Cataluña

Bcn3D obtiene 2,7 millones de capital semilla

  • La 'startup' se dedica a impresoras 3D de escritorio de gran calidad
Xavier Martinez, CEO de BCN3D / EE.
Barcelona

La startup catalana BCN3D recibió, hace pocas semanas, una inversión de 2,7 millones de euros en ronda de capital semilla. La firma, de muy reciente creación –pero presente en el sector desde 2012-, es líder en una tecnología de impresión 3D llamada IDEX, que permite duplicar la productividad respecto a las impresoras en 3D de escritorio convencionales.

Parte del equipo fundador está compuesto por Xavier Martinez Faneca –CEO de BCN3D- y Marc Felis, el Marketing Manager. El equipo se completa con Pol Domenech, Eric Pallarés, José Antonio Ortega, Roger Uceda y Roger Antunez.

Los orígenes de la firma se encuentran en un proyecto llamado RepRapBCN. El éxito de este reside en que cualquier persona podía descargarse el diseño tridimensional de la impresora 3D para replicarlo en su oficina.

Al haberla publicado en Internet, el proyecto adquirió unos tamaños inéditos y la tecnología empezó a crecer de manera agigantada, ya que cada nuevo diseño propuesto por alguien incorporaba una serie de mejoras que eran consideradas por el siguiente diseñador. Eran una comunidad mundial donde todo el mundo participaba en la evolución del diseño.

En 2012, RepRapBCN se descargó uno de los modelos y decidieron montarlo en sus instalaciones. Es allí donde vieron la oportunidad de negocio. De hecho, las primeras unidades se vendieron en poco tiempo. Habían detectado una oportunidad y tenían muy claro que la impresión en 3D iba a adquirir una importancia extraordinaria.

Y es que la impresión 3D es una tecnología que está cambiando la manera en la que se fabrican las cosas y se diseñan. Es una nueva herramienta, un nuevo proceso productivo. Y está acelerando tanto los procesos creativos como los propios desarrollos de los productos. Es más, en muchos casos, también está reduciendo los costes. Gracias a la impresión 3D, las empresas no deben externalizar sus prototipos ni fabricarlos con tecnologías caras, pueden hacerlo en sus propios centros de trabajo. Y eso, el equipo de BCN3DTech lo tenía muy claro.

El primer diseño de impresora de la firma lo subieron también a Internet. Era un modelo con una serie de mejoras respecto al diseño original. Después de vender unas unidades, se dieron cuenta que aún podían mejorarlo más. A finales de 2012, publicaron la impresora BCN3D+, el modelo que permitía darlos a conocer en España y Francia.

Entre sus clientes ya figuraban escuelas, pequeños emprendedores, entusiastas que lo usaban como hobby y pequeñas empresas que querían desarrollar prototipos. A mediados de 2014, y en pleno auge de la impresión 3D, se dieron cuenta de que el proyecto tenía mucho más potencial y que el producto actual solo encajaba en según qué sectores. Para poder entrar a las empresas era necesario crear un producto más robusto y fiable.

El equipo vio en ese momento la necesidad de crear un producto profesional, no algo parecido a un kit. Necesitaban un producto final, y más plug-and-play. Y coincidió en que detectaron que existía un tipo de tecnología que aún no se había visto en ninguna máquina del mercado, la doble extrusión fiable.

Fue entonces cuando el proyecto dio un giro. Decidieron cambiar su modelo de negocio y lanzar al mercado la primera impresora 3D de doble extrusión, la BCN3D Sigma. Y aprovecharon para cambiar el nombre de su proyecto al actual, BCN3D Technologies.

Impresoras de escritorio

Esa tecnología aplicada a ese producto, a la que llamaron IDEX, fue una gran novedad en el mercado, sobre todo a nivel de concepto. Huyendo de explicaciones demasiado técnicas, BCN3D Technologies había conseguido impresoras 3D de escritorio que ofrecían una calidad similar a las industriales, productos con un precio muy superior. Como comenta un miembro del equipo, "democratizamos las características de las máquinas industriales a las máquinas de sobremesa."

Gran potencial

Los límites de BCN3DTech están aún por descubrir. Uno de los inversores, Samuel Gil, Partner de JME Venture Capital, declaraba que están "muy satisfechos" de unirse "a la aventura de BCN3D" en un sector que califican de "impresionante": su potencial es enorme.

El inversor destaca que la firma apueste por el talento, la pasión y las habilidades de ejecución. Además, Gil enfatiza "su visión única de la industria y su ambición de liderar el mercado", que considera, al igual que sus productos, "prometedoras".

Una información de Jordi Sabater. Para leer más, haz click en la Revista Catalunya.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0