Ecoaula

Carolina Jiménez: "Pase lo que pase con el Brexit, el British Council continuará promocionando la colaboración educativa entre Reino Unido y España"

  • Gran parte del aprendizaje universitario se basa en ayudar al alumno a forjar su propia opinión
Madrid

La oferta universitaria de Reino Unido es una de las más potentes a nivel internacional. No obstante, la situación política actual promovida por el Brexit puede hacer disminuir la demanda de los estudiantes. Carolina Jiménez, Responsable de Educación Superior del British Council en España, trata de establecer relaciones entre el Reino Unido y España y promocionar la educación británica en España.

¿En qué se diferencia principalmente la educación británica de la española?

Nuestra labor en materia educativa se basa en ofrecer a los estudiantes y familias españolas la mayor información posible sobre la educación superior británica para que puedan compararla con otros modelos y tomar una decisión informada que les ayude a cumplir sus metas. En concreto, las características de la educación universitaria británica son:

- Amplia y variada oferta académica (puesto que desde hace muchos años cada universidad elabora y actualiza su catálogo académico de grados, adaptándolo al mercado local e internacional). Hay cursos de muy distinto tipo y duración, enfocados además a distintos objetivos. Así, un estudiante puede cursar un grado en un programa de investigación, por ejemplo, y puede encontrar más de 45.000 grados diferentes.

- Es una educación de alta calidad, avalada por los resultados en los rankings internacionales: 4 universidades británicas están situadas entre las 10 mejores del mundo, según el QS World University Rankings 2019.

- Gran internacionalización (es muy común tener alumnos de gran variedad de nacionalidades en el aula y, por supuesto, también profesores y personal administrativo procedente de diferentes países). Estudiar fuera del país de origen es un valor añadido porque los alumnos alcanzan un mayor nivel madurativo frente a los que permanecen en su lugar de origen.

- El Reino Unido es la cuna del inglés, lo que permite que los estudiantes perfeccionen el idioma mientras estudian las materias de sus grados o posgrados y emplean el lenguaje en contextos específicos como los negocios, la ciencia, etc.

- Existe una menor cantidad de "contact hours" (horas lectivas) y una mayor tutorización y dinámica de trabajo por proyectos que siguen la metodología de "learning by doing", es decir, "aprender haciendo". En general, se le da mucha importancia a actividades de debate en las que los estudiantes defiendan sus ideas y pueden desarrollar otras habilidades transversales.

¿Cuál es la oferta académica que ofrece a los estudiantes españoles?

Programas de grado, posgrado o doctorado. Los datos nos dicen que los jóvenes españoles no tienen preferencias definidas y eligen estudios de gran cantidad de ramas del saber. Cabe destacar quizá la gran oferta en artes en del Reino Unido (además de los conservatorios y las carreras tradicionales), en comparación con la oferta en España. Pero esta variedad de grados también se encuentra en otras disciplinas, con programas muy innovadores.

¿Cuál es el curso más popular entre los estudiantes españoles?

Los últimos datos que tenemos son los relativos al curso 2017/18 y son facilitados por HESA, la agencia británica de estadísticas universitarias. En dicho curso, la formación dedicada a los negocios fue la más popular entre los estudiantes españoles.

"La formación dedicada a los negocios fue la más popular en el curso 2017/2018"

En cuanto a las universidades mayoritariamente elegidas por los españoles destacan: el Imperial College (440), University of Edinburgh (425), University College London (420), University of Man-chester (345) y el King's College London (340). Pero, de nuevo, los alumnos están distribuidos en prácticamente todas las universidades del Reino Unido.

¿A qué perfil de estudiantes está dirigida dicha oferta?

A alumnos con un buen nivel de inglés (B2 o superior) y con interés en aprender. Suelen ser estudiantes que creen en sí mismos y que son independientes; también destacan por su creatividad.

La exigencia académica de las universidades británicas es importante, pero estudiantes con una media de 7 en Bachillerato pueden acceder a una buena universidad. Además, muchas no exigen la realización de la EBAU como requisito de entrada. En cambio, cuanto más elevada sea la posición de una universidad en los rankings internacionales, mayor será su nivel de exigencia académica y no académica. En los procesos de admisión, además de la nota de corte, se pide una carta de presentación (personal statement), donde el estudiante debe poner de manifiesto aspectos relacionados con sus intereses, trabajos realizados, actividades de voluntariado, etc. Las universidades "top" buscan un perfil de alumno curioso y dinámico, no solo estudioso.

Si el nivel de inglés o las notas de un estudiante no son altos o un estudiante quiere cambiar de rama, existen "Foundations" o "años cero" que les sirven de transición para prepararse, mejorar su nivel y acceder después al programa que deseen.

¿En qué se basa la metodología de la educación británica?

Los cursos varían mucho de unos a otros, dependiendo del método de aprendizaje y enseñanza empleado. Normalmente incluyen una mezcla de seminarios, clases, sesiones tutoriales en grupos pequeños y tutorías individuales.

En las materias técnicas, se incluyen muchas horas de prácticas en laboratorio o en empresas. Gran parte del aprendizaje universitario se basa en ayudar al alumno a forjar su propia opinión, a desarrollar su capacidad de aprendizaje autónomo y a articular y defender sus propias ideas.

"En las materias técnicas, se incluyen muchas horas de prácticas en laboratorio o en empresas"

Por ejemplo, tras participar en un taller de lectura, los estudiantes tendrán que elaborar un trabajo y discutir el tema abordado en el libro y sus conclusiones con el tutor. Otro enfoque común se basa en resolver un problema y después presentar la solución y defenderla en clase, incluso si no es la correcta. En general, la memorización de textos no es la actividad principal de aprendizaje, sino que este se basa en la realización de proyectos, investigaciones y en la participación en debates en los que se exponen las diferentes posturas ante un mismo hecho. Pueden descubrirse más detalles sobre la metodología británica en esta página web.

¿Tenéis a disposición del alumnado algún sistema de becas o ayudas? ¿En qué consiste?

El Gobierno británico tiene un sistema de financiación o préstamo universitario (vigente para estudiantes de grado y posgrado que empiecen sus estudios antes del 31 de diciembre de 2020, hasta la finalización de sus estudios), que cubre los costes universitarios en su totalidad (en el caso de los grados) y ofrece al alumno 10.000 libras para financiar parte o todo su programa de posgrado.

No se trata de una beca porque el alumno "debe" este dinero al Gobierno británico y porque las ayudas se conceden a todos los estudiantes europeos que las pidan, siempre y cuando no posean ya estudios similares y tengan plaza confirmada en una universidad británica.

El importe de estas ayudas solo se devuelve cuando el alumno empieza a trabajar y cuando sus ingresos son superiores a una muy considerable cantidad salarial anual, que varía según el lugar de trabajo. Como ejemplo, un alumno que gane unas 30.000 libras anuales en el Reino Unido, solo devuelve unas 38 libras al mes.

¿Cómo puede afectar el Brexit a los estudiantes españoles que se vayan a estudiar a Reino Unido?

Se mantienen las tasas universitarias y el acceso a préstamo, hasta la finalización de sus estudios, para los estudiantes de la UE que inicien sus estudios antes del 31 de diciembre de 2020. Posiblemente tendrán que pedir un visado de estudiantes en 2021 (un trámite sencillo), que les ofrecerá cobertura médica dentro del sistema de salud pública británico. Se mantiene además el reconocimiento de títulos universitarios oficiales, recogido en los acuerdos del Espacio Europeo de Educación Superior (firmados por 48 países de la UE y de fuera). Por último, como ocurre ahora, será necesaria la homologación para el ejercicio de profesiones reguladas si la titulación es equivalente a una titulación habilitante en España.

¿Cuál puede ser el mejor escenario desde el punto de vista educativo tras el Brexit? ¿y el peor?

Cualquiera que sea la situación, el British Council continuará promocionando la colaboración educativa entre el Reino Unido y España. La organización inició su actividad en España en 1940, antes de que existiese la UE y de que España formara parte de ella, por lo que seguiremos trabajando después de la salida del Reino Unido.

Además, los acuerdos de educación se enmarcan dentro de los acuerdos de Bolonia y Lisboa, firmados por 48 países, de los cuales 27 forman parte de la UE. Como la educación no está regulada por la UE, creemos que los cambios serán mínimos en esta materia. Todavía hay dudas respecto a los costes para europeos o la participación del Reino Unido en Eramus+ a partir del curso 2021-22 en adelante. En cambio, sabemos que todo sigue igual para 2020-21, y que muy pronto (posiblemente antes del verano) sabremos las condiciones para cursos posteriores. Nos mantenemos optimistas, de momento.

¿Habéis notado un descenso de interés en el mundo académico de Reino Unido tras la situación política que se está desarrollando allí?

Lo cierto es que esperábamos este descenso, pero la sorpresa ha sido que, no solamente no hemos notado una caída del interés, sino que se ha registrado un incremento. Las cifras ascendentes de españoles en el Reino Unido lo demuestran: en 2017-2018, fueron 13.000 los españoles en universidades británicas, lo que representa un crecimiento de un 6% respecto al curso anterior y un 34% más respecto a los 9.555 estudiantes españoles de grado, posgrado e intercambio del curso 2013-2014.

"No hemos notado una caída del interés, sino que se ha registrado un incremento"

Personalmente creo que España y los jóvenes españoles han despertado a la internacionalización. Cada vez es mayor el número de españoles que se animan a estudiar un grado en inglés, consecuencia natural de la mejora progresiva de los niveles de inglés de nuestros jóvenes. Muchos descubren además la dinámica y metodología del Reino Unido (por el boca a boca, porque han trabajado allí, por nuestras sesiones informativas y ferias) y quieren probar un modo diferente de estudiar. Dicho esto, esperamos que se aprecie un pequeño descenso de alumnos españoles en Reino Unido tras la salida del Reino Unido de la UE, pero también pensamos que la fortaleza y la calidad de la educación británica hará que dicho bache remonte cuando la incertidumbre inicial desaparezca.

¿En qué se diferencia el British Council de otras entidades que tienen el mismo objetivo?

Desde mi posición y la labor que desarrollo en la actualidad en el British Council España, la misión educativa de nuestra organización se basa en:

a) Informar sobre oportunidades, rompiendo prejuicios y facilitando el acceso a la educación superior británica con ferias, sesiones y eventos.

b) Tender puentes entre universidades españolas y británicas para articular vías de colaboración, principalmente programas de movilidad y de grado conjuntos.

c) Colaborar para la mejora educativa en España, en relación al modelo bilingüe y la internacionalización universidades españolas, entre otras cuestiones.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.