Castilla y León

Las solicitudes de ERTE en Castilla y León alcanzan las 24.990, con 139.811 trabajadores afectados

Valladolid

Las solicitudes de expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) presentadas ante la Junta Castilla y León han alcanzado ya las 24.990, con 139.811 trabajadores potencialmente afectados, según los datos facilitados por el Ejecutivo autonómico.

En cuanto a las oficinas territoriales de Trabajo, la de Ávila ha registrado 1.515 solicitudes que afectan a 5.977 trabajadores; la de Burgos, 3.505 para 24.210 trabajadores; la de León, 5.023 y 18.027 respectivamente; Palencia, 1.459 y 6.738; Salamanca, 3.344 y 11.563; Segovia, 1.735 y 7.569; Soria, 986 y 5.401; Valladolid, 5.413 y 23.153, y Zamora, 1.693 y 5.872.

Por su parte, la Dirección General de Trabajo y Prevención de Riesgos Laborales ha recibido 261 solicitudes de ERTE que afectan a 26.009 trabajadores.

Las oficinas territoriales de Trabajo de Castilla y León son las encargadas de recibir estas solicitudes cuando los trabajadores afectados desarrollen su actividad o se encuentren adscritos a centros de trabajo ubicados en una provincia, mientras que a la Dirección General de Trabajo y Prevención de Riesgos Laborales de la Junta le corresponde cuando tiene más de 200 trabajadores afectados, o su plantilla desarrolle su actividad o se encuentre adscrita a centros de trabajo ubicados en el territorio de dos o más provincias de la Comunidad, o dos o más comunidades autónomas, pero con el 85 por ciento de la plantilla de la empresa, como mínimo, en el ámbito territorial de Castilla y León y existan trabajadores afectados en la misma.

Por su parte, el Ministerio con competencias en el ámbito laboral se encarga cuando la empresa disponga de centros de trabajo en dos o más comunidades autónomas.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.