Castilla y León

Herrera descarta problemas en la acción de gobierno de la Junta de Castilla y León por la bicefalia

Herrera en su comparecencia de este jueves

El presidente de la Junta y del PP de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ha negado hoy que vaya a haber problemas con la bicefalia que se va a producir por su abandono del liderazgo del partido y ha garantizado su "neutralidad más exquisita" respecto a las candidaturas que se presenten.

Pocas horas después de anunciar que no concurrirá a la Presidencia del PP de Castilla y León, un Herrera relajado y "con un estado de ánimo espléndido" ha asegurado que "es preferible la bicefalia a no tener ninguna cabeza".

Herrera seguirá como presidente de la Junta, pero no optará a volver a liderar el PP de Castilla y León, cargo para el que se han anunciado dos precandidaturas: el alcalde de Salamanca y secretario autonómico, Alfonso Fernández Mañueco, y el alcalde de León y vicesecretario de Organización, Antonio Silván. Con el que resulte elegido, convivirá Herrera los próximos dos años.

El presidente del Ejecutivo regional ha insistido en que no teme que la bicefalia afecte a la acción de gobierno. Serán "personas leales, que se visten por los pies y que comparten proyecto", ha dicho para asegurar "hasta en los toros se torea al alimón".

"Lo he querido hacer natural y ahora lo natural es, de la misma manera que todas las idas y venidas y ojo, con alguna circunstancia que lo hubiera podido cambiar a lo largo de estos meses, que yo cumpla en 2019 mi compromiso con los ciudadanos", ha dicho.

El presidente de Castilla y León se ha preguntado en este sentido si ha habido problemas con la bicefalia en el País Vasco. ¿De que estamos hablando? ha espetado.

Tras definirse como "un hijo del dedazo" de Juan José Lucas y José María Aznar, Herrera ha argumentado sobre el proceso de primarias que "todo lo nuevo es distinto, pero esto es mejor", y ha asegurado que actuará con "neutralidad exquisita", hasta el punto de comprometerse a "votar en blanco, como es lógico".

"Son dos personas a las que quiero, se han criado a mis pechos", ha recordado el presidente, convencido de que ha tenido "algo que decir" en todas las responsabilidades orgánicas e institucionales que han desempeñado Fernández Mañueco y Silván, a quienes ha profesado "cariño, confianza y aprecio".

De hecho, ha llegado a catalogar como "bobada" las informaciones que achacaron a Mariano Rajoy la inclusión de ambos en el Comité Ejecutivo Nacional del PP en el último Congreso Nacional: "Les puedo decir que esa petición personal es de Herrera".

Ha comenzado por decir que no tenía opinión sobre su decisión de no presentar candidatura, pero que esta mañana le había "consultado al espejo" y "estaba de acuerdo", tras lo que ha concluido que su "estado de ánimo es espléndido".

El presidente ha insistido en que no quiere "incurrir en el sinsentido de prolongar" la situación que reconoció en la última Junta Directiva del PP-CyL, ante la que constató que ya no dedica tiempo suficiente al partido porque se ha centrado en completar su gestión en el Ejecutivo, donde culminará en 2019.

En lo que

El presidente ha tratado de explicar que su propósito ha sido "hacer natural" su relevo orgánico en el momento que tocaba, aunque ha deslizado que ha habido en los últimos meses "alguna otra circunstancia" que hubiera "podido cambiar" este desenlace, sin detallar a qué se refería, informa Efe.

Ante las preguntas de los periodistas, Herrera ha considerado que no era apropiado seguir contestando en el marco institucional en el que se encontraba y se ha remitido a una comparecencia de prensa que convocará la próxima semana en la sede autonómica del PP.

Como anécdota final, al ser preguntados los dirigentes sindicales y de la patronal que le acompañaban en la firma de los acuerdos por su opinión ante la decisión de Herrera, sólo ha tomado la palabra el líder de CCOO, Ángel Hernández: "no tiene mala cara el presidente".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin