Distribución

Nueva York demanda a Amazon por no proteger a sus empleados durante la pandemia

Nueva York

La fiscal general de Nueva York, Letitia James, ha presentado una demanda contra Amazon por su mala gestión a la hora de asegurar y proteger a los trabajadores de dos de sus instalaciones durante la pandemia, apenas unos días después de que la compañía de Jeff Bezos presentase su propia demanda buscando bloquear su caso.

En la querella, presentada a última hora del martes en un tribunal estatal de Nueva York en Manhattan, James dijo que la presión de Amazon por acelerar su crecimiento y lograr así mayores beneficios resultó en un "flagrante desprecio" de las medidas necesarias para proteger a sus empleados del coronavirus en sus centros de distribución de Staten Island y Queens, ambos en la ciudad de Nueva York.

James también acusó a Amazon de tomar represalias ilegales cuando algunos de estos trabajadores comenzaron a quejarse. La fiscal general de Nueva York hace mención a un episodio concreto del pasado mes de marzo cuando la de Seattle despidió al activista Christian Smalls supuestamente por violar una cuarentena pagada cuando lideró una protesta por las condiciones en el almacén de Staten Island. Por aquel entonces, Amazon plantó cara al escrutinio relacionado con este caso que instigó que la ciudad de Nueva York anunciase su propia investigación.

"A lo largo de la histórica pandemia, Amazon ha incumplido repetida y persistentemente su obligación de instituir medidas razonables y adecuadas para proteger a sus trabajadores", insiste la demanda. "Amazon ha escatimado en el cumplimiento de los requisitos que más pondrían en peligro su volumen de ventas y sus índices de productividad", añade.

Por su parte, Amazona aseguró que las leyes federales de trabajo y seguridad tenían prioridad sobre las de Nueva York a la hora de abordar la seguridad en el lugar de trabajo, y que James se estaba extralimitando en su autoridad.

"Nos preocupamos profundamente por la salud y la seguridad de nuestros empleados, como se demuestra en nuestra demanda", dijo la portavoz de Amazon, Kelly Nantel, en respuesta a la demanda de James. "No creemos que la querella de la fiscal general presente una imagen precisa de la respuesta de Amazon, líder en la industria, a la pandemia", añadió Nantel.

La demanda de James exige a Amazon que mejore las protecciones de sus empleados, que contrate de nuevo a Smalls y que le pague una indemnización por daños y perjuicios a él y a otro trabajador que supuestamente sufrió represalias.

El gigante del comercio electrónico cerró su año fiscal 2020 acumulando un beneficio neto de 21.331 millones de dólares, casi el doble de los 11.588 millones facturados en 2019, gracias al gran impulso de las compras por internet a consecuencia de la pandemia de la covid-19. Su facturación alcanzó los 386.064 millones de dólares, un 38 % más.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin