Castilla y León

Europa anula el registro de la marca «Carlos Moro»

Bodegas Matarromera
Valladolid

La Oficina Europea de Propiedad Intelectual (EUIPO) ha dado la razón a Bodegas Emilio Moro en su demanda de nulidad ante dicha Oficina al entender que el uso de la marca "Carlos Moro" es susceptible de suponer un aprovechamiento indebido del renombre de Emilio Moro.

La demanda de nulidad fue presentada por parte de Bodegas Emilio Moro en ejercicio de su derecho y deber de proteger el legado y reputación de la compañía y de velar por el derecho de los consumidores a elegir bien informados, informa la compañía.

Bodegas Emilio Moro presentó una solicitud de declaración de nulidad contra el mencionado registro de la marca "Carlos Moro" porque entendió que se aprovechaba de la reputación y renombre logrados tras años de esfuerzo, inversión y absoluta dedicación por parte de Bodegas Emilio Moro. Así, la Oficina Europea ha confirmado, a través de su resolución, que Emilio Moro, cuya marca ha sido utilizada desde los años 90, goza de renombre en España en el sector del vino.

Dado el renombre de Emilio Moro y la concurrencia de un apellido idéntico ("Moro") en ambas marcas, la EUIPO considera que "la marca posterior (Carlos Moro) evocará en la conciencia del público" la marca Emilio Moro. En consecuencia, concluye, es probable que los consumidores asocien una marca con la otra, incurriendo en un "aprovechamiento indebido del renombre" de Emilio Moro.

Bodegas Emilio Moro siempre ha defendido que la coexistencia en el sector vitivinícola de productos ofrecidos bajo otras marcas que utilizan el apellido "Moro" como parte relevante de su marca supone un aprovechamiento injusto de su reputación y, además, puede generar confusión en los consumidores en relación con la marca "Emilio Moro".

Esto supone un beneficio para otras marcas aparecidas de forma repentina y, por tanto, asociadas en mucho menor medida a este apellido, así como un menoscabo a la reputación y al carácter distintivo de Emilio Moro. Así, Bodegas Emilio Moro se siente responsable de actuar en protección de su legado y la tradición vitivinícola intrínsecamente ligados al apellido familiar y a la actividad que la compañía desarrolla.

Bodegas Emilio Moro rechaza rotundamente cualquier acto que pueda impactar en su legado o que pueda aprovecharse del renombre y reputación que las Bodegas en general, y los vinos Emilio Moro en particular, gozan en el mercado.

Bodegas Emilio Moro se encuentra muy satisfecha por la decisión de la EUIPO, sobre la que cabe recurso, y confía en que los tribunales españoles continuarán con el criterio de las autoridades europeas para la resolución del procedimiento en España contra Carlos Moro y las sociedades de Grupo Matarromera, que de momento se encuentra pendiente.

Respuesta de Matarromera

Mientras, Grupo Matarromera, ha lanzado un comunicado en el que recuerda que la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM), dependiente del Ministerio de Energia, Turismo y Agenda Digital, desestimó la semana pasada las alegaciones presentadas por la mercantil Emilio Moro contra el uso de la marca Carlos Moro en el ámbito de mercado español.

A la vez, en la misma Resolución de Concesión del pasado 16 de Octubre, la OEPM otorga la marca a Bodegas y Viñedos Carlos Moro para su uso por diez años sin restricción alguna en el mercado español, el más importante en lo relativo a las ventas.

La OEPM en su resolución afirma que "no existe riesgo de confusión o asociación en el mercado acerca del origen empresarial" y, por tanto, "no se tiene en cuenta la oposición basada en la notoriedad de la marca oponente (Emilio Moro)".

Por consiguiente, la marca Carlos Moro, registrada ya en el mercado español para la producción y comercialización de vino desde el 30 de enero de 1997, obtiene el respaldo de la oficina española al no tener en consideración las alegaciones marcarias planteadas por Emilio Moro.

Según la compañía, esta resolución es un acto administrativo que da confianza a todos los operadores que contribuyen al desarrollo comercial de Bodegas y Viñedos Carlos Moro en el marco del mercado español.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.