Aragón

La presión fiscal de Aragón se sitúa por debajo de la media nacional en 2017

Zaragoza

El consejero de Hacienda del Gobierno de Aragón, Fernando Gimeno, ha informado de que la situación de la presión fiscal en 2017 en la Comunidad está por debajo de la media nacional, ocupando el octavo puesto del conjunto de autonomías, según datos de la Intervención General del Estado.

En rueda de prensa, ha indicado que Aragón ha registrado una presión fiscal del 5,13 por ciento sobre el PIB, frente al 5,16 por ciento de la media, excluyendo los territorios con régimen foral --País Vasco y Navarra--.

Gimeno ha aclarado que cada Comunidad, en su capacidad de crear nuevas figuras tributarias y modificar sus tramos de impuestos estatales, soporta una distinta presión fiscal, sistema del que se excluyen los territorios de régimen foral, que gestionan sus propios impuestos y solo pagan un cupo o aportación al Estado por los servicios que les presta.

Así, en 2017, por delante de la Comunidad aragonesa se sitúan las de Baleares, con el 6,82 por ciento, Canarias, el 6,78, Asturias, 5,84, Cataluña, 5,68, Madrid --"que se pone como modelo de Comunidad que no paga impuestos"--, 5,47, Comunidad Valenciana, 5,32, y Cantabria, con el 5,22.

El consejero ha facilitado también los datos de 2015, cuando este porcentaje en Aragón fue del 4,51, y 2016, del 4,87, año en el que "empezó a operar la reforma fiscal" de esta legislatura en la Comunidad". Ha añadido que la media de las Comunidades fue del 4,74 en 2015 y del 4,86, en 2016. El PIB estimado para Aragón en 2018 alcanzará los 37.000 millones de euros.

Gimeno ha aclarado que en el análisis del peso de los ingresos tributarios sobre el PIB no se tienen en cuenta los tributos sobre los que las Comunidades autónomas no pueden legislar y que son los correspondientes al sistema de financiación autonómica ya que es la forma "más objetiva" porque "permite una comparación real".

Por impuestos

Gimeno ha desglosado la posición que ocupa Aragón en los impuestos que "más preocupan", siendo la octava Comunidad en el caso del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), la quinta en del de patrimonio y la primera en sucesiones.

No obstante, ha recordado que este jueves ha entrado en vigor en Aragón la aminoración de este impuesto, si bien no ha querido hacer una estimación de en qué posición se sitúa la Comunidad tras esta reforma.

Gimeno ha advertido de que en este impuesto la recaudación en Aragón bajará en 2018, no tanto por la reforma, sino porque 2017 ha sido un ejercicio "excepcionalmente alto por razones extraordinarias", donde se alcanzaron los 171 millones de euros en este impuesto.

Por lo que respecta a 2019, ha estimado que la reducción de la recaudación por la reforma de Sucesiones y Donaciones se compensará "en parte" por la mejora de la recaudación en hidrocarburos tras la modificación estatal.

El consejero ha añadido que en el caso del impuesto sobre hidrocarbunos, en lo que se refiere al tramo autonómico, "somos la décima Comunidad", y en Trasmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentos, la décimo segunda.

Gimeno ha defendido la "armonización fiscal" en algunos impuestos, "aunque cada Comunidad autónoma tenga unos márgenes", para "evitar la competencia desleal" porque se trata asegurar la igualdad en los servicios públicos básicos, ha esgrimido.

Situación en 2018

El consejero ha explicado que, en 2018, la recaudación tributaria se ha incrementado en agosto sobre el mismo periodo del año anterior el 5,18 por ciento y en derechos reconocidos el 4,19 por ciento, una subida "aceptable".

Según ha desgranado, esta subida recoge una mejora de la financiación autonómica --la aportación de ingresos a las Comunidad-- del 6,31 por ciento hasta agosto, que "puede mejorar algo más a lo largo del ejercicio, aunque no mucho más, hasta el 7 por ciento".

En el caso de los tributos cedidos, los derechos reconocidos han bajado el 1,98 por ciento y la recaudación el 3,6 y en los tributos propios se han aminorado el 20,94 por ciento en derechos reconocidos, pero la recaudación ha aumentado el 14,08 por ciento.

Gimeno ha explicado que, por una parte, ha habido una bajada en el impuesto de sucesiones y donaciones "porque el año anterior fue muy extraordinario", si bien "esta disminución tenderá a corregirse ligeramente al final del ejercicio".

En concreto, en agosto de 2017 se habían recaudado 120 millones y los derechos reconocidos era de 138 y en agosto de este año se han recaudado 85,5 millones y los derechos reconocidos son 107,5 millones.

Además, ha dicho que en el Impuesto sobre la Contaminación de las Aguas (ICA) en octubre han tenido lugar "unos ingresos muy importantes" que van a modificar los datos de agosto. Estos últimos muestran que se han recaudado 37,2 millones en 2018 y los derechos reconocidos son de 34,1, cuando el año pasado había 29,9 millones recaudados y 49,8 millones de derechos reconocidos.

Impuesto a las hipotecas

Gimeno ha comentado que todavía no se conoce el efecto que va a tener el hecho de se haya dejado de ingresar durante 15 días el Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados por las dudas generadas tras la sentencia del Tribunal Supremo sobre quién debe abonarlo en el caso de las hipotecas, una situación que se clarificará el próximo lunes, 5 de noviembre.

A su entender, a partir de ahí, "la reacción tiene que ser la misma en todas las Comunidades", algo que "ya estamos hablando las Comunidades", aunque "debe ser el Estado quien convoque las reuniones". No obstante, ha dicho "el año concluirá con un cien por cien de recaudación sobre lo previsto en los Presupuestos".

Deuda 2018

El consejero ha avanzado que está previsto finalizar el año con un aumento de la deuda de 185 millones de euros, que va a permitir que "por primera vez baje en porcentaje sobre el PIB en relación con el año anterior", teniendo en cuenta los datos estimados por la Intervención General del Estado.

Gimeno ha detallado que en 2015 la deuda aumentó hasta los 920 millones de euros; en 2016, en 556; en 2017, en 473, y en 2018 se alcanzarán esos 185 millones, lo que refleja "que va disminuyendo el crecimiento".

En agosto de este año, el volumen de deuda era de 8.126,37 millones de euros y la previsión es acabar el año con 8.144,5. Esto supone que actualmente esté en el 22 por ciento del PIB, mientras que la media de las Comunidades es del 24, si bien Gimeno ha dicho que la previsión es acabar el año en el 21,7 por ciento.

También ha indicado que Aragón ha registrado un déficit en agosto del -0,01, lo que representa en términos absolutos 5 millones de euros, cifras que suponen un descenso sobre el mismo periodo de 2017 del 90 por ciento ya que el año pasado el déficit se sitúa en el 0,21 por ciento --74 millones de euros--.

Gimeno ha asegurado que el déficit "está bien" y va a ser posible cumplir con el objetivo máximo fijado para las Comunidades autónomas para 2018, del -0,4 por ciento. Además, Aragón "está más próximo a la media nacional que en otros ejercicios", mejorando así su posición relativa. La media del conjunto de España en agosto es de un superávit del 0,14 por ciento del PIB.

En el conjunto de la legislatura, la Comunidad ha pasado de un déficit del -2,07 por ciento en 2015 al -0,9 por ciento en 2017, lo que supone una reducción del 56,5 por ciento en estos tres años.

Gimeno ha aportado otros datos, como el grado de ejecución del presupuesto en lo que respecta al gasto no financiero, del 54,67 por ciento en agosto de este año, frente al 55,9 del mismo periodo del año anterior. Por lo que se refiere a los ingresos no financieros, la ejecución en agosto ha sido del 61,89 por ciento frente al 63,2 del 2017.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin