Cataluña

Los independentistas quieren copar el poder en la Cámara de Barcelona

  • La Generalitat pretende modificar la ley cameral a medida para los soberanistas
Edificio de la Llotja de Mar, de la Cámara de Barcelona / Alamy.
Barcelona

La candidatura impulsada por la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y el Cercle Català de Negocis (CCN) no está dispuesta a compartir el poder en la Cámara de Comercio de Barcelona tras ratificar su triunfo por mayoría absoluta, con 31 escaños de los 60 que conforman el pleno, según el escrutinio definitivo comunicado el lunes por la noche.

Se reúnen este miércoles los 40 componentes de la lista ganadora, denominada Eines de País (Herramientas de País), para poner ideas en común y postularse para ocupar al completo los 12 asientos del comité ejecutivo. Estos cargos incluyen la presidencia, varias vicepresidencias y las vocalías, y se postulan 16 miembros de la candidatura independentista, que serán elegidos en votación interna de Eines de País dentro de una semana, según han explicado desde la candidatura a elEconomista.

También prevén cambios para el pleno de la Cámara, ya que en su programa defendían que todos los miembros sean electos. Actualmente lo son 40, mientras que 14 asientos se reservan para las grandes empresas que realizan más aportaciones dinerarias voluntarias -75.000 euros anuales cada una-, y seis se eligen entre candidatos propuestos por las patronales catalanas Foment del Treball y Pimec.

El objetivo de Eines de País es "poder suplir" las grandes empresas buscando sistemas de financiación alternativos, todavía por decidir: "No queremos depender de ese dinero", sostiene uno de los candidatos a presidir la Cámara y portavoz de la candidatura, Joan Canadell, de la empresa Petrolis Independents. Añade que el cambio no es urgente, pero sí se quiere abordar este mandato.

Las 14 empresas actuales con asiento pagado tienen firmado un compromiso por cuatro años, pero la renovación de la aportación económica es anual, por lo que podrían renunciar a su puesto, dejando de pagar el próximo año, si no están de acuerdo con el nuevo rumbo que tome la entidad cameral.

Sobre el boicot a la representación de las grandes empresas en el pleno, Eines de País contará con el apoyo de la Generalitat. La consellera de Empresa y Conocimiento, Àngels Chacón, afirmó ayer que el Gobierno catalán tiene como objetivo modificar la ley catalana de las cámaras de comercio, con la que pretende "abordar sus funciones, financiación y composición", y reducir "a la mínima expresión" la representación en los plenos mediante aportaciones económicas, según Ep.

"No es una hecatombe"

En rueda de prensa para defender el sistema de votación y la validez de los resultados de las elecciones a las cámaras de comercio catalanas, Chacón también afirmó que el triunfo de la candidatura independentista en Barcelona no es "una hecatombe empresarial" ni va a perjudicar a la economía catalana.

Desde Eines de País, Joan Canadell asegura que trabajarán por "mejorar y ayudar al progreso económico de Cataluña", aunque también quieren avanzar junto a la Generalitat para "construir la república", preguntando asiduamente a los empresarios del censo -que actualizarán-. Reivindica que la Cámara de Barcelona es un lobby, y que "todos los lobbies hacen política".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0