Ecoaula

Asamblea por el Futuro de la Investigación protesta por los retrasos en las becas Severo Ochoa

  • Afirman que este es el último de varios incumplimientos de plazos
Oviedo

El colectivo Asamblea por el Futuro de la Investigación en Asturias ha manifestado ha informado este sábado del malestar del colectivo predoctoral de la Universidad de Oviedo ante el "retraso acumulado" en la resolución definitiva de las ayudas Severo Ochoa del pasado año por parte del Gobierno del Principado.

"A pesar de que desde la Consejería de Ciencia, Innovación y Universidad se aseguraba el pasado diciembre que las personas contratadas se incorporarían a sus puestos en el presente mes de enero, seguimos esperando por la resolución que permita dicha incorporación y no se nos ofrece ninguna fecha aproximada para ello", han señalado.

Afirman que este es el último de varios incumplimientos de plazos cuya consecuencia es que los investigadores predoctorales vengan "trabajando gratis desde hace un año y medio".

No obstante, argumentan que ese no es el único problema derivado de los retrasos. "Los programas de doctorado cuentan con un límite de permanencia de cinco años, de modo que haber consumido ese año y medio se traducirá en que las personas beneficiarias de las ayudas nunca lleguen a disfrutar del total de cuatro años de sueldo que les corresponden", han indicado.

Este retraso, añaden, no es un hecho aislado, sino el último en una "cadena de despropósitos" acumulados desde 2015. "En estos años, hemos perdido 40 contratos a causa de la omisión de dos convocatorias anuales y se han normalizado los retrasos en cada trámite del proceso. El producto de esta deficiente gestión es más precariedad laboral para un colectivo castigado de por sí y el menoscabo de la calidad de la actividad investigadora en la Universidad asturiana", han lamentado.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.