Ecoaula

El coronavirus puede ser devastador para los niños y niñas que viven en las regiones más pobres del planeta

  • También preocupa el acceso de los niños y niñas de los proyectos de Educo a una alimentación diaria y saludable
Madrid

La ONG Educo, que trabaja en 13 países del mundo, alerta de que la emergencia mundial generada por el coronavirus será devastadora en las regiones más pobres y precarias del planeta. Según la organización, uno de los principales problemas es que los niños y niñas más vulnerables no tienen acceso a agua limpia o bien es muy limitado. "Para evitar la transmisión del coronavirus es imprescindible lavarse las manos varias veces al día. Este gesto, tan simple, salva vidas, pero si no hay agua limpia en tu casa, en tu escuela o en tu entorno, no podrás lavártelas, por lo que el virus se expandirá rápidamente", explica Rosaria Arbore, directora de Programas de Educo. Además de la falta de agua limpia y jabón, la ONG advierte que en muchos países el sistema sanitario es muy precario, por lo que no cuentan con material médico para detectar la enfermedad ni tampoco para tratarla.

También preocupa el acceso de los niños y niñas de los proyectos de Educo a una alimentación diaria y saludable. "En muchas de nuestras escuelas reciben una o dos comidas diarias y a menudo su correcta nutrición depende de la alimentación que reciben allí. En sus hogares viven bajo el umbral de la pobreza, con menos de un dólar al día. Ahora que las escuelas de los países en los que trabajamos están cerradas por el COVID-19, esos niños y niñas pueden sufrir desnutrición. Sin dinero ni ahorros, las familias no pueden comprar comida ni tampoco medicamentos u otros bienes de primera necesidad", afirma Arbore. Otro factor a tener muy en cuenta es el derecho a la educación de estos niños y niñas. Según la directora de Programas de Educo, "no tienen los recursos tecnológicos necesarios para seguir aprendiendo en una situación como esta y sus familias no pueden apoyarlos con los estudios. Pero lo que más nos preocupa es que, si esta crisis se alarga en el tiempo, los más vulnerables no volverán nunca más a la escuela. A causa de la pérdida de recursos económicos de sus familias, probablemente tendrán que trabajar. Y en el caso concreto de las niñas, es probable que las casen para que ya no sean una carga económica para la familia".

Ante esta realidad, Educo está trabajando para paliar en la medida de los posible los efectos de la crisis del coronavirus. Además de dar información sobre cómo prevenir y actuar ante la pandemia, la ONG está coordinando el reparto de kits de higiene, que incluyen jabón y detergente, y la distribución de comida entre las familias más necesitadas. Asimismo, se está trabajando para que los niños y niñas puedan seguir estudiando a través de la radio u otros medios similares. También se está dando apoyo psicológico a los niños y niñas, para que puedan entender y superar esta crisis. "Esto es solo un primer paso. Nosotros nos estamos preparando para cuando acabe la crisis, para que los niños y niñas puedan acabar el curso escolar, y para que las familias puedan recuperar sus medios de vida", añade la directora de Programas de la entidad.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0