Canarias

El truco de Canarias para teletrabajar con tiempo fresco en verano

  • Los alisios llegan en verano hasta una altitud de entre 800 y 1.000 metros
Las Palmas de Gran Canaria

Una cosa es soportar el calor en casa cuando se trabaja desde casa y otra tener aire acondicionado gratis. Es lo que pasa en Canarias cada año en zonas urbanas de las islas desde principios de verano. Los profesionales que este 2020 operan desde las casas por la pandemia del coronaviorus, a la espera de la nueva normalidad laboral, experimentan el frescor interminable de un hecho meteorológico clásico en verano. Es la interacción entre el océano, la atmósfera y el relieve hace de Canarias una auténtica "fábrica de nubes" como las popularmente llamadas 'panza de burro' y los gigantescos cumulonimbos asociados a temporales, que pueden superar los siete kilómetros de altitud.

Estas formaciones son los estratocúmulos cubre de un cielo gris plomizo lugares Las Palmas capital o norte de Tenerife. Ello se debe a que los vientos alisios encuentran en las islas -sobre todo las más montañosas- un relieve tremendamente elevado, como si tropezase con pirámides, con unas montañas que emergen del mar.

En dicho ascenso se produce un fenómeno de enfriamiento de la masa de aire y desciende su capacidad para retener vapor de agua, por lo que éste se condensa y se forman las nubes. Por ello a veces los cielos alrededor de las islas aparecen completamente despejados mientras que desde las cumbres se observa este 'mar de nubes' y la ya mencionada 'panza de burro' desde las costas del Norte de las islas.

Los alisios llegan en verano hasta una altitud de entre 800 y 1.000 metros y señala que cada isla en Canarias es similar a un continente en miniatura porque albergan gran cantidad de paisajes y microclimas diferentes, algo en lo que los vientos tienen una enorme influencia. Los alisios tienen un recorrido marítimo muy extenso pues llegan a Canarias desde latitudes bastante superiores a las de Canarias, al oeste de la Península Ibérica. Su "motor" es el anticiclón de las Azores junto con una baja térmica que se forma en verano en el continente africano debido al intenso calor del Sahara.

La presencia de dicha baja junto con el hecho de que el anticiclón de las Azores se encuentre en verano en latitudes más altas provoca que en esta época los alisios tengan un mayor recorrido marítimo que en invierno. Los alisios se cargan de humedad en la superficie oceánica y se van enfriando, lo que hace que Canarias tenga veranos más frescos de los que por su latitud le correspondería. En la misma época las temperaturas son mucho más elevadas en la fachada occidental del Atlántico.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.