Cataluña

Pimec pide incentivar la actividad económica mediante la fiscalidad local

  • Con motivo de las elecciones municipales, la patronal propone un paquete de medidas a las candidaturas
  • Solicita favorecer al tejido empresarial con el IAE y al comercio con el IBI
  • Defiende cuidar la imagen del turismo erradicando el top manta
Josep González, presidente de Pimec / Luis Moreno.
Barcelona

La patronal de la micro, pequeña y mediana empresa catalana, Pimec, propone al próximo gobierno de la capital catalana que incentive –o al menos, no desincentive- la actividad económica a partir de instrumentos fiscales de competencia municipal. Según el presidente de la patronal, Josep González, su deseo es "disponer de una Barcelona atractiva y cultural, sostenible, dinámica, segura, con planificación metropolitana y líder ferial".

Pide que el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) se vincule a la actividad real de las empresas, estableciendo bonificaciones dedicadas a impulsar la emprendeduría. Además, en caso de que los beneficios empresariales sean negativos, sostiene reducir el IAE o bien anularlo.

Con el objetivo de estimular la pequeña y mediana empresa, defiende reducir los obstáculos y simplificar los trámites para la creación de este tipo de empresas.

En la misma línea, sostiene que hay que facilitar el acceso de las pymes a la contratación pública para "acercar el peso específico de la pyme en la contratación pública a su peso real en la economía", tal y como argumenta Pimec.

Para ello, apuestan por lotes de contratos públicos "tan pequeños y eficientes como sea pequeño" y limitar el número de lotes a los que las empresas puedan presentar sus ofertas, así como el número de lotes a los que una empresa pueda resultar adjudicataria.

El comercio como sector esencial

En primer lugar, la patronal, para conseguir la competitividad del comercio local, aboga por simplificar la hiperregulación del sector, de modo que se facilite la apertura de nuevos comercios y que "la burocracia técnica" no sea un "impedimento".

Y, en segundo lugar, pide al próximo gobierno de Barcelona que es "imprescindible" erradicar "cualquier tipología de venta ambulante ilegal". El objetivo: permitir al comercio local operar en condiciones de competencia leal.

De forma complementaria a la medida anterior, Pimec apoya un protocolo de actuación entre todas las administraciones públicas competentes y las fuerzas de seguridad para preservar la seguridad en el comercio –por ejemplo, en materia de hurtos-.

La patronal también exhorta, para asegurar el correcto funcionamiento del sector comercial local y su competitividad, a bonificarle el IBI.

Empresas y sostenibilidad

Para Pimec, una de sus prioridades son las infraestructuras que favorecen la actividad económica. Es decir, los polígonos empresariales. Para que puedan cumplir su cometido, la Pimec defiende que se garantice su acceso a las telecomunicaciones y a la fibra óptica y que se "mejore su imagen", incrementando la frecuencia de limpieza y de desbroce.

En otro orden de cosas, la patronal, para avanzar hacia una sociedad más sostenible medioambientalmente, recomienda la instalación de fuentes de energía renovable e instalar puntos de recarga para vehículos eléctricos.

Turismo con buena imagen

Apartándose de la idea de que el turismo produce solamente efectos económicos, Pimec sostiene que el turismo va más allá y que tiene "un impacto a nivel social y en relación a la imagen y proyección exterior de las ciudades". Para cuidar esta imagen, propone frenar las actividades ilegales del top manta y destinar el dinero que proviene de la tasa turística a promover y mejorar el turismo y el entorno.

Ello sin olvidar el control de la oferta ilegal de alojamientos turísticos y de restauración. A esto último, Pimec se refiere a la venta de comida por la calle.

Sinergias para la productividad

Con todo, como herramientas para dar una respuesta rápida a las necesidades cambiantes de los sectores productivos, la patronal apoya coordinar todas las iniciativas de formación profesional a nivel municipal.

Y, por otro lado, una global interlocución entre el sector público y el privado porque este último tiene "un buen conocimiento de los polos y la experiencia en materia económico-empresarial".

Según la OCDE, los proyectos que proveen servicios públicos mediante el sector privado son un 14 por ciento de media sobre el conjunto del PIB. En España, la cifra es inferior, situándose en el 10 por ciento. "La creación de valor público necesita esta colaboración", concluye Pimec.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.