Cataluña

Tecnoair y Suimaq se unen para crear una compañía líder del aire comprimido

  • Son el grupo más importante de España y Portugal en su sector sin contar multinacionales
  • Entre las dos, facturan 14 millones de euros y esperan llegar a los 20 millones para 2020
El gerente de Tecnoair, Josep Arnan y el gerente de Suimaq, Cristóbal Sancho. EE

La unión hace la fuerza. Esto debieron pensar Josep Arnan, gerente de Tecnoair Aire Comprimido, y Cristóbal Sancho, gerente de Suimaq. Ambas pymes han sido siempre rivales en el sector del aire comprimido y, tras vislumbrar la llegada de grandes cadenas amenazando el negocio, y de quedar un día para comer, se unen para crear el grupo más importante de España y Portugal en su sector sin contar las grandes multinacionales.

La unión hace la fuerza. Esto debieron pensar Josep Arnan, gerente de Tecnoair Aire Comprimido, y Cristóbal Sancho, gerente de Suimaq. Ambas pymes han sido siempre rivales en el sector del aire comprimido y, tras vislumbrar la llegada de grandes cadenas amenazando el negocio, y de quedar un día para comer, se unen para crear el grupo más importante de España y Portugal en su sector sin contar las grandes multinacionales.

En realidad, como explican ambos directivos, sus compañías se complementan muy bien. Mientras Tecnoair vive del compresor grande, Suimaq hace lo propio con el más pequeño y, asimismo, mientras el 70 por ciento de la facturación de Suimaq procede de la venta de equipos y el resto de mantenimiento, la de Tecnoair se distribuye exactamente al revés.

El resultado de lo que iba a ser una comida de conciliación ha terminado siendo un holding que, según sus estimaciones, es potencialmente, sin contar con las multinacionales, el número uno de España y Portugal en términos de facturación, trabajadores y demás servicios.

"En Europa estamos entre las 10 y 15 empresas líderes del mercado. Tenemos contactos para trabajar a nivel continental, aunque nuestros esfuerzos se concentran a nivel nacional", dice Arnan. No en vano, el 95 por ciento de su actividad se concentra en España.

Holding, la mejor estructura

Con ambas compañías en una posición ventajosa dentro del sector, su unión, firmada en diciembre, empezó a operar como holding el pasado 1 de enero. Para no perder competitividad en el sector, tanto Sancho como Arnan decidieron que la mejor estructura posible para la empresa resultante era la de holding, es decir, la de compañía matriz que controlara todas las marcas tanto de Tecnoair como de Suimaq.

"Hemos decidido una estructura empresarial en la que todas nuestras empresas sigan trabajando con su nombre", explica Arnan. "La forma de holding ha sido mucho más sencilla. Todas las marcas seguirán operando y, en cada momento, decidiremos cuáles reciben los trabajos".

Objetivo: 20 millones en 2020

Ahora mismo, el grupo de empresas resultante de la fusión entre Tecnoair y Suimaq cuenta con alrededor de 100 trabajadores. A esta cifra se le deben sumar colaboradores externos de los cuales más de 20 son "prácticamente en exclusiva". Esta centena de empleados trabajan para satisfacer a cerca de 6.000 clientes y mantener un total de 9.000 máquinas. "El ratio es de 1,5 máquinas por cliente", explica el gerente de Suimaq.

Después de la fusión, ambos directivos creen que su poder de captación de clientes crecerá exponencialmente. "Queremos liderar el sector y jugar fuerte. Con todos los medios que contaremos y el potencial resultante de la unión aumentaremos el número de clientes", asegura Sancho.

En el plano económico, aunque aún es pronto para lanzar estimaciones a plazo más largo, Arnan explica que, entre las dos, facturan 14 millones de euros. "Contando que nada es exacto, creemos que en 2020 podemos llegar a los 20 millones. Consideramos que es una cifra asumible".

Más información en la Revista Catalunya

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.