Castilla y León

César Pontvianne pone fin a 13 años como consejero delegado de la salmantina Plásticos Durex

  • Su hermano Juan le releva en el cargo de la compañía familiar del sector de la automoción
César Pontvianne
Valladolid

César Pontvianne ha puesto fin a 13 años como consejero delegado de la compañía salmantina de componentes de automoción Plásticos Durex, cargo en el que le releva su hermano Juan.

Pontvianne anunciaba ayer en su perfil de Linkedin que era "un día dificil ya que ha sido mi ultimo día" como CEO de Plásticos Durex "después de 13 años donde he aprendido cada día y he disfrutado, aunque finalmente no ha podido ser...", a la vez que agradecía el apoyo recibido de su equipo, proveedores y clientes.

La dirección de la compañía familiar lo ocupa su hermano Juan Pontvianne, según asegura éste también en su perfil de Linkedin, en el que se incluye un comunicado de la compañía en el que se explica que "César ha decidido tomar un nuevo rumbo a nivel profesional y, aunque mantendrá su presencia en la empresa como socio y asesor, pasará a un segundo plano en labores ejecutivas".

Asimismo, la compañía asegura que el nombramiento se realiza de forma unánime con el apoyo y confianza de todos los socios "y con la satisfacción de mantener la dirección a cargo de un miembro de la familia propietaria". El proceso de transición de responsabilidades se inició hace varios meses entre ambos directivos y culminó el pasado 11 de septiembre.

César Pontvianne es también presidente del Consejo de Administración de Iberaval, la sociedad de Garantía Recíproca de Castilla y León, desde julio de 2019. Asimismo, ha ocupado la presidencia de Asociación de Empresa Familiar entre los años 2018 y 2020.

Plásticos Durex se dedica a fabricar productos, principalmente para el sector de la automoción, con tecnologías de procesado, inyección y extrusión de plásticos. Dispone de centros productivos en España, Polonia y México.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.