Campus

Perspectivas de futuro para nuestros jóvenes, nunca es tarde para una Segunda Oportunidad

Nuria Jové

En España, el 43% de los jóvenes menores de 25 años se encuentra en situación de desempleo. El paro juvenil es un reto compartido a escala global, y especialmente en la región euromediterránea, donde los Estados ribereños tanto del Norte como del Sur comparten cifras medias similares.

Uno de los colectivos más afectados por el paro son los jóvenes "desenganchados" de la educación. El 19.4% de los jóvenes españoles abandona la educación secundaria obligatoria sin seguir ningún tipo de educación o formación. Esta dramática tasa, de las más elevadas la Unión Europea, está muy por encima de la media de los 28 Estados miembros, situada en el 10.8%. Si bien este porcentaje se ha reducido de forma considerable desde el año 2008, tanto para hombres (23.2%) como para mujeres (15.4%), aún dista mucho del objetivo Europa 2020 fijado en el 15% para nuestro país.

Considerados factores clave para la estabilidad y la integración de la región, la empleabilidad de los jóvenes y el crecimiento inclusivo son prioridades fundamentales de la Unión por el Mediterráneo (UpM), institución que, desde el año 2013, lidera la Iniciativa Mediterránea para el Empleo "Med4Jobs". Este programa, estructurado en tres pilares fundamentales -la empleabilidad, la intermediación y la incubación de empresas- se basa en la promoción de proyectos y el intercambio de buenas prácticas en el ámbito de la creación de empleo en el área euromediterránea. Todo ello, en línea con los marcos nacionales de empleo, en estrecha colaboración con actores relevantes de la región y con el objetivo de influir en el diseño de políticas públicas mediante el debate, la reflexión y la construcción de una agenda común.

De entre los 12 proyectos aprobados por los 43 Estados miembros de la UpM que hasta ahora engloba la iniciativa, el proyecto "Nueva Oportunidad Mediterránea" (MedNC, por sus siglas en inglés), impulsado en colaboración con la Oficina de Cooperación Económica para el Mediterráneo y el Oriente (OCEMO), aborda el fenómeno del paro juvenil centrándose específicamente en aquellos jóvenes que, habiendo abandonado el sistema educativo reglado de forma prematura y sin haber obtenido una titulación, se encuentran actualmente excluidos del mercado laboral.

El proyecto, de alcance regional, se implementa sobre el terreno por medio de una red euromediterránea de centros que trabajan para la inserción social, formativa y profesional de los jóvenes y que comparten un modelo pedagógico alternativo común, comparable al de las llamadas Escuelas de la Segunda Oportunidad francesas, impulsado a finales de los años noventa por la Comisión Europea.

Reconocidas por ley desde el año 2007, las cuarenta y cinco escuelas que componen la red francesa de Escuelas de Segunda Oportunidad reciben del Estado francés un tercio de su financiación, más de 20 millones de euros anuales. Los 15.000 jóvenes que anualmente se diploman en estos centros reciben una formación técnica y en competencias básicas, alternada con prácticas profesionales en alguna de las miles de empresas colaboradoras, junto con acciones de acompañamiento integral e individualizado para facilitar su inserción socio laboral, incluyendo en materia de vivienda, salud o relaciones familiares. A corto plazo, un 59% encuentra un lugar de trabajo, o retoma los estudios.

La red española es una de las más dinámicas de la región. En menos de un año, seis entidades de todo el territorio del Estado aunaron esfuerzos para fundar, en marzo de 2016, la Asociación Española de Escuelas de la Segunda Oportunidad (E2O), sobre la base de un terreno abonado por muchos años de trabajo entre pedagogos, educadores y voluntarios. El próximo jueves, 6 de abril, éstas y otras entidades que desde entonces se han sumado al proyecto, se reunirán en Sevilla, en el marco del II Encuentro Anual de E2O de España, donde los jóvenes volverán a jugar un papel protagonista. Se espera que más de 200 participantes de toda España, incluyendo docentes, representantes de administraciones públicas, empresas y fundaciones privadas, además de expertos universitarios y miembros de organismos internacionales de cooperación asistan al encuentro bajo el lema #imaginatufuturo. Y es que la clave del éxito es la creación de acuerdos y sinergias entre todos estos actores.

Además de apoyar el trabajo de la Asociación Española de E2O a escala nacional, la UpM, a través del proyecto MedNC, facilita el intercambio de experiencias, buenas prácticas y metodologías innovadoras entre el resto de países participantes (Argelia, Egipto, Francia, Marruecos y Túnez) y los que paulatinamente se vayan sumando a la red.

Los Estados miembros de la UpM comparten una misma ambición: crear oportunidades y perspectivas de futuro para nuestros jóvenes a través de la capacitación y de la creación de empleo. En este espíritu, los Ministros de Asuntos Exteriores de los países de la UpM se dieron cita el pasado mes de enero en el Segundo Foro Regional de la UpM, celebrado en Barcelona bajo el lema ?El Mediterráneo en acción: los jóvenes, motor de la estabilidad y el desarrollo?, donde aprobaron una hoja de ruta para una cooperación regional más intensa y eficaz que permita hacer frente a este reto común.

Por: Núria Jové, Analista de Proyectos, División de Educación Superior e Investigación, Secretariado General de la Unión por el Mediterráneo

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0