Aragón

El CSIC investiga los humedales salinos de países del mediterráneo y su protección

Zaragoza

La Estación Experimental de Aula Dei (EEAD-CSIC), del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, en la comunidad aragonesa forma parte del proyecto europeo AQUASALT (2018-2021), financiado por el programa ERANETMED que reúne a científicos de Francia, España, Túnez, Marruecos, Argelia y Estados Unidos para el manejo de humedales salinos en regiones áridas y semiáridas.

La investigación se lleva a cabo con un enfoque integrado y multidisciplinar para seguir las características físico-químicas y microbiológicas de las aguas y el suelo de los humedales e investigar sobre la transferencia de químicos a las masas de agua y al suelo.

De esta manera, el objetivo es caracterizar el impacto de las actividades agrícolas en las comunidades microbianas para establecer indicadores al respecto.

Los bioindicadores proporcionarán información esencial para el manejo de los humedales salinos, ya que las comunidades microbianas desempeñan un papel crucial en el funcionamiento del ecosistema, particularmente en la descomposición de la materia orgánica, el ciclo de los nutrientes y la eliminación de contaminantes como los pesticidas.

En tierras agrícolas, la principal fuente de contaminación de los humedales, siempre localizados en las zonas más bajas del paisaje, es la contribución de los flujos de agua procedentes del entorno agrícola en regadío o secano, principalmente por escorrentía superficial y subsuperficial.

Las actividades agrícolas implican el uso de agroquímicos (fertilizantes, herbicidas y pesticidas) para mejorar el rendimiento de los cultivos. Como resultado, las aguas superficiales y subterráneas y los flujos de retorno de los cultivos fertilizados introducen nutrientes, agroquímicos, y otros productos contaminantes de las aguas y la vida que se desarrolla en el suelo, amenazando la conservación de hábitats protegidos y propiciando cambios en la salinidad que repercuten en las supervivencia de los organismos extremófilos y halófilos adaptados a condiciones extremas.

Estos entornos suelen ser poco apreciados desde el punto de vista de la producción agrícola y a veces también desde el punto de vista paisajístico. El conocimiento de los microorganismos y la mesofauna que habitan en ellos, y de sus condiciones de vida nos permitirán identificar valores hasta ahora desconocidos y establecer métodos para medir su estado de conservación y su evolución con la intensificación agrícola u otros usos del territorio.

Participación aragonesa

Los investigadores del Departamento de Suelo y Agua de la EEAD-CSIC, Carmen Castañeda, Jorge Álvaro-Fuentes y Juan I. Herrero, con la colaboración de Rafael Rodríguez (UdL), participan en este proyecto liderando el área de trabajo de "monitorización y muestreo de humedales y la caracterización y seguimiento de suelos y aguas". Además, también analizan las muestras recogidas en humedales de Túnez y de Argelia.

En concreto, están desarrollando su trabajo en áreas protegidas bajo el Convenio RAMSAR (humedales de importancia internacional): en la Cuenca Hidrográfica del Ebro (Gallocanta y Monegros, Aragón, España) y en el complejo hidrológico de la laguna Ichkeul/Bizerte (Túnez). Próximamente, los investigadores de la EEAD-CSIC comenzará la toma de muestras en Mellha lagoon, en Argelia. Todos son humedales protegidos RAMSAR, y están afectados por la intensificación agrícola, especialmente por agroquímicos, y por contaminación industrial en Túnez.

El equipo EEAD-CSIC está determinando la composición de suelo y agua a lo largo de diferentes gradientes de salinidad en los humedales salinos en las estaciones seca y húmeda. Asimismo, han adaptado el método de los de tubos IRIS, empleado en EEUU para documentar las funciones de los suelos de humedales, en colaboración con la Universidad de Maryland, que ha desarrollado esta técnica como un estándar para la identificación de suelos hídricos en Estados Unidos.

La técnica IRIS se aplica para delimitar suelos de humedales y aplicarles la legislación correspondiente para su protección. Las investigaciones pretenden verificar su aplicación en suelos ricos en carbonatos y en yeso, y en condiciones extremas de salinidad.

También están comprobando las tendencias de salinidad y las condiciones de los suelos ricos en yeso a lo largo del paisaje en relación con las entradas de contaminantes agrícolas y por último trabajan para la determinación de bioindicadores microbianos y de macrofauna adaptados a la presencia de elevada salinidad natural en zonas áridas.

Recientemente, se ha celebrado en la sede de la EEAD-CSIC la segunda reunión del proyecto con la participación de investigadores de los seis países implicados, reuniendo a especialistas en edafología y agronomía con experiencia en la caracterización de humedales salinos, especialistas en microbiología de ambientes acuáticos, toxicólogos y ecotoxicólogos, junto a expertos en suelos subacuáticos y en aspectos económicos de los recursos naturales.

El objetivo ha sido poner en común el progreso progreso del proyecto tras dos campañas de muestreo ya realizadas en el Parque Nacional del Ichkeul (Túnez) y el reciente muestreo (13 y 14 de marzo), realizado en las saladas de Monegros (Bujaraloz, Zaragoza).

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0