Cataluña

Todó dice ahora que no votó su subida salarial en CatalunyaCaixa

  • Coincide con Serra en señalar que el BdE estaba informado
  • Un exvicepresidente dice creer que los incrementos eran justos y legales
Adolf Todó y Narcís Serra con un abogado a la llegada al juzgado. Foto: Efe
Barcelona

El exdirector de CatalunyaCaixa (CX) Adolf Todó protagonizó ayer en la Audiencia de Barcelona la segunda jornada de declaraciones en el juicio contra la antigua cúpula de la entidad por el caso de los incrementos salariales en plena crisis económica y durante el rescate de la entidad por parte del Estado.

En su comparecencia, Todó defendió que no participó en la votación del Consejo de Administración de la entidad del 19 de enero de 2010, donde se aprobó una de las dos subidas de sueldo por las que le investiga la Justicia, a pesar de haber declarado lo contrario en la fase de instrucción.

En dicha reunión, la excúpula de CatalunyaCaixa aprobó incrementar el salario fijo de Todó en 100.000 euros, pasando de 700.000 a 800.000 euros anuales, y también elevar su retribución variable del 35 al 50 por ciento. "Yo no estaba. No podía ni abstenerme ni votar a favor ni en contra. No estaba", afirmó Todó, que añadió que el expresidente de CX, Narcís Serra (investigado en la misma causa), le ayudó a recordar que se ausentó durante la votación sobre su incremento salarial.

Por el contrario, el exdirector de la entidad sí que admitió haber participado y votado favorablemente en el Consejo de Administración del 13 de octubre de 2010, en el que se resolvió subirle el sueldo de 800.481 a 812.500 euros. No obstante, el fiscal le acusa de haber votado a favor en las dos reuniones.

En la misma línea que siguió Serra en su declaración de la semana pasada, Todó aseguró que el Banco de España tenía conocimiento de las subidas de sueldo en la entidad, ya que en 2010 CatalunyaCaixa ya se encontraba en plena supervisión y se había destinado a un inspector fijo en la caja. Finalmente, el exdirectivo reconoció que su salario creció un 30 por ciento al fichar por la entidad, pero que no es un "kamikaze" y que aceptó el cargo porque confiaba en la solidez de CX.

También declaró ayer el exvicepresidente de CatalunyaCaixa, Joan Güell, que defendió que él creía que los incrementos salariales eras justos y legales, y que desconocía que la entidad era vulnerable, ya que los ejecutivos le aseguraban que CX saldría adelante. Güell no fue directivo de la caja, pero sí cobró dietas por participar en la comisión de retribuciones que aprobó el aumento de Todó.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.