Ecoaula

El fortalecimiento de consejos sociales, principal desafío para mejorar el buen gobierno en la universidad

  • El 31% de universidades públicas son clasificadas como transparentes en el ranking
Madrid

Las universidades de Burgos, Cantabria, Córdoba y Cádiz son las universidades públicas más transparentes, cumpliendo con la mayoría de los indicadores que evalúa el informe Examen de transparencia 2018, disponible en este link. Así se desprende de este estudio, realizado por la Fundación Compromiso y Transparencia (FCyT), que analiza la información que publican de manera voluntaria en la web las 49 universidades públicas españolas.

Los niveles de transparencia con respecto a ediciones anteriores han disminuido levemente debido a la incorporación de nuevos indicadores y modificaciones en los métodos de evaluación. Aun con los importantes cambios introducidos, el 31% de las universidades públicas se clasifican en la categoría de transparentes, con aumentos considerables respecto a pasados informes, como el de la Universidad de Burgos, que se coloca a la cabeza con 49 puntos sobre los 54 totales. Le siguen las universidades tradicionales en el podio del ranking, Cantabria y Córdoba, con 46 puntos cada una, y Cádiz, en el tercer puesto con 45.

La mayoría de las públicas se han concentrado en el grupo de universidades translúcidas, que engloba al 51% del total, y solo nueve (18%) en el de opacas.

La transparencia en cada área

Las áreas que presentan mayor grado de cumplimiento han sido las referidas a la comunicación con el alumnado, información que publica el 100% de la muestra; la relativa al gobierno de la universidad, con un porcentaje de cumplimiento del 97%, y la información económica, que muestra en su página web el 96% de universidades. En informar de dónde se obtiene el dinero y en qué se invierte, las públicas responden adecuadamente.

El 85% de la muestra publica información sobre su personal, el 78% ofrece datos sobre su demanda y oferta académica, y el 72% rinde cuentas de los resultados obtenidos de su actividad, tanto de investigación, como académicos, satisfacción o empleabilidad.

Los nuevos indicadores exigidos este año por primera vez son los que menores niveles de cumplimiento registran: un bajo 55% publica las entidades dependientes de cada universidad; solo el 40% aporta información sobre el personal docente e investigador (PDI), un porcentaje que ha disminuido respecto el año anterior porque solo el 12% de las universidades publica el número de profesores contratados que han leído la tesis en su misma universidad, es decir, el nivel de endogamia, y caso aparte merece el área sobre el consejo social, que cumple solo el 18% de la muestra.

El papel de los consejos sociales

La Fundación Compromiso y Transparencia ha buscado en esta edición del informe que los centros públicos mejoren la información que aportan a sus grupos de interés. Para ello se ha incluido en el examen al consejo social. En el documento, Javier Martín Cavanna, director de FCyT, profundiza en el papel capital que los consejos sociales deben jugar en la rendición de cuentas de las universidades a la sociedad, preguntándose si se trata de "órganos de gobierno u órganos decorativos".

El coautor del informe examina los principales desafíos que enfrentan los consejos sociales: su dotación económica, el diálogo con los stakeholders y su rendición de cuentas pública, llegando a concluir que "la Ley ofrece a los consejos sociales un margen de maniobra mucho mayor del que hasta ahora han ejercido. Y lo que también es indudable es que, mientras no lo ejerzan, será difícil mejorar la gobernanza actual de la universidad".

Las universidades privadas, a la baja El Examen de Transparencia 2018 también incluye el análisis de las 26 universidades privadas españolas, desprendiendo que tienen un amplio margen de crecimiento en el ámbito de la transparencia, con unos niveles de cumplimiento muy por debajo de las universidades públicas.

Solo tres centros privados (Vic-Central de Catalunya, Navarra y Nebrija) son considerados por la FCyT transparentes, un 38% son translúcidas y la mitad de la muestra sigue en el grupo de universidades opacas.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.