Deporte y Negocio

Sitapha Savané: "El deportista preparado tiene un lugar enorme en la política"

  • Reconoce que en los vestuarios ha tenido "intensos debates de política"
  • El exjugador analiza la Copa del Rey 2019 desde su lado de comentarista
  • Además, compagina esta tarea con los estudios de un MBA y los negocios
Sitapha Savané durante su último partido con Movistar Estudiantes. Foto: Getty.
Madrid

Es jueves y horas antes de que el balón naranja comience a botar en la Copa del Rey, elEconomista se reúne con Sitapha Savané, uno de los jugadores que ha marcado época en la ACB. Pese a colgar las zapatillas tras 18 temporadas, el extranjero con más partidos en España no ha dejado de moverse en la zona. Ahora compagina sus estudios de un MBA con las relaciones comerciales entre España y África y el 'hobbie' de comentar partidos. Los 2,01 de altura se le quedan pequeños a este senegalés que no se pone límites y aspira algún día a dar el salto a la política. Gran Canaria, Joventut y Estudiantes son algunos de los equipos que han disfrutado del 'Taph' que no se muerde la lengua, eso sí, siempre con conocimiento y con el lema de "solo la lucha libera" por bandera.

Primera temporada fuera de las canchas, ¿en qué ha cambiado la vida de Sitapha?

Estoy bastante más ocupado. He pasado de tener una actividad que requiere todo tu tiempo y concentración, como el baloncesto, a dividirte en tres asuntos: algo de pelota con Movistar+, los estudios del MBA ejecutivo con ESCP Europe, que me hacen viajar por todo el continente y estudiar mucho en casa, y la parte empresarial de un negocio familiar.

Empezando por el baloncesto. ¿Cómo ve la Copa del Rey 2019?

A nivel personal la veo con muchas ganas porque es mi primera Copa como comentarista. En cuanto al torneo, lo veo muy bonito, porque ACB ha tenido muchas iniciativas para el espectador al ser en Madrid y va a estar muy igualada entre todos los equipos.

Ha jugado seis ediciones de este torneo, ¿qué tiene de especial?

El formato da lugar a la posibilidad de sorpresas. Además, tiene una dimensión para la afición espectacular, se juntan ocho aficiones en la misma ciudad de manera que conviven y no hay preocupaciones por seguridad, jaleos y problemas.

En Madrid estarán representadas tres ciudades por donde ha pasado. Empezando por Tenerife, ¿cuál es la clave de que Iberostar se haya habituado a estar entre los ocho primeros?

Tirando de mis estudios, son un excelente modelo de gestión. El crecimiento ha sido sostenido con el tiempo, no a base de talonario, y cuando yo estaba en la isla (en el desaparecido Unelco Tenerife), aquel CB Canarias jugaba en un pabellón muy pequeño, en tercera división española. Subieron a LEB Oro, luego a ACB, asentaron el objetivo de la permanencia y una vez que han tocado playoffs y Copa, se han asentado. Son uno de los mejores equipos de España, empiezan la temporada mirando a los ocho primeros puestos y ya no vienen al torneo a disfrutar, sino con la aspiración de hacer algo grande.

Pasando a Joventut. La temporada pasada rozaron el descenso y la desaparición y ahora están entre los mejores. ¿Qué tiene este club que tanto ha dado al baloncesto español?

Es un club histórico lleno de valores, con un espíritu por detrás muy grande. Dentro hay gente que ha vivido grandes éxitos y pueden transmitírselo ahora a la plantilla. Luego también son una buena gestión, pues han pasado de que todo el mundo les diese por muertos a ir lanzados y conseguir asentar el proyecto. Carles Durán ha hecho muy buen trabajo desde el banquillo, Albert Ventura es el capitán del grupo y Nico Laprovittola es simplemente espectacular. La Copa es un premio a su esfuerzo.

Por último está Estudiantes. ¿Qué sintió cuando una afición tan histórica como la 'colegial' te brinda un homenaje tan grande el día de tu retirada?

Para mi fue muchísimo. Siempre me atrajo como club y pude conectar con su afición. Me llegó mucho al corazón su cariño.

Uno que también se retiró la temporada pasada fue Juan Carlos Navarro. ¿Cómo vio todo lo que pasó entre el Barcelona y su figura?

A nadie en el mundo del 'basket' le gustó cómo se dio el final de Navarro. Un jugador tan especial para el Barcelona y para España, creo que se merecía acabar en otros términos. Desde entonces sí que he visto un cambio en su club para decirle "muchas gracias, Juan Carlos".

Uno que parece no tener fin es Felipe Reyes, que se acaba de convertir en el jugador con más partidos en ACB. ¿Qué piensa de él el jugador extranjero que más encuentros ha disputado en España?

Felipe es otro histórico, lleva 20 años en la liga. Es un ejemplo de evolución a lo largo de la carrera y ha demostrado que los centímetros no lo son todo. La sangre que tiene es compromiso, inteligencia y ganas.

Otro récord en su posesión es ser el jugador con mayor anotación en Gran Canaria, pero Eulis Báez le está pisando los talones. ¿Qué tiene este club que ha acogido tan bien a dos que no son canarios?

Además de a Eulis y a mí hay otros muchos, pero demuestra el lado acogedor de la tierra canaria. Joan Pera y Berni Pérez son gente que también se ha afincado allí y siempre bromeo con Albert Oliver al que le digo que también se va a quedar en la isla. Tienen un carisma especial.

Al Herbalife le está pesando mucho esta campaña el jugar Euroliga. ¿Tiene que haber un cambio de calendario en el baloncesto europeo para reducir los partidos?

Eso es lo que no se puede controlar. Pero un equipo sí puede controlar que cuando juegas en Europa sabes que tienes que armarte muy bien para dos competiciones. A UCAM Murcia le pasa lo mismo e incluso los clubes de gran potencial se quejan del calendario. La plantilla de Gran Canaria era muy justa y lo están pagando, pero ahora deben centrarse en una cosa, salvar la categoría. Luego esto les servirá para el futuro, para aprender y seguir creciendo.

Año de Mundial y Senegal ya está clasificada. ¿Cómo ve a las selecciones africanas para China 2019?

Han ido creciendo tanto en hombres como en mujeres. Tienen talento, pero les falta infraestructuras y organización. En el caso de Senegal hay mucha carencia desde las categorías inferiores y en las selecciones absolutas no se llega en las mejores condiciones a los torneos.

Entonces, ¿si mejoran en esto podrán competir por títulos?

Sí claro, pero para poder competir no se logra en dos años. España tuvo a los 'Juniors de Oro' y una gran planificación detrás. En Senegal los clubes son muy precarios, a veces no tienen balones, canastas o pabellones interiores. Es muy difícil tener equipos potentes cuando no hay trabajo suficiente que soporte eso.

Pasando al lado de los negocios, tiene una empresa con su hermano para el intercambio comercial entre África y España. ¿En qué consiste realmente?

Es una visión que tenía de antes, que me llamaba la atención desde que era jugador. Veía que no había puentes de negocios a África desde España, como sí los hay con Sudamérica. Hay muchas oportunidades en el continente, todas las potencias están metiéndose en el tablero para posicionarse como 'partners'. España no es consciente de lo que tiene al lado y estoy intentando aprovechar mi figura para acercar a ambos.

En cuanto al MBA, ha sido el primer deportista en ser admitido en el décimo curso más prestigioso del mundo en administración de empresas, ¿también lo tuvo claro durante sus últimos años?

Sí, desde que empecé a jugar. Mi idea era competir tres temporadas y luego volverme a Estados Unidos para intentar trabajar en Wall Street, pero los tres años se convirtieron en 18 campañas.

¿Qué es más difícil moverse en la pista o en las aulas?

He notado que la transición está siendo más rápida de lo que esperaba. Tienes dudas por un MBA tan importante, por estar rodeado de ejecutivos...pero estaba ya familiarizado con el ambiente. Aún así el baloncesto, después de 18 años, se me ha tenido que dar bien.

¿Cree que al deportista le da miedo pasar al nivel académico?

Hay muchos atletas en España que han dejado sus estudios después del instituto. Sin embargo, hoy en día se intenta seguir, aunque sea a distancia. Esta es la mejor opción, porque luego te va a dar mucha pereza volver. Por mi forma de ser, he sido siempre muy curioso y mientras jugaba ya hacía cursos para estar formándome.

Quizás es más fácil irse al terreno de los periodistas. ¿Cómo surgió la posibilidad de Movistar+?

Ellos vinieron a por mí. Cuando anuncié mi retirada se empezaron a mover y a través de 'Bropi', jefe de deportes, me llamaron. Nunca lo había pensado, pero hubo un hueco por el paso a un lado que dio Nikola Loncar y me hicieron llegar la posibilidad. Yo les dije lo que tenía de los estudios y lo ya planeado y que si podía compaginarlo estaba abierto a ellos. Me dijeron que sí, que se adaptaban y me llamó la atención el reto. Nunca había comentado un partido en directo, pero me voy adaptando.

¿Ha visto durante estos meses alguna cosa del periodismo que le ha llamado la atención?

Personalmente bromeo mucho con que procuraré no hacer de los errores de los jugadores algo fácil. Yo tengo claro que hasta lo más sencillo conlleva mucho trabajo, pero a veces si caigo en eso les digo que me paren. Ninguno somos Michael Jordan.

El baloncesto casi siempre se muestra abierto al periodismo, ¿por qué cree que no lo hace el fútbol, que en los últimos años parece que hay una guerra entre periodistas y futbolistas?

Son mundos muy distintos. El baloncesto es quizás un negocio más pequeño que permite tener una parte más humana y familiar.

¿Puede ser por valores? El baloncesto siempre ha presumido de ser más transparente al público...

No soy muy fan de decir que en el baloncesto somos mejores que los demás. Al final, todos los deportes tienen valores, pero no son los mismos que en el terreno profesional. El fútbol es un animal distinto al resto, su impacto es enorme.

Hablando de valores y baloncesto. Pau Gasol y LeBron James son dos claros ejemplos de activismo social, ¿cree que sus figuras deportivas les han ayudado a lanzarse a ese terreno?

Creo que sí, pero también los tiempos. Se habla mucho de que Jordan nunca se pronunció, pero porque los deportistas no hablaban públicamente ni tenían redes sociales. Tenían que transmitir un mensaje a los medios y estos al público, con el riesgo que conllevaba que se malinterpretase. A día de hoy lo más fácil sigue siendo decir que no quieres meterte y punto, pero me encanta ver gente como Pau o LeBron que aprovecha su plataforma para las causas en las que se involucran. Gasol es un activista, está con la ONU y sin embargo, podía estar tranquilamente en su casa. LeBron lo lleva todo a un nivel superior, se expone a mucha crítica y llega hasta un presidente de Estados Unidos. Me pongo en pie ante él, pues ha tenido mucho crecimiento desde ser el típico chaval joven de hip-hop hasta ser un líder.

Usted es otro de los que no se esconde en opinar lo que piensa, ¿alguna vez se ha contenido por el qué dirán o por el hecho de poder meter en un lío a su club?

Muchísimas veces. Si la gente se metiese en mis borradores de Twitter con las cosas que no han salido...me echaban de todos los equipos donde he estado. Pero somos ciudadanos, con nuestras opiniones, y yo elijo hacerlas públicas, con mis propias palabras. La diferencia entre otros tuiteros y yo es que Sitapha es una persona a la que sigue más gente, pero siempre expreso mi opinión con respeto. Cuanto más me han dicho "dedícate a meter canastas", más me han movido a hablar, para que el día de mañana un deportista profesional tenga toda la libertad para hablar. En los últimos años se está normalizando cada vez más, pero siempre doy el consejo de que antes de hablar hay que asegurarse de saber mucho del tema. Con el derecho a la libertad está la obligación de estar informado.

Esa vena política que usted posee, ¿tiene claro que la quiere llevar hacia una representación parlamentaria?

Desde que tenía cinco años hablaba de ser presidente. Cuanto más he crecido en este mundo, más me ha llamado la atención, pero no por la política en sí, sino por lo que representa. En mis padres he visto que la política es servir a tu país, no meterte en una carrera o aprovecharte de tu condición. Me indigna la corrupción porque lo he vivido mucho en Senegal, por eso cuando lo he visto en España creo que no puede estar en política, ya que lleva al desapego a la gente. Hay muchas personas que no van a votar y eso para mí es un 'shock', pues en este país es muy sencillo participar en las elecciones después de todo lo que ha pasado. Pero volviendo a mi terreno, la representación es algo que he tenido como una opción, pero algo que sucederá en su momento. He tenido ocasiones de estar en listas, pero no he querido por el hecho de ser un famoso del deporte. Quiero estar por lo que puedo aportar.

Cada vez está más de moda que los deportistas se involucren en política: Javier Imbroda en Ciudadanos, Pepu Hernández en el PSOE y Ruth Beitia estuvo en el PP, ¿es Sitapha el fichaje de Podemos?

Sí me lo han dicho y se ha hablado de ello. No soy inscrito de Podemos, pero sí conozco a gente del partido y se sabe que soy de izquierdas. Pero mira, el miércoles cené con Pepu y pienso subir una foto con él muy orgulloso. El deportista preparado, conocedor de política, tiene un lugar ahí, pero no hay que meterse porque sí. Lo hemos visto con Beitia, la política es un mundo muy especial que tiene que llevar a la buena gestión. En España me preocupa mucho cómo llega la gente al poder, arrimándose a cualquiera y cambiando de opinión para llegar hasta arriba. No todo vale, en deporte y en política.

Ha dicho que estuvo cenando con Pepu, ¿cómo ve el paso que ha dado?

Aunque mucha gente del 'basket' se sorprendió y se preocupó al ver la noticia, yo me alegré. Pepu es muy respetado y viendo cómo está el patio...a la primera de cambio intentan ensuciar su imagen manipulando cosas. En la cena me contó la versión real y me quedé flipando de lo que se ha intentado vender. Por un valiente, los demás no le tenemos que decir "cómo te metes aquí". Tenemos que aplaudirle y ayudarle, él no tenía ninguna necesidad porque es muy querido en este país y tiene una situación personal muy buena. Le aplaudo y luego debato con él sus ideas, pero me ha encantado ver que está en un punto de escuchar. El político no tiene que ser el jefe, sino el camarero. Así que me encanta que esté Pepu, como Carmena, cuantos más candidatos haya, mejor.

¿Le dio algún consejo?

A él siempre le pido consejos más que dárselos. Le felicité por dar el paso y estuvimos viendo realidades de Madrid de las que no se habla. Espero que mi conversación con él le ayudase.

Pepu es ADN del Ramiro de Maeztu y usted tiene pasado en el Estudiantes y herencia socialista de su padre, ¿no se ve con Pedro Sánchez?

Tomando una caña después de la Copa del Rey sí me veo. Pero fuera de bromas, para mí lo importante no es que te llamen, sino para qué te llaman. La política, hasta ahora cuando se me ha ofrecido una lista, no cuadraba con mi plan de vida. Si realmente siento que puedo aportar algo, iré con quien pueda tener un impacto.

¿Uno de los que le llamó fue Pablo Iglesias?

Sí, tuvimos contacto directo hace años para ir de candidato independiente. Pero antes de él, no diré quiénes, también me han llamado otros partidos.

Antes ha mencionado su gusto por Manuela Carmena. Íñigo Errejón se ha ido por su vertiente, ¿cree que ésto puede dañar a Podemos?

Para mí creo que no ha sido la opción adecuada. Ni esta ni otras que ha habido, pero lo achaco a algo de un partido joven. Por ser un partido de izquierdas, con gente de diversas opiniones, es lógico que haya divisiones, pero lo malo es no saber el espacio donde debes discutir. Hay gente deseando verles enfrentados, pero para mí lo malo será cuando vea corrupción en su partido, así que si discuten sobre ideas lo veo normal, pero que lo hagan en su casa. No me interesan sus problemas como no me interesan los de Sálvame. La forma de la salida de Errejón no me ha parecido bonita, siempre le he visto bien, pero me ha extrañado el momento y el cómo.

Vamos, que viendo los casos que están saliendo, en los vestuarios de baloncesto se hablará mucho de política...

Sí, tengo muchos compañeros interesados. Además, como coincide gente de muchos países, se debaten distintas opiniones y culturas. Con los americanos he tenido grandes debates antes y después de Trump. Al contrario de lo que se piensa desde fuera, hay personas muy interesadas en opinar dentro del baloncesto.

Para terminar, lo típico. Campeón y MVP de la Copa.

He hecho una porra por ahí, así que no puedo cambiar. Elegí al Barça y a Kévin Séraphin.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0