Castilla y León

Los distribuidores de bebidas piden ayudas: "Si caemos, la hostelería no volverá a arrancar"

Valladolid

Los distribuidores de alimentación y bebidas han reclamado este viernes ayudas directas y aplazamiento de impuestos para poder superar la crisis. "Sin nosotros, la hostelería no va a poder arrancar de nuevo", aseguran

Los efectos "colaterales" del cierre de la hostelería está golpeando a otros muchos sectores que quieren salir de la "invisibilidad". Es el caso de los distribuidores de bebidas, que este viernes han reclamado ayudas directas y aplazamiento de impuestos para sobrevivir al 'tsunami' económico que está provocando el coronavirus.

"Es un sector tan dañado como la hostelería ya que el 90% de su facturación proviene de bares y restaurantes", ha señalado el presidente de CEOE Castilla y León, Santiago Aparicio, que ha comparecido en rueda de prensa con su homologo de Salamanca, Juan Manuel Gómez, y el presidente de la Asociación de Distribuidores de Alimentación y Hostelería de esta provincia, Juan Ramón Sánchez.

Éste último ha detallado que en su provincia el sector lo forman un centenar de empresas, que mueven a diario 350 vehículos y dan trabajo a un millar de personas con una facturación de y que trabaja con cifras anuales superiores a los 300 millones de euros. «El 60 por ciento de los suministros con los que trabajan los bares y restaurantes pasan por nuestras manos. Y ahora tenemos los almacenes llenos, con productos perecederos que se tendrán que tirar», ha lamentado.

El presidente de CEOE CEPYME Empresas de Salamanca, Juan Manuel Gómez, ha reclamado ayudas a fondo perdido. "Muchos empresarios necesitan una segunda oportunidad. Han caído y ahora debemos ayudarles a que puedan volver a abrir su empresa. Hay que echarles una mano, pero una mano fuerte porque si este sector cae, la hostelería no va a poder arrancar porque además somos su músculo financiero", ha asegurado.

Juan Ramón Sánchez ha reclamado ayudas directas "sabiendo que es complicadísimo. Al menos que nos den un aplazamiento de los impuestos. No pueden hacer caja con nosotros. Cuando nos recuperemos, pagaremos todo lo que no hemos podido abonar antes».

Desde CEOE, Aparicio ha exigido «un plan de choque como lo han hecho otros países». «Resulta muy injusto que cierren un bar de manera obligatoria y luego no se le compense de alguna manera. No podemos cargarnos a la distribución», ha recalcado.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin