Canarias

La guerra submarina en Canarias entre EE.UU y la URSS

Las Palmas de Gran Canaria

Es uno de los misterios más investigados en cuanto a la historia naval de Estados Unidos y los pocos datos que hay fueron gestionados desde una base de la CIA que Franco permitió a Washington ubicar en Canarias. Inicialmente era en la isla de El Hierro pero la ausencia de aeropuerto forzó que fuera en La Palma. Era una plataforma de hidrófonos para escuchar los movimientos de submarinos soviéticos en las inmediaciones de Canarias hasta Azores. Ese mismo aparato fue el que detectó el estallido de un torpedo ruso que acabó hundiendo al submarino USS Scorpion un 27 de mayo de 1968. La presencia de la base en Canarias era secreta y lo único que se sabía era la fecha en la que el USS Scorpion debía emerger ya en aguas norteamericanas. Las familias de los marineros quedaron desoladas al no aparecer nadie en Hampton Roads.

El caso sigue siendo uno de los mayores misterios marinos sin resolver de nuestra era. El submarino de 251 pies de largo y su tripulación habían desaparecido inexplicablemente tras estar en Canarias siguiendo a un grupo de buques soviéticos. Todo parece indicar que fue un incidente entre rusos y americanos que ambos países decidieron enterrar. Casi sesenta barcos y submarinos y decenas de aviones de patrulla con base en tierra corrieron hacia Canarias para buscar al submarino desaparecido. Durante nueve días, los investigadores recorrieron el océano desde la plataforma continental hasta las Azores, en busca de cualquier señal del USS Scorpion. No pudieron encontrar una sola pista. Nueve días después, el 5 de junio, el almirante Thomas H. Moorer, jefe de operaciones navales, declaró que tanto el submarino como la tripulación se "presumían perdidos".

En La Palma el ultrasecreto Sistema de Vigilancia de Sonido había registrado un duelo submarino entre USS Scorpion y un submarino soviético que terminó cuando el soviético lanzó un torpedo que golpeó y hundió al submarino estadounidense. Un ex operador de SOSUS mostró una copia pirata de la cinta que representaba gráficamente la muerte de Scorpion para contradecir la versión oficial una vez abandonó el ejército americano por el silencio que sufrían las familias. El submarino habría sido atacado y destruido por un submarino soviético en venganza, porque los funcionarios soviéticos creían que la Marina de los Estados Unidos había sido cómplice del hundimiento del submarino de misiles clase Golf II K-129 en el Pacífico el 7 de marzo en 1968. El contraalmirante Philip A. Beshany, que se desempeñaba como director de guerra submarina norteamericana cuando el USS Scorpion desapareció, explicó que el submarino había enviado un mensaje a EE.UU diciendo que no podía eludir a su perseguidor ruso.

En La Palma pocas horas después del hundimiento, se allanó las instalaciones de la base para incautar todas las pruebas (cintas hidroacústicas, impresiones de "lofargram" y documentos) que apuntaban al ataque soviético a USS Scorpion en previsión de un ataque soviético sobre la isla en búsqueda de datos o para eliminar la estación. Si los soviéticos hubieran hundido el Scorpion, los oficiales de la armada americana en ese momento seguramente se habrían sentido desconcertados por cómo los soviéticos pudieron haber superado la clara superioridad tecnológica de un submarino nuclear estadounidense. Una teoría histórica popular de la Guerra Fría es que el miedo a la guerra nuclear disuadió a los Estados Unidos y la Unión Soviética de participar en una confrontación militar directa. Lo que sugiere el incidente de USS Scorpion es que en lugar de prevenir tales confrontaciones, simplemente los llevó a las sombras.

USS Scorpion y su tripulación de 99 hombres habían salido de Norfolk el 15 de febrero para un despliegue mediterráneo de tres meses. La tripulación participó en varios ejercicios navales con la Sexta Flota de Estados Unidos y de la OTAN, llevados a cabo de reconocimiento continuo de las unidades navales soviéticas en el Mediterráneo, y se detuvo para disfrutar de la libertad en los puertos de Italia y Sicilia antes de reingresar al Atlántico para el viaje de regreso a casa el 17 de mayo.

¿Qué hacía por Canarias?

El capitán, el comandante Francis A. Slattery, había comunicado por radio al cuartel general de la Fuerza Submarina del Atlántico a principios del 22 de mayo que el submarino llegaría a Norfolk a la 13 horas del lunes siguiente, Día de los Caídos. Las autoridades habían dado a conocer la fecha de llegada 72 horas antes y, a pesar de una primavera del nordeste que había barrido la base naval con fuertes vientos y fuertes lluvias, los miembros de la familia y los oficiales del Escuadrón de Submarinos 6 anticiparon ver la baja silueta del submarino de clase Skipjack entrando.

Las 13 horas llegó y sin señales de USS Scorpion. El hecho de que el submarino no rompiera el silencio de radio a última hora de la mañana ya había provocado la preocupación. A primera hora de la tarde la preocupación se convirtió en pánico. Un mensaje relámpago a través del Fleet Broadcast System a las bases navales desde Brunswick, Maine, a Jacksonville, Florida, y a las Bermudas, las Azores y el Mediterráneo. Sus concisas frases técnicas significaban solo una cosa: se ha perdido el USS Scorpion. El mensaje USS Scorpion ETA NORVA 271700Z implicó que todas las unidades submarinas debían salir a la superficie hasta que el mensaje se cancelara.

El 30 de octubre de 1968 se fotografió el casco roto del submarino. El 31 de enero de 1969, la Marina norteamericana anunció que "la causa segura de la pérdida de USS Scorpion no puede ser determinada por ninguna evidencia disponible ahora". El USS Scorpion vigilaba un grupo de buques de guerra soviéticos, incluido al menos un submarino nuclear, que operaba cerca de Canarias y frente a la costa sahariana.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.