Ecoaula

Impulsar la educación digital desde las aulas

  • Debemos tener en cuenta la relevancia que adquieren la familia y la escuela en el desarrollo de un niño
Madrid

Las nuevas tecnologías, los dispositivos electrónicos y las pantallas han seguido un proceso de implantación extremadamente rápido y en un espacio de tiempo muy reducido, lo que ha llevado a que los adultos, que crecimos alejados de su influencia, nos hayamos visto obligados a adaptarnos, a veces con dificultad, a su uso y a los nuevos hábitos de vida que han implantado. Sin embargo, no es el caso de los más pequeños. Ellos han nacido prácticamente aclimatados a las nuevas tecnologías, desarrollándose junto a ellas, hasta el punto en que se han convertido en una de sus principales señas de identidad.

Sin embargo, desde el punto de vista educativo y formativo, todo gran cambio, como el que ha conllevado la irrupción de las nuevas tecnologías, requiere de tiempo y de un análisis profundo. Un tiempo del que los jóvenes prácticamente han carecido y una educación que es esencial para poder sacarle el máximo provecho a los beneficios que aporta la tecnología, pero también, para ser conscientes de los riesgos que puede acarrear una sobreexposición.

Un estudio realizado por Sondea para la campaña de Multiópticas de Screen Pollution ha reflejado cómo los menores acceden antes a los dispositivos electrónicos y que están expuestos a ellos durante un lapso de tiempo mayor al recomendado por la OMS. Según las respuestas de los padres encuestados, sus hijos pasan de media casi 3 horas al día mirando una pantalla y se observa que, a medida que los niños se hacen más mayores, aumenta su exposición. Datos como este ponen de manifiesto que como vivimos una realidad puramente digital, en la cual nuestros hijos van a tener que aprender a vivir y a desarrollarse, cada vez va siendo más importante que tanto los formadores en las escuelas, como los padres, aprendan a utilizarlas adecuadamente para crear en sus hijos unos buenos hábitos de uso.

Debemos tener en cuenta la relevancia que adquieren la familia y la escuela en el desarrollo de un niño y sacar provecho del hecho de que el aprendizaje y la formación que reciben de estos dos ámbitos tienen un calado muy significativo en los hábitos que adquieren los más pequeños.

Por ello, desde Multiópticas, junto a la asociación Empantallados, vimos en la organización de sesiones formativas y talleres dirigidos a los niños, la oportunidad no solo de transmitir las bondades y oportunidades que ofrece la tecnología, sino también a identificar de forma clara y definida, los riesgos a los que deben estar atentos y, por lo tanto, evitar.

No buscamos restringir el manejo de las nuevas tecnologías, sino conseguir que los más pequeños aprendan a hacer un uso responsable y controlado de ellas, basándonos en la influencia pedagógica que tanto padres y profesores pueden ejercer, a través del ejemplo y de la enseñanza.

Elaborado por Carlos Crespo, Director General de Multiópticas

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin