Banca y finanzas

El BCE estrena su Quantitative Easing comprando deuda pública por valor de 3.200 millones

  • "El programa está en marcha para sumar compras públicas y privadas"
  • El 88% de las compras de deuda pública será de bonos soberanos
Mario Draghi, presidente del BCE

El Banco Central Europeo (BCE) y los bancos centrales nacionales compraron ayer bonos del sector público de la zona del euro por valor de 3.200 millones de euros, informó hoy el miembro francés del comité ejecutivo de la entidad, Benoit Coeuré.

El Eurosistema lanzó ayer su programa de compras del sector público, recordó Coeuré en un discurso con motivo de la Segunda conferencia internacional sobre mercados de bonos soberanos organizada por el BCE. Coeuré consideró que "el programa está en marcha para sumar compras de deuda pública y privada por valor de 60.000 millones de euros en marzo", como se preveía.

Hasta ahora, el BCE ha comprado deuda privada, bonos garantizados (cédulas) y bonos de titulización, por valor mensual de 13.000 millones de euros. Si mantiene este ritmo, el volumen del programa de compras del sector público será de unos 47.000 millones de euros, prevé el BCE.

Del total de compras de deuda del sector público, el 88 % serán bonos soberanos y de agencias publicas (como el Instituto de Crédito Oficial español) y el 12 % restante de instituciones de la Unión Europea (UE). Coeuré dijo que el programa de compras de deuda del sector público es nuevo para la zona del euro pero no "se puede llamar una revolución en el banco central".

"Los bancos centrales en todo el mundo han confiado en los programas de compras de activos a gran escala para estimular la economía y cumplir con sus mandatos" después de bajar los tipos de interés hasta cero, recordó Coeuré. El consejo de gobierno decidió el 22 de enero por unanimidad que este programa de compra de deuda pública y privada era una herramienta de política monetaria legal, aunque hubo opiniones diferentes sobre la elección del momento oportuno de lanzarlo, añadió.

"En nuestro caso, el objetivo último de estas operaciones es llevar la inflación a medio plazo de la zona del euro a niveles cercanos pero por debajo del 2 %", según el banquero francés. El BCE compra directamente el 8 % de los bonos públicos y el 92 % restantes los compran los bancos centrales nacionales.

Las compras de bonos soberanos por cada banco central, de forma proporcional a su cuota de capital en el BCE, no compartirán las posibles pérdidas. Coeuré dijo que una fracción sustancial del mercado de valores de la zona del euro se negocia en estos momentos a precios que implican un tipo de interés nominal negativo.

La curva de rentabilidad alemana ahora tiene una rentabilidad negativa hasta casi el vencimiento de siete años. Más de la mitad de las existencias pendientes de bonos soberanos alemanes nominales con vencimientos entre dos y 30 años tiene rentabilidad negativa, dijo Coeuré.

El BCE va a comprar bonos con una rentabilidad negativa máxima del -0,20 %, porcentaje al que se sitúa actualmente su tipo de interés de depósito.

Relacionados

comentariosWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin