Construcción Inmobiliario

Ya es 'oficial': la inmobiliaria Llanera, en situación de "insolvencia inminente"

Negociaciones con bancos a contra reloj, prooveedores enfadados, trabajadores expectantes y tensión en la dirección. Este es el panorama que Llanera ha vivido en las últimas semanas con el fin de evitar lo inevitable. A primera hora de la mañana Llanera reconocía su realidad públicamente: no tiene dinero para pagar a los proveedores

La constructora e inmobiliaria valenciana presentó hoy en el Juzgado Mercantil número dos de Valencia la petición de concurso voluntario de acreedores para las seis empresas que conforman el grupo.

La compañía valenciana reconoce su situación de "insolvencia inminente" de cada una de sus seis empresas. Un panorama que se ha producido tras la negativa de muchas entidades financieras a estructurar deuda a largo plazo.

Es decir, que los bancos ya no querían prestar más dinero a la compañía para que hiciera frente a sus pagos. De esta manera, Llanera se convierte en una de las primeras víctimas del cambio de ciclo inmobiliario que vive el sector. En este caso, los retrasos para la tramitación urbanística de los proyectos de Llanera le han llevado a esta situación.

Sociedades que han solicitado la suspensión

Las sociedades que han presentado la solicitud de suspensión de pagos son Llanera SL, Llanera Construcciones, Obras y Proyectos SLU, Llanera Urbanismo e Inmobiliaria SLU, Aldalondo, SLU, Descans Les Marines SLU y Patrimonial Arenall SLU.

Estas empresas basan su petición en la situación de insolvencia inminente de cada una de ellas y del grupo que forman, y que ya ha producido como efectos la negativa de muchas entidades financieras a estructurar la deuda a largo plazo, según las fuentes.

El magistrado de lo Mercantil número 2 tendrá que dictar ahora un auto de declaración de concurso, en el que también se nombrará a las tres personas que a partir de ese momento serán los administradores concursales.

Paralelamente, y con posterioridad a la presentación del concurso voluntario, un grupo de acreedores del grupo inmobiliario ha presentado la petición de concurso necesario, que el Decanato de los juzgados de Valencia ha trasladado al juzgado de lo Mercantil número 1.

No obstante, fuentes del TSJCV precisaron que ambas solicitudes de concurso deberán ser tramitadas en un solo juzgado, como establece la Ley Concursal.

La compañía achaca el concurso de acreedores a la evolución del mercado

El Grupo Llanera, en un comunicado, ha atribuido la solicitud de concurso de acreedores voluntario de determinadas compañías del grupo a la "evolución del mercado inmobiliario en España en los últimos meses, al incremento continuado del euribor", al "continuado deterioro en la imagen de su solvencia" y a "la estructura del negocio y la financiación de Grupo Llanera".

En el comunicado, la compañía indica que la primera de las causas de la "crisis" del grupo aducidas en la solicitud se refiere "a la evolución del mercado inmobiliario en España en los últimos meses y el incremento continuado del euribor", cuyas "consecuencias" fueron "la retracción del crédito a particulares para la compra de viviendas y la reducción de la financiación para el emprendimiento de nuevos proyectos inmobiliarios".

En segundo lugar, Llanera apunta que desde inicios de 2007, este grupo "viene sufriendo un continuado deterioro en la imagen de su solvencia por las repetidas noticias aparecidas en los medios, como consecuencia de los ajustes de plantilla que el grupo afrontó como medidas empresariales de reorganización del mismo ante las nuevas circunstancias del mercado inmobiliario".

Al respecto, incidieron en que las "consecuencias directas y más recientes" de ello fueron "el progresivo recorte del crédito con sus proveedores, el cierre de la clasificación por las compañías aseguradoras de crédito y caución, y la limitación del acceso a nueva financiación por parte de las entidades de crédito".

Según explica, la empresa "ha podido mantenerse durante un periodo de más de nueve meses al corriente de sus pagos, aún a pesar de las gravísimas dificultades de tesorería que ha tenido que soportar como consecuencia de lo anterior", subrayaron las mismas fuentes.

En tercer lugar, señala que tuvo "especial incidencia" como causa de la crisis "la estructura del negocio y la financiación" del grupo, puesto que la actividad inmobiliaria "tiene proyectos de maduración a largo plazo que se han sido financiados a corto plazo".

Así, detalla que "al romperse el ciclo de venta de viviendas y de terrenos, el grupo ha intentado durante los últimos meses cerrar acuerdos de reestructuración de su endeudamiento financiero con sus principales entidades de crédito, de forma que le permitiesen adecuar la amortización de su deuda a la capacidad de generación de recursos e incluso pudiera reducir su endeudamiento mediante la cesión de determinados proyectos a estas entidades", acuerdos que "no han sido posibles ante la negativa a aceptarlos por parte de las entidades de crédito", lamentaron desde la compañía.

Respecto a las "fórmulas para superar la crisis" que propone el grupo, explicaron que apuesta por "la reestructuración de la actividad constructiva, de forma que pueda reducir sus costes fijos, concentrándose en los segmentos de actividad más rentables --que son los tradicionales del grupo--, en la actividad inmobiliaria con el desarrollo progresivo de las promociones inmobiliarias en curso, y continuar la transformación urbanística de aquellos desarrollos inmobiliarios, en gestión de toda índole, y la adecuación de su estructura de deuda, convirtiéndola a largo plazo".


WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud