Cataluña

Bestiario acelera su crecimiento, con o sin Covid, con nuevos proyectos y 15 años de experiencia

  • José Aguirre (CEO): "Las grandes empresas han fiado su futuro a la tecnología, olvidando que lo importante es el conocimiento"
Plataforma de información diseñada por Bestiario para el grupo Seat. eE
Barcelona

Idear, diseñar y desarrollar soluciones creativas basadas en datos y su manejo inteligente es el quehacer diario del equipo de 25 personas que trabajan en la consultora Bestiario.

Un grupo de diseñadores y expertos en visualización de datos, ingenieros en ciencias de la computación y telecomunicaciones con experiencia comprobada en ingeniería de software, matemáticos aplicados con experiencia en ciencia de datos y consultores y economistas de negocios.

La compañía nació como una pequeña empresa creada por la sintonía entre un arquitecto, un matemático y un gestor cultural, Andrés Ortiz, Santiago Ortiz y José Aguirre, respectivamente, y se sumaron Carolina Vallejo y Raimon Mirada. Su eslogan inicial es válido 15 años más tarde: Hacer comprensible lo complejo.

El sector, la actividad, la dimensión... no importan. Lo realmente primordial son los datos que maneja cada empresa para la que desarrollan sus creativas soluciones. José Aguirre, su presidente, define Bestiario como un Alquimista de datos que identifica, explora, innova y aporta soluciones innovadoras diseñadas para crear nuevas oportunidades de negocio capaces de cambiar las reglas del juego, gracias a su creatividad e imaginación. La consultora ha llegado a su etapa de madurez y aborda ahora su crecimiento orgánico puede que exponencial, "pero controlado", advierte Aguirre. No se dejarán comprar "para no perder la esencia", ni buscan fusiones. Las alianzas por proyectos sí están en su ADN.

Pese a la incertidumbre sobre la evolución de la economía en el tercer trimestre de este año, Bestiario espera cerrar 2020 con una facturación de entre 1,8 millones -en un escenario negativo- hasta los "deseados" 2 millones de euros.

Desde Barcelona y con una sede en Bogotá (Colombia) para el mercado americano, Bestiario no pone fronteras. La cartera de proyectos así lo demuestra. "Tenemos proyectos muy variados, pero con un denominador común: un hardware que está desarrollando una compañía necesita de Bestiario para hacer una interface -sacando el máximo potencial de los datos con tecnología- que lo conecte con el consumidor" de manera simple y transparente, explica Raimon Miranda, director general. Aguirre lo define: "ser más digitales para ser más analógicos y humanizar la tecnología para hacer la vida más fácil".

Ahora, sobre la mesa, las negociaciones para trabajar con una spin off del Barcelona Supercomputing Center (BSC) sobre un simulador de órganos 3D del cuerpo humano para hacer pruebas virtuales en conjuntos de población masivos. Una tecnología que podría testear vacunas, reduciendo coste, tiempo y riesgos. El proyecto permitirá saber sin estudios clínicos cómo responde el cuerpo humano completo ante enfermedades, fármacos o tratamientos.

Otro proyecto incipiente es la colaboración con Satellogic, desde 2015 en Uruguay, para posicionarse como una de las naciones con más satélites en órbita -unos 300 dispositivos- que viajarán alrededor de la Tierra para fotografiarla desde la órbita y que permiten tomar imágenes con una precisión de un metro de distancia. La compañía, fundada por los argentinos Emiliano Kargieman y Gerardo Richarte, también tiene sedes en Buenos Aires, Barcelona, San Francisco y Tel Aviv.

El cliente de Bestiario no sólo es diverso por actividades, sino también por dimensión. "Trabajamos con empresas grandes y pequeñas, pero generalmente todas disponen de un equipo interno en el área de Inteligencia Artificial potente y consolidado", explica Raimon Mirada y pone de ejemplo los proyectos para Banco Sabadell, entidad financiera con la que iniciaron su colaboración en 2013. Aguirre advierte: "Las grandes empresas han fiado su futuro a la tecnología, pero algunas han olvidado que lo importante es el conocimiento".

En nuestro sector, añade Mirada, la gestión del dato es sumamente privada y debe realizarse internamente, pero recurren a Bestiario para diseñar nuevas soluciones y aplicaciones "para extraer nuevo conocimiento de esos datos". Bestiario innova con el manejo de los datos centrándose en el área de negocio de las compañías con el objetivo de pensar cómo extraer valor a ese dato y diseñar, desarrollar e implementar una aplicación. "Esa es nuestra tarea".

"Somos una smart en un sector donde la competencia son grandes consultoras", evidencia su fundador, "lo que nos proporciona una gran flexibilidad y adaptación al cliente", añade Aguirre. Destaca que las aplicaciones de Bestiario, las herramientas que diseña, son "poco dependientes de nosotros -aunque realizamos mantenimiento si es necesario- y bastante autosuficientes, de manera que el cliente puede ir adaptándolas a sus necesidades". No obstante, su relación con clientes como Banco Sabadell, Seat o Grupo Puig no deja de afianzarse con nuevos y más creativos proyectos.

El 'Pulso' de la economía

Hablar de proyectos pasados, presentes y futuros con el equipo de Bestiario es hablar de todo un poco. Desde la exposición 'Auditing the Creative Process' del chef Ferran Adrià, a comunicar la complejidad del universo del vino de Dom Pérignon a sus minoristas selectos, pasando por el espacio Fragrance Finder de Douglas en Frankfurt, gracias a la estrecha colaboración con el Grupo Puig. Con esta empresa familiar de moda y fragancias, junto con BSH, fabricante alemán de electrodomésticos, también se creó 'The Alchemist Atelier', una nueva experiencia de cliente plasmada en una máquina para crear rápida y fácilmente fragancias personalizadas. Entre lo más reciente, intensificando el trabajo en equipo con Banco Sabadell, surgió '#Pulso' en mayo de 2020; una aplicación desarrollada por Bestiario cuyo objetivo es proporcionar información sobre la recuperación económica durante el Covid-19 utilizando datos reales de los 270.000 terminales TPV instalados en comercios y establecimientos de toda España con más de 4 millones de transacciones. Y, con Seat, la iniciativa 'Seat Fast Lane' para establecer un nuevo estándar global en la producción de vehículos mejorando los tiempos de entrega de los automóviles a tan sólo 21 días.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.