Banca y finanzas

Las financieras ven clave la tecnología para preparar las estrategias de recobro

  • Admiten la eficiencia del recobro a medida aunque hoy centran sus esfuerzos en la concesión del crédito

La situación económica de incertidumbre está provocando que las familias, en especial las más vulnerables, estén acudiendo bien a un aumento de horas trabajadas por un segundo empleo u horas extras, o bien recurriendo a la financiación al consumo. De acuerdo con los datos del Banco de España, el crecimiento a la financiación en enero fue del 20%, algo que no ocurría desde 2016, mientras que el factor de la morosidad aparece en escena, con un incremento del 5,93% al 6,33% entre diciembre del 2022 y 2023.

Este aumento de la oferta de crédito, sumado a una situación inestable, ya que "el empleo es la pata que sostiene esto" puede traer "serios problemas a la tasa de morosidad" afirmó Jesús Alarcón, regional sales ambassador de Qualco.

Es por ello que el uso de la tecnología se antoja clave en este momento para conocer más y mejor al consumidor y estar en alerta constante, trabajando en las estrategias de recobro, pero también en la prevención a la hora de dar un préstamo. Estos fueron los diferentes puntos que se trataron por diferentes directores de bancos y financieras en el observatorio Preparando el camino para la innovación en la financiación al consumo: Perspectivas con Qualco, que colaboró para la realización de este debate.

Las instituciones de banca y finanzas insistieron en que los principales solicitantes de créditos al consumo eran clientes "más sanos", es decir, con rentas medias-altas, explicó Asier Atxutegi, director comercial de Kutxabank Kredit. A su vez, Itziar Riestra, directora de banca seguros, medios de pago y contact center de EVO Banco, justificó también que el aumento de la mora "viene del pasado" ya que ellos "no están viendo en sus clientes un incremento de la misma" aseguró.

A la tesis de sus compañeros se sumó Bernardo Candel, responsable de riesgo de Aplazame: "Puede haber un empeoramiento de la tasa de recobro y de la morosidad, pero nosotros, que renovamos cartera aproximadamente cada 14 meses, no lo estamos viendo" defendió Candel, afirmando que ellos tienen "una visión clara de los últimos meses".

Fue aquí cuando César Paiva, director comercial de Cabot en Francia y exdirector general de Sofinco, preguntó al resto de la mesa que, si no se están viendo esos aumentos de morosidad, como confirman bancas y financieras ¿cómo se entrena a la tecnología para que esté preparada en caso de que pase?

Las tecnologías, incluída la inteligencia artificial (IA), siempre han basado su método de aprendizaje en el pasado, al igual que los humanos, para intentar corregir errores anteriores, aunque la situación futura sea diferente. Por ello, las organizaciones, que son conocedoras de que pueden presentarse diferentes escenarios, aplican soluciones a todos ellos: "Somos conscientes de que hay que estar preparados para cualquier situación, y yo creo que todos estamos en esa línea de utilizar las últimas tecnologías para gestionar las alertas o las recuperaciones" dijo Víctor Royo, director de área de negocios de pagos y consumo de Ibercaja.

Tal es el convencimiento de las organizaciones financieras, que Daniel Alegre, CIO de Findirect, aseguró que sus presupuestos en tecnología ascienden constantemente. E incluso, dijo que el gasto era mayor que si esa partida estaba destinada a personas, ya que "a más productividad, mayor es el gasto en tecnología" declaró.

Importancia a todo el proceso

A pesar de los buenos años para el sector, los ponentes no consideraron que la preocupación por la morosidad haya bajado. Al contrario, todos coinciden en que "están más alerta", pero que no solo se invierte en el recobro, sino en todo el proceso: "El recobro es el final de la carrera. Nosotros buscamos acciones más concretas para prevenir que alguien sea moroso, ya sea por motivos personales o financieros, porque nadie busca serlo", explicó Riestra. Por tanto, la información "es clave para asignar una línea de crédito y es en lo que nos basamos para hacerlo", continuó.

El open banking ha sido por tanto, fundamental para no solo bancas y financieras, sino también para otras entidades prestamistas, como es el caso del sector del renting. "El banco siempre ha tenido mayor información de su cliente y de su comportamiento, pero el open banking nos ha permitido conocer mejor a quién le hacemos el préstamo. Todo eso ayuda al scoring de la persona y nos hace la vida más fácil, pero también a ellos", argumentó María Ángeles Martínez, area manager financial administration de ALD Automotive. Por tanto, Martínez aseguró que es preferible esa inversión "antes de llegar al punto de la morosidad y tener que trabajar en ella, ya que es más costoso que hacerlo en el scoring", continuó Martínez.

La tecnología, además, no solo mejora procesos para las entidades, sino también para los propios clientes. Así lo aseguró Jesús Alarcón, que declaró que las empresas que contratan sus servicios llevan el recobro "de una manera mucho menos invasiva". Para su explicación puso como ejemplo a los países nórdicos, ya que, según Alarcón, "apenas usan las llamadas telefónicas para ponerse en contacto con el cliente. Las aplicaciones disponibles en teléfonos móviles son ya el presente, pero eso no significa que se extingan los canales tradicionales", concluyó.

Por último, todos los ponentes concordaron con que este movimiento de financiación al consumo está en auge porque "el cliente ha perdido el miedo a este tipo de préstamos y lo percibe más como un servicio", finalizó Riestra.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud