Ecoaula

Aumentar el salario mínimo puede reducir el número de suicidios en personas con menor nivel educativo, según un estudio

  • El riesgo de suicidio se asocia a menudo con factores de estrés financiero
Madrid

Investigadores de la Universidad de Emory (Estados Unidos) han probado que la subida del salario mínimo puede reducir el número de suicidios. En concreto, han estimado que incrementarlo en un dólar está relacionado con un descenso de la tasa de suicidios de entre el 3,5 y el 6 por ciento, pero solo en personas con educación secundaria o menos. El estudio, publicado en la revista "Journal of Epidemiology & Community Health", muestra que este efecto es más eficaz durante periodos con mucho desempleo.

En 2018, el suicidio fue la causa de 3.539 muertes en España, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), si bien se produjeron un 3,8 por ciento menos que en 2017. Cada dos horas y media se suicida una persona en España, diez al día. Los muertos por suicidio duplican a los de accidentes de tráfico, superan en once veces a los homicidios y en ochenta a los de violencia de género.

El riesgo de suicidio se asocia a menudo con factores de estrés financiero, pero se sabe menos sobre el impacto de las medidas económicas en las tasas de suicidio. Para tratar de averiguarlo, los investigadores observaron la diferencia entre el salario mínimo por hora estatal y federal en los 50 estados de EEUU y Washington DC, y las tasas estatales de desempleo y suicidio entre los jóvenes de 18 a 64 años por cada mes entre 1990 y 2015.

En ese periodo, 399.206 personas con educación secundaria o menos se quitaron la vida, en comparación con 140.176 personas con un título universitario o superior. Los investigadores estimaron una reducción del 3,5-6 por ciento en los suicidios por cada dólar de aumento en el salario mínimo entre las personas de 18 a 64 años de edad con educación secundaria o menos. No se observó tal efecto entre aquellos que tenían una educación de nivel universitario o superior.

La asociación entre el salario mínimo y las tasas de suicidio difirió según la tasa de desempleo a nivel estatal durante el período de 26 años. Cuando era alta (por encima del 6,5%), los salarios mínimos progresivamente más altos se asociaban con tasas de suicidio más bajas; cuando el desempleo era bajo, por otro lado, el vínculo con el salario mínimo se debilitaba.

Basándose en estas estimaciones, los investigadores calcularon que, después del pico de desempleo de 2009, tras el colapso financiero, se podrían haber evitado 13.800 suicidios entre 2009 y 2015 entre los jóvenes de 18 a 64 años con menor nivel de educación si se hubiera subido un dólar el salario mínimo. Un aumento de 2 dólares podría haber evitado 25.900 suicidios, de acuerdo con sus estimaciones.

Durante todo el período de 26 años, los investigadores calcuna que un aumento de un dólar en el salario mínimo estatal podría haber evitado 27.550 suicidios en este grupo de trabajadores, mientras que un aumento de dos dólares podría haber evitado 57.350.

Este es un estudio observacional y, como tal, no se puede establecer la causa. Pero los investigadores defienden que sus resultados son "consistentes con la noción de que las políticas diseñadas para mejorar los medios de vida de las personas con menos educación, que son más propensos a trabajar con salarios más bajos y con un riesgo más alto de resultados adversos de salud mental, pueden reducir el riesgo de suicidio en este grupo".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0