Canarias

Lopesan denuncia a Apollo por impago de hoteles en Canarias

  • Durante la pandemia en turismo Apollo ha invertido 1.200 millones de dólares
Las Palmas de Gran Canaria

Lopesan Touristik ha denunciado en juzgados de Londres al fondo Apollo por el impago en la compra de los hoteles IFA Buenaventura e IFA Faro Maspalomas, este último un complejo de cinco estrellas ubicado en el sur grancanario, según ha podido confirmar este lunes El Economista. La autorización de compra al no representar riesgo alguno de concentración de camas turísticas por la Comisión Europea (CE) se hizo el siete marzo, es decir, días antes de la declaración de pandemia ante el coronavirus Covid 19 por la OMS, el 11 de marzo. Desde entonces la cadena que preside Eustasio López espera el pago de los hoteles y el dinero no llega. El precio de venta no ha sido confirmado pero habría estado en 100 millones de euros y los hoteles cerrados por reformas al hilo de la crisis sanitaria y turística.

El IFA Faro tiene 188 habitaciones y cinco estrellas y forma parte de la línea de negocio Lopesan Collection Hotel y el Abora Buenaventura es de 724 habitaciones y cuatro estrellas. El hotel Faro está situado en el punto más al sur de la isla de Gran Canaria, mientras que el hotel Buenaventura se encuentra en Playa del Inglés. Se trata de complejos que están en la órbita de la marca IFA Hotels, que tiene un capital social de 128 millones de euros y cotiza en la Bolsa de Francfort con una pérdida de 71% desde enero de 2020. En los juzgados británicos Lopesan ha incorporado a la denuncia contratos y acuerdos comerciales contra tres fondos operados por Apollo Management Global este mes de septiembre. La cadena dio margen de tiempo a Apollo para realizar el pago al hilo de la pandemia pero el fondo interpretaría que el valor de los activos es inferior producto de la crisis generada y que no tendría formalmente la autorización de la CE para ejecutar la compra, firmada en Bruselas el 7 de marzo.

Lopesan, según ha podido saber El Economista, ha recurrido al despacho Addleshaw Goddard y Apollo está representado por Latham & Watkins con el número de registro CL-2020-000597 en el Tribunal Comercial del Tribunal Superior de Justicia de Inglaterra y Gales. La mercantil Invertur Helsan (activos valorados en 332 millones de euros) es la empresa de Lopesan que vendió IFA Faro Maspalomas e IFA Buenaventura a Apollo.

Lopesan quiere acorralar en el ring judicial al fondo dueño de los derechos de Muhammad Ali al controlar el 76,26% de la cadena que en su día fundara en 1969 la familia de Alexander Vik y otros socios alemanes al acogerse a la alemana Ley Strauss, que permitió la edificación del IFA Faro en primera línea de playa dado que aquella zona en su día era un erial y no existía perspectiva alguna de turismo. Antes de la pandemia la empresa tenía en Canarias una media de ocupación del 85,1% y ahora están cerrados. La operación fue venta fue bendecida por la Comisión Europea que negó que presentase problemas de competencia por tener un limitado impacto en el mercado europeo.

Durante la pandemia en turismo Apollo ha invertido 1.200 millones de dólares junto con Silver Lake Partners en Expedia Group, cuyo negocio de reservas online se vio muy afectado por el coronavirus y las prohibiciones de viaje. Apollo también proporcionó 250 millones al operador estadounidense de gasoductos NGL Energy Partners para refinanciar las líneas de crédito existentes. Apollo declara tener capacidad de realizar adquisiciones apalancadas e inversiones crediticias con sus fondos emblemáticos de capital privado. También tendría fondos de crédito que administraban 210 mil millones de dólares en activos a fines de marzo, de los que 105,6 mil millones se dedican al crédito corporativo.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.