Ecoaula

Daniel González: "Un niño al que no se le detecta la discalculia pronto puede ser etiquetado como torpe o vago"

  • La discalculia es un trastorno específico del aprendizaje de origen neurobiológico
Madrid

La discalculia es un trastorno en el aprendizaje de las matemáticas que se caracteriza, entre otras cosas, por la dificultad en la adquisición del sentido numérico y el cálculo y que afecta a un 5-7% de la población, lo que se corresponde con alrededor de los 3 millones de personas en nuestro país. Con el objetivo de ayudar a su detección, Smartick, método online de aprendizaje de las matemáticas para niños de 4 a 14 años, ha diseñado un test online estandarizado que permite identificar de manera sencilla y rápida a los niños en riesgo de tener discalculia. Daniel González de Vega, cofundador de Smartick explica en qué consiste esta iniciativa.

¿En qué consiste exactamente la discalculia?

La discalculia es un trastorno específico del aprendizaje de origen neurobiológico que afecta a la adquisición de conocimientos sobre los números y el cálculo. Tiene una prevalencia estimada de entre el 5 y el 7%, que es similar a la de la dislexia. Puede presentarse de forma muy heterogénea, pero, en general, los niños con discalculia experimentan dificultades en el aprendizaje de las matemáticas, tienen dificultades para la discriminación entre cantidades, el conteo, el reconocimiento de dígitos y el cálculo. En la vida real, la discalculia implica dificultades en situaciones tan cotidianas como leer un reloj de agujas o la matrícula de un coche, memorizar teléfonos o secuencias numéricas, estimar distancias en el transporte público, controlar las dosis de las medicinas, o, incluso calcular la vuelta de la compra.

"Tener dificultades con las matemáticas no siempre implica tener discalculia"

Sin embargo, tener dificultades con las matemáticas no siempre implica tener discalculia. Hay otras causas que pueden explicar las dificultades en las matemáticas como, por ejemplo, un bajo nivel intelectual, métodos educativos inadecuados, falta de motivación o una reducida exposición a experiencias numéricas. En el caso de los niños con necesidades educativas especiales, por ejemplo, aquellos con bajo cociente intelectual, se podría hablar de dificultades en el aprendizaje de las matemáticas asociadas a un déficit intelectual, pero no de discalculia.

¿A qué edad se suele detectar?

Aunque lo ideal es la detección temprana, es difícil diagnosticar la discalculia antes de los 6 años, y con mucha frecuencia se diagnostica pasados los 8 años. Para poder detectar la discalculia es necesario tener en cuenta que los síntomas de la discalculia se manifiestan de manera diferente en función de las edades.

¿Con qué prácticas empieza a ser sospechoso que el alumno pueda tener discalculia?

Los síntomas de la discalculia se manifiestan de manera diferente en función de las edades. Así, en Educación Infantil suelen tener problemas para aprender a contar, dificultades para entender términos relacionados con las matemáticas -como "más grande" y "más pequeño"-, no pueden entender la relación entre número y cantidad (no entienden que "4" se aplica a grupos de "4 pasteles, 4 coches o 4 amigos"). En la Educación Primaria, las dificultades pueden traducirse en suspensos en la clase de matemáticas, mientras que en el resto de las asignaturas las dificultades son considerablemente menores. Les cuesta entender conceptos como "mayor que" y "menor que"; suelen confundir los símbolos aritméticos (+,-, x, /); les cuesta aprender y recordar hechos numéricos (por ejemplo: 2+8, 4x7), tienen dificultad para entender el valor de la posición de los números (unidades, decenas, centenas) o siguen usando, más allá de los 8 años, los dedos para contar en lugar del cálculo mental.

Un niño al que no se le detecta la discalculia pronto es muy probable que sea etiquetado como torpe o vago. Esto tiene dos claras consecuencias: a nivel académico desarrollará una animadversión hacia las matemáticas que va a agravar el problema; mientras que a nivel psicológico el niño pierde su autoestima, se siente incapaz, desarrolla ansiedad ante lo escolar y este coste personal puede acabar teniendo un gran impacto en su rendimiento en el resto de materias. Para estas personas, el diagnóstico representa no solo una explicación, sino una liberación, y permite rebajar los niveles de ansiedad que sufren, que pueden afectar a su autoestima y llegar a provocar el abandono escolar.

¿Cómo puede desaparecer este trastorno?

La identificación temprana de la discalculia es crucial, pues permite poner en marcha programas de intervención que se ha visto que son efectivos para minimizar las consecuencias del problema. Es decir, se puede reducir su impacto de una manera importante, pero la discalculia es permanente.

¿Cuáles son las claves del test de discalculia de Smartick?

Las principales características del test de Smartick para detectar la discalculia son que es online, gratuito, fácil y rápido de hacer, con lo que el acceso a la gran mayoría de las familias está asegurado.

Es un test estandarizado, que se realiza desde una tableta, tiene una duración aproximada de 15 minutos e incluye tareas en torno a tres áreas fundamentales del aprendizaje matemático:

- Comparación y reconocimiento de cantidad. Se proponen tareas para evaluar la habilidad de reconocer y manipular cantidades numéricas sin contar (la Subitización y el Sentido Numérico Aproximado).

- Números arábigos y numeración. Se incluyen ejercicios de procesamiento numérico que utilizan el código simbólico verbal, como el reconocimiento y la comparación de números.

- Aritmética. Los niños con discalculia suelen tener dificultades severas y persistentes en el aprendizaje de la aritmética.

Al finalizar el test se genera y envía un informe con las fortalezas y debilidades del niño en cada una de las áreas evaluadas. Si de acuerdo con sus resultados en la prueba, un niño presenta riesgo de discalculia, se recomienda que padres y/o tutores acudan a un profesional para una evaluación completa, que incluya pruebas psicológicas de inteligencia, atención y lectura, además de pruebas específicas de matemáticas.

"Supone un hito para la inclusividad de las personas con dificultades de aprendizaje"

Se trata de un test online que emplea tareas seleccionadas siguiendo los actuales modelos neurocognitivos sobre la discalculia y validadas experimentalmente. Y además, al ser una herramienta gratuita, supone un hito para la inclusividad de las personas con dificultades de aprendizaje, pues facilitará la detección de la discalculia y la puesta en marcha de programas de intervención para su tratamiento.

¿Quiénes son los encargados de identificar la discalculia?

Por lo general, son los profesores o los padres los que suelen notar primero esas dificultades en los niños para aprender conceptos básicos de las matemáticas, ya sea en clase o en el propio hogar haciendo los deberes.

Para identificar los riesgos de discalculia se recomienda hacer test como el desarrollado por Smartick junto a expertos de la Universidad de Málaga y Valladolid.

Una vez que se identifica que el niño presenta una dificultad específica para el aprendizaje, debe acudirse a un especialista en trastornos del aprendizaje que confirme el diagnóstico y descarte que no hay otro trastorno o condición (por ejemplo: bajo CI, TDA, problemas específicos de psicomotricidad fina, etc.) que pueda explicar su bajo rendimiento en el test. Posteriormente, el especialista deberá realizar una intervención específica e integral sobre las habilidades matemáticas básicas que fomente la comprensión de las relaciones numéricas y los procedimientos aritméticos sobre la memorización. Asimismo, será necesaria la implicación de la familia y la realización de adaptaciones en el colegio.

¿Qué debe hacer una familia cuando a su hijo le han detectado discalculia?

Una vez que se ha identificado que un niños tiene discalculia, es preciso contar con pautas de los especialistas para realizar una intervención específica e integral sobre las habilidades matemáticas básicas.

Se recomienda una enseñanza de las matemáticas muy pautada, con secuencias de aprendizaje muy estructuradas y con uso de objetos manipulativos (como regletas, cubos) que van a favorecer la comprensión profunda de los conceptos matemáticos. Esto es esencial antes de progresar hacia conceptos más abstractos. Es muy importante que estos niños avancen al ritmo que les marca su propia capacidad de aprendizaje, sin dejar lagunas en conceptos básicos que son fundamentales a la hora de construir conceptos más abstractos que se apoyan en los anteriores.

"Las actividades del método Smartick pueden ayudar mucho en este proceso"

Las actividades del método Smartick pueden ayudar mucho en este proceso, ya que ofrece un plan de estudios personalizado adaptado a cada niño gracias a su inteligencia artificial.

¿Cómo será en un futuro la relación de este alumno con las matemáticas?

Si bien la discalculia es permanente, si se trabaja desde pequeños los conceptos matemáticos básicos y se trabaja la autoestima y confianza, de adultos suelen desarrollar estrategias en su manejo con los números que reducen sus posibles dificultades.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin