Ecoaula

"Las ganas de aprender y la empatía", claves en la formación a distancia según el profesor Jesús Mirapeix

  • Jesús Mirapeix destaca la labor de la Universidad de Cantabria en general
Madrid

Conseguida en un tiempo récord la puesta a punto de las herramientas y mecanismos necesarios, la Universidad de Cantabria ya está desarrollando su función docente a través de las modalidades a distancia. Jesús Mirapeix es uno de los profesores que imparte de este modo sus asignaturas del Grado en Ingeniería de Tecnologías de Telecomunicación, Programa Senior, Máster en Ciencia e Ingeniería de la Luz y Experto en Energías Renovables.

En su opinión, "lo principal en este contexto de necesidad son las ganas de aprender para enseñar lo mejor posible a nuestros alumnos". También la empatía, "ser capaz de ver lo que los estudiantes necesitan de ti", favoreciendo el contacto a través de los medios disponibles: videoconferencias, grupos de WhatsApp, tutorías telefónicas…

Su experiencia previa utilizando el enfoque de clase inversa (modalidad de aprendizaje semipresencial o mixto) le ha sido muy útil en estas circunstancias, pero nunca había impartido una materia en directo por Internet y lo valora de forma positiva. "Utilizo Skype para mantener el contacto con el alumnado, detectar sus dudas…", algo que en su opinión "es muy importante" y permite "dar clases que imiten en lo posible a lo presencial".

Por otra parte, "diseño actividades para que puedan trabajar individualmente o en grupo, y grabo vídeos con parte del temario en los que intento introducir preguntas, lo que hace que estén especialmente atentos e interactúen", explica Mirapeix. Todo el contenido se vuelca en Moodle, plataforma del Aula Virtual que también ofrece foros, "útiles para trabajos colaborativos".

Una de las ventajas que el profesor ve en la enseñanza virtual sobre la presencial es que la tecnología permite hacer un seguimiento de qué partes de un vídeo se han visto, si han tenido que verlas más veces… "Los profesores lógicamente echamos de menos la interacción real en el aula, pero este sistema nos da la posibilidad de conocer previamente las lagunas o problemas que puedan surgir y adaptar la clase". Por ello, Jesús Mirapeix cree interesante utilizar estas herramientas como complemento también en modo presencial.

Buena respuesta

Si el profesorado está respondiendo bien ante la situación excepcional que vivimos, no se queda atrás el alumnado. "Están lógicamente preocupados y por lo tanto involucrados con las soluciones", comenta Mirapeix. "En el Programa Senior, que a priori es un grupo que podría tener más dificultades, la respuesta es muy buena: están viendo los vídeos, respondiendo...". Ha tenido también experiencia por videoconferencia con un grupo de 27 estudiantes y otro profesor, con resultado positivo. Según el docente, "los alumnos son parte interesada y están aportando para sacar adelante la situación".

Jesús Mirapeix destaca la labor de la Universidad de Cantabria en general y "especialmente del Servicio de Informática, que desde el primer fin de semana de confinamiento ya estaba colgando vídeos de ayuda a la docencia virtual, tutoriales sobre cómo grabar vídeos, etc.", y recomienda a los docentes con menos experiencia en este campo apoyarse en el servicio y otros compañeros.

"Algo positivo de esta situación es que gente que, por determinadas circunstancias, ha desarrollado su labor docente con la metodología más tradicional, va a conocer otras herramientas que luego en un contexto normal podrá utilizar", apunta, entendiendo que "puede ser enriquecedor". Según Mirapeix, "se dice que en las situaciones de crisis es cuando más se aprende o más saca uno de si mismo; en esta puede ocurrir".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.