Castilla y León

Los hoteles de Salamanca piden al Ayuntamiento una reducción del IBI ante su crítica situación

Plaza Mayor de Salamanca
Valladolid

La Asociación de Hoteles de Castilla y León ha pedido al Ayuntamiento de Salamanca una reducción de impuestos municipales como el IBI, "cuyo impacto económico en el sector es muy elevado por el tamaño de los establecimientos".

Según una nota de prensa remitida a Europa Press, esta entidad registró en el consistorio, el pasado mes de noviembre de 2020, un escrito en el que pedía al alcalde, Carlos García Carbayo, que "valorara realizar una reducción de impuestos como el IBI".

En el documento hecho público, la asociación ha reseñado que "los alojamientos de Salamanca llevan ya más de un año con una reducción del 75 por ciento en sus ocupaciones y de más del 80 por ciento en su facturación".

El coste medio fijo al mes de un hotel, abierto o cerrado, oscila entre los 8.000 euros de los establecimientos más pequeños, a los 35.000 euros de los alojamientos con más capacidad, ha continuado en la nota de prensa.

"Estos costes han minado nuestra tesorería y hemos tenido que solicitar financiación externa, endeudándonos, para poder mantener nuestras empresas durante los últimos 14 meses", ha explicado al respecto el presidente de la asociación, Carlos Díaz.

Ante esta situación, la organización empresarial ha asegurado que "el Ayuntamiento se ha limitado a contestar a la asociación, a pesar de contar con el respaldo de 50 alojamientos de la ciudad, con una carta firmada por su concejal de Hacienda, Fernando Rodríguez, en la que explica todas las ayudas que han puesto en marcha", unas medidas que "no han sido significativas" para sus empresas, ya que cuentan con unas características que "nada tienen que ver con otros negocios del sector turístico por los elevados costes fijos que soportan los hoteles, abiertos o cerrados".

Programa 2X1

Con respecto al programa 'Salamanca 2x1. Redescubre la Ciudad', la asociación ha indicado que "se trata de una subvención a la que hay que descontar la importante comisión para la agencia intermediaria y los gastos que suponen el alojamiento de los clientes que se beneficien de dicha subvención, lo que reduce aún más el poco impacto que puede tener sobre los negocios".

"Somos conscientes de que el Ayuntamiento de Salamanca no puede ayudar a todos los sectores que están inmersos en esta crisis, por lo que no pedimos ayudas. Pero sí pedimos que, si no se nos ha dejado trabajar, no se nos cobren los impuestos o no, al menos, de forma total", ha añadido Carlos Díaz.

El ejemplo de Valladolid

En la misma nota de prensa, ha puesto como ejemplo que el Ayuntamiento de Valladolid ha bonificado por segundo año consecutivo el 95 por ciento el IBI de "todos los alojamientos de la ciudad" y que el de León lo ha hecho en un 50 por ciento.

"Muchos municipios más pequeños de toda la región han reducido o eximido del IBI del año 2020 y el 2021 a los alojamientos, lo que ha ayudado a paliar la grave situación económica de los hoteles", ha añadido.

"La situación empieza a ser tan crítica que las empresas que consigan llegar a finales de verano tendrán que reorganizar sus estructuras con drásticas reducciones de plantillas que llegarán al 50 por ciento, ante la falta de apoyo económico a un tejido empresarial que da empleo directo a más de 12.000 trabajadores en Castilla y León", ha concluido la asociación.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.