Ecoaula

Las empresas demandan desarrolladores con capacidad de aprendizaje y autonomía, según Wild Code School

Madrid

Según la escuela de programación internacional, Wild Code School, la necesidad más común en las empresas es que los candidatos estén predispuestos a aprender y sean autónomos

En la última década hemos sido partícipes del cambio experimentado en el mundo analógico hacia una nueva realidad en la que impera la transformación digital y las nuevas tecnologías. Desde la escuela de programación internacional Wild Code School, explican las necesidades de la nueva empresa del siglo XXI. El mapa de empleabilidad de cara a 2030 difiere significativamente del modelo establecido hasta el momento, de manera que también cambian los requisitos de cara a la selección de personal. Al aumentar la demanda de profesionales con formación en competencias digitales, muchos optan por adentrarse en el mundo de la programación, donde lo más valorado por las empresas es la capacidad de aprendizaje y la autonomía del trabajador.

Tal y como explican desde Wild Code School, depende mucho de la empresa, pero hay algunas necesidades comunes que no siempre resultan ser de naturaleza técnica, como se tiende a pensar: "Diría que la necesidad más común es la de que los candidatos tengan capacidad de aprendizaje y sean autónomos. Muchas empresas forman a los estudiantes cuando los contratan y son conscientes de que son junior, por lo que esta es una habilidad importante".

En cuanto a necesidades técnicas, las empresas reclaman unas u otras habilidades, dependiendo del stack que ellas mismas utilicen. En este momento, como explican desde la escuela, existe una gran demanda de programadores que conozcan React, o Vue.js para el front, o Node.js para el back.

Otra necesidad común es que los candidatos sean versátiles. Por esta razón, alguien que conozca tanto el back como el front-end, es mucho más atractivo para las empresas, defienden desde Wild Code School. Este tipo de profesionales cuentan con una mayor capacidad de adaptabilidad y pueden realizar labores tanto en una como en otra parte de la estructura, unificar el trabajo de sus compañeros, o especializarse. Por ello, en el programa de la escuela realizan hincapié en la importancia del full stack.

Las empresas buscan diferentes perfiles, desde desarrolladores que puedan solucionar problemas específicos desde el principio, a ingenieros que se ocupen de la innovación, la arquitectura y la investigación dentro de la empresa. En función de eso, se demandarán profesionales formados de una u otra forma. De este modo, desde Wild Code School animan a optar por complementar los estudios con una formación en programación, ya sean o no universitarios. Al igual que "para construir un edificio, no hace falta que todos los implicados estudien arquitectura", tampoco se precisa de una carrera universitaria para trabajar en programación.

"En la Universidad, te formas durante cuadro o cinco años con más profundidad, pero en gran medida sobre una base teorética. El objetivo de la carrera es dar a los estudiantes conocimientos científicos en el campo informático. La programación se estudia con el propósito de entender otras áreas (sistemas operativos, algoritmos, machine learning, interacción humano-máquina… ). Desde luego, una carrera te dará una mayor base y comprensión de los sistemas, pero no te dará necesariamente conocimientos actualizados en programación", añaden desde la escuela.

En este momento, ante la demanda de perfiles técnicos, en concreto desarrolladores, resulta fácil reciclarse, y cada vez existen más programas con este fin. Aproximadamente un 13% de desarrolladores declara haberse formado por cuenta propia, pero no todo el mundo tiene esa capacidad. Es ahí donde entra el rol de los bootcamps: programas formativos con gran efectividad y mucho más que los antiguos másteres de las escuelas de negocio: duran menos tiempo y las probabilidades de contratación son elevadas.

Wild Code School lanza estos programas con la intención de formar a los profesionales del siglo XXI y corresponder a las empresas con sus nuevas demandas.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.