Ecoaula

La Complutense imprime en 3D viseras con pantallas de acetato articuladas para proteger a los sanitarios

  • Las gafas de protección impresas en la UCM llevan piezas articuladas
Madrid

Más de 30 impresoras 3D de distintos centros de la Universidad Complutense de Madrid y particulares están ya fabricando en grupo viseras que incluyen pantallas de acetato articuladas que protegerán y cubrirán completamente la cara a los sanitarios españoles. A diferencia de las que ya hay en el mercado, las gafas de protección impresas en la UCM llevan piezas articuladas que permiten levantar la visera sin necesidad de quitárselas.

El departamento de Delineación e Impresión 3D de la Facultad de Físicas es el encargado de coordinar la fabricación de estas gafas de protección y que se utilizarán en 4 hospitales madrileños: la Fundación Jiménez Díaz, el hospital Carlos III, el hospital de Montepríncipe, el Infanta Leonor. Las viseras constan de tres partes: el marco impreso, una lámina de PET/PVC para la protección facial y una banda elástica para su ajuste.

En opinión de José Luis Corral Pumarega, técnico responsable del proyecto, 'estamos en condiciones de poder imprimir una visera completa en 3 horas, lo que significa que en un corto periodo de tiempo se podrá abastecer en cantidades suficientes y mantener protegidos a una buena parte de los sanitarios'.

Por otra parte, han iniciado el desarrollo de mascarillas FPP2 –pendientes de aprobación hospitalaria-, con las que podrían protegerse sanitarios, cuerpos y fuerzas de seguridad del estado y diversos colectivos de trabajadores gracias al desarrollo de una pieza fundamental creada por el ingeniero Javier Tejado que está trabajando de manera altruista con la UCM, poniendo a nuestra disposición todos sus medios técnicos y conocimiento. Podrían hacerse a un ritmo de 1.000 mascarillas cada 3 días.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.