, el grado de Logopedia y másteres de ámbitos como la nutrición y la neuropsicología, e incluso cursos clínicos para enseñar a los profesionales de la salud a emplear técnicas específicas, como la ultrasonografía endoscópica. Estos cursos clínicos tienen un formato híbrido, puesto que la teoría se imparte a distancia y las prácticas se llevan a cabo presencialmente en centros de salud. «A raíz de la epidemia del coronavirus, la modalidad híbrida se aplicará desde ahora incluso en los estudios de medicina impartidos por universidades presenciales», explica Carme Carrion, profesora de los Estudios de Ciencias de la Salud e investigadora del eHealth Center de la UOC.

Carrion también es la directora del máster universitario de Salud Digital (E-health), un ámbito en el que la crisis de la COVID-19 ha marcado un antes y un después: «Durante la pandemia, la mayoría de seguimientos de enfermos crónicos y consultas de atención primaria se han realizado por teléfono. Este es el sistema más básico de teleasistencia, pero existen herramientas como las aplicaciones móviles de salud o los sensores que facilitarán que las personas aprendamos a hacer una autogestión de la salud, acompañada por un profesional. Es lo que enseñamos a los médicos y médicas y a las enfermeras y enfermeros que cursan nuestro máster, que se realiza íntegramente a distancia», explica Carrion.

Así, la educación a distancia sirve a los profesionales de la salud para formarse en un ámbito que tiene que revolucionar el actual modelo asistencial: «Está claro que la monitorización digital de, por ejemplo, enfermos crónicos coronarios o diabéticos puede evitar riesgos para el paciente y reducir las visitas presenciales a las imprescindibles, haciendo más eficiente el sistema», añade Carrion.

Propuestas formativas que van mucho más allá de la tecnología

La pandemia del coronavirus también ha tenido un fuerte impacto en los profesionales de los servicios sociales, como los educadores y educadoras sociales. En su caso, la formación debe proporcionarles una perspectiva ética profesional y herramientas para relacionarse adecuadamente con las personas a las que atienden. Pero ¿cómo pueden trabajarse estas competencias en la educación en línea? Jordi Solé, director del grado de Educación Social de la UOC, considera que es necesario acompañar a los estudiantes para que hagan un trabajo personal y que este proceso es independiente de la modalidad en que estudian: «Para que se produzca un vínculo con las personas con las que se trabaja, es necesario que el profesional se vacíe de los ideales y las expectativas que tiene con respecto a los demás, y eso no es nada fácil. En el grado enseñamos que los profesionales deben orientarse a partir de las consecuencias de sus actos, y por eso hay que poner en juego el deseo de cada uno a la hora de acompañar y sostener las vidas de las personas con las que se trabaja, algo que va más allá de la capacidad de relacionarse. Estamos hablando de una mirada y no de simples herramientas comunicativas», afirma.

Y es que, más allá de los avances tecnológicos que facilitan la formación en línea, los docentes de la UOC coinciden en que lo más importante sigue siendo la propuesta pedagógica. Así lo valora también Jordi Solé, cuando hace balance de unos estudios que ahora cumplen diez años: «Creo que lo menos relevante es el hecho de que hayan cursado el grado a distancia. Lo importante es la materia que pones a trabajar para su formación, y eso es lo que más nos ha preocupado a lo largo de todos estos años. Hemos realizado un esfuerzo enorme de elaboración de materiales docentes para compaginar el trabajo académico riguroso, la voz del mundo profesional, las aportaciones del activismo y de los movimientos sociales y la pasión por la reflexión vinculada al trabajo interdisciplinario», afirma.

«Cualquier propuesta formativa, se realice con medios tecnológicos de última generación o con una tiza y una libreta de papel, generará siempre unos efectos. Tenemos muchos estudiantes que nos trasladan que el haber cursado el grado ha sido el principio de muchas cosas, y nosotros solo podemos celebrarlo», concluye Jordi Solé.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin