Castilla y León

El juicio por el último gran accidente minero se suspende el primer día tras ocho años de instrucción

Un momento de la vista (Efe)
Valladolid

El juicio por el accidente del Pozo Emilio, que acabó con la vida de seis mineros en 2013, iniciado este lunes en el Juzgado de lo Penal número 2 de León ha sido suspendido hasta comprobar si existen seguros de responsabilidad, sin confirmar el día exacto en el que se reanudará para proceder al interrogatorio de los acusados.

En este sentido, en el trámite de cuestiones previas, varios letrados de la defensa han demandado "la suspensión de la vista de este lunes ante las sospechas y certezas de la existencia de pólizas y seguros" por parte de los acusados, petición que ha contado con el visto bueno del fiscal del caso.

Ante ello, la juez titular ha tomado la decisión de suspender la vista oral "para retomar el juicio una vez que se tengan los documentos y las comunicaciones de las empresas aseguradoras", informa Ep.

Los acusados, que seguían el juicio desde otra sala por motivos sanitarios, han ido accediendo en grupos de tres para responder a las preguntas de la juez de "sí disponían de seguro en la fecha del accidente y si en ese caso dieron parte del mismo, a lo que tres miembros del Consejo de la Hullera Vasco Leonesa, Antonio del Valle, Arturo del Valle y Aurelio del Valle, han respondido "no tener seguro ni haber dado, por lo tanto, ningún parte".

El mismo trámite se ha repetido con otros de los acusados, como ha sido el caso de Mario Calvo, Carlos Conejo, José Ramón González, Óscar Luis Dopazo, José Carlos García, Andrés Rodríguez, Alberto Rivero y Alberto Fernández, quienes, al igual que los anteriores, han declarado no disponer de tipo alguno de seguro, informa Ep.

En cambio, otro de los encausados, José Eliseo Solís, ha explicado que disponía de "un seguro con las condiciones del Colegio de Minas", mientras que José Marcos Ulecia ha señalado que "no tenía seguro en ese momento", si bien uno posterior le cubre la responsabilidad civil de manera subsidiaria.

Por último, David Toribio, Javier Martínez y Jairo Gómez, adscritos al Colegio de Ingenieros de León, han explicado que no tienen conocimiento de una póliza de responsabilidad civil y que tampoco dieron parte del siniestro.

El jueves o viernes

La juez ha propuesto recuperar estas sesiones el jueves o el viernes, aunque algunos letrados ya han confirmado que no podrían tomar parte del desarrollo del juicio al contar con otros procesos ya agendados.

El juzgado de lo penal número 2 de León tenía previsto iniciar este lunes y durante prácticamente un mes y medio el juicio por la muerte de seis mineros en el Pozo Emilio ocurrido el 28 de octubre de 2013.

En el banquillo de los acusados se sentarán 16 directivos, ingenieros y vigilantes de la Hullera Vasco Leonesa y para cada uno de los cuales la Fiscalía de León pide una pena de 3,5 años. También figura en la causa, como responsable civil subsidiaria, la propia sociedad y la compañía aseguradora, ésta en calidad de responsable civil directa y solidaria.

Asimismo, la acusación pública solicita que los acusados indemnicen a las familias de los fallecidos con 1,1 millones de euros, así como con más de 776.000 euros a los trabajadores que resultaron heridos, con cuantías que oscilan entre los 272.500 y los 24.550 euros, según la entidad de las secuelas.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.