Ecoaula

Javier Fernández: "Estos eventos ayudan a visibilizar la situación crítica que viven muchas investigadoras"

  • Su monólogo trata sobre los factores que determinan el voto
Madrid

FameLab es un certamen internacional de monólogos científicos organizado en España por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) y el British Council. Entre los semifinalistas se encuentran siete hombres y cinco mujeres comprendidas entre los 21 y los 43 años. En la gran final internacional de FameLab 2020, que se celebrará en junio en el Festival de Ciencia de Cheltenham, participarán los científicos monologuistas ganadores de cada uno de los países participantes. Javier Fernández estudia Ciencias Políticas y Estudios Internacionales en la Universidad Carlos III de Madrid. Es la primera vez que se sube a un escenario para explicar, a través de su monólogo "¿Jornada de reflexión?", los factores que determinan el voto, una de las investigaciones clásicas de la ciencia política.

¿Cómo acogió la idea de ser semifinalista de FameLab?

Principalmente con sorpresa. No me lo esperaba, hasta el punto en el que, cuando me llamaron para comunicármelo, estuve un buen rato sin enterarme de a qué se refería la llamada y pensando que era una llamada publicitaria. Luego, en el momento en el que me lo comentaron, pues muy sorprendido y con mucha alegría, la verdad.

¿Con qué tema científico te has clasificado para las semifinales?

Con un tema de la ciencia política, cogí una serie de estudios que hablan sobre qué factores determinan el voto.

¿Cómo ha sido tu preparación para esta competición?

Pues la mayor parte consistió en ver de qué hacía el monólogo, desempolvando apuntes de cursos pasados hasta encontrar un tema que pudiera resultar interesante y me diera algo de juego para hacer -intentar hacer, más bien- alguna gracia. Luego lo más complicado fue sintetizar la mayor parte de la información sin perder de vista que no podía ser una descarga de tecnicismos y procesos sin más, sino que además debía ser ameno.

¿Qué opinas de este tipo de eventos que tratan de comunicar la ciencia de forma más cercana a la sociedad?

Me parecen genial. Al estar una gran parte de la investigación financiada con fondos públicos, que estos eventos se difundan por las redes y así se hagan accesibles a muchas más personas es una forma de devolver a la gente lo que, desde mi punto de vista, es suyo, y evitar que la investigación quede reservada para el ámbito privado o de la propia academia. Además, si puede ayudar a despertar cierto interés por la ciencia bienvenido sea, no tanto por la ciencia en sí misma (que por supuesto, merece tanto interés como el que puede merecer cualquier otro oficio), sino por si pudiera ayudar a visibilizar la situación crítica que viven muchas investigadoras o resaltar el hecho de que la ciencia es algo de todos.

¿En qué momento de tu vida te decidiste a dedicarte a una carrera como Ciencias Políticas y Estudios Internacionales?

Decidí casi por suerte. Después de hacer selectividad dudaba entre un puñado de carreras de ciencias sociales y humanidades (sociología, historia, periodismo, relaciones internacionales…) y al final, después de ojear el programa de las asignaturas, me decidí por mi doble grado. Pero vamos, que si aún no tengo claro de qué van algunas asignaturas que me quedan por dar, en ese momento ni me lo imagino. Supongo que me sonarían mejor que las otras, pero bueno, tuve suerte y decidí bien, creo.

La brecha de género existente en las carreras científicas continúa siendo un problema hoy en día, ¿cómo consideras que habría que eliminarla?

Sinceramente, no lo sé. Es un problema muy complejo y desde luego la solución no es fácil. Desde luego, para llegar a cualquier solución significativa hay que escuchar la experiencia y propuestas de las que sufren esta discriminación, a aquellas que la hayan estudiado o la conozcan en profundidad (entre muchas otras, la socióloga Margarita Torre, de la UC3M), y también dar voz a las investigadoras para que sean reconocidas por su labor. Hay un estudio, por ejemplo, de tres investigadoras en Reino Unido que comenta que por muchas buenas intenciones que se tengan desde el ámbito laboral, sin escuchar a las personas discriminadas es prácticamente imposible adivinar qué medidas pueden solucionar los problemas. Hablan del trato desigual por parte de sus compañeros y managers en situaciones de estrés o dificultad, de la falta de referentes… Además, parte de la solución también está en asociaciones como la Red de Politólogas #NoSinMujeres o Sí con Mujeres, en el ámbito de la ciencia política, que luchan contra la invisibilización de las investigadoras y su trabajo.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.